martes, 23 julio, 2024
InicioDeportesLa hija de Lucía Galán contó cómo sigue la artista tras operarse...

La hija de Lucía Galán contó cómo sigue la artista tras operarse de un quiste premaligno en el páncreas

“El año pasado, en Madrid, haciéndome una tomografía computada por un tema de infección de bronquios, hicieron milagrosamente un descubrimiento. Encontraron un quiste premaligno en el páncreas. En mi páncreas”, expresó hace unos días Lucía Galán a través de un video que publicó en sus redes sociales. A partir de ese momento, amigos, colegas y fanáticos le acercaron todo su apoyo y pidieron por su pronta recuperación. Ahora, tras la intervención quirúrgica a la que se sometió, su hija Rocío compartió nueva información sobre su estado de salud y reveló cómo se encuentra hoy la artista.

A través de un video en redes sociales, Lucía Galán contó que le detectaron un quiste pre maligno en el páncreas(Fuente: Instagram/@luciaggalan)

En el video que compartió en sus redes sociales, la integrante de “Pimpinela” contó que tras exhaustivos estudios, los médicos determinaron que la cirugía era la opción más viable para tratar su problema de salud. “Tienen que cortar la cola del páncreas, que es donde tengo el quiste pegado a la pared. Es un quiste mucinoso, como lo llaman los médicos. Esto es para prevenir el cáncer de páncreas”, detalló.

El 13 de junio, en tanto, la cantante se internó en el Sanatorio Mater Dei para realizarse la intervención quirúrgica. A sabiendas de que sus seguidores estaban a la espera de novedades, ese mismo día desde la cuenta del grupo musical compartieron un comunicado sobre su estado de salud. Allí indicaron que se recuperaba de la cirugía y que, según los médicos, “la operación se llevó a cabo dentro de lo previsto”. Asimismo, indicaron que por protocolo debía continuar en terapia intensiva por entre 24 y 48 horas.

Rocío, la hija de Lucía Galán, contó que la cantante «se encuentra muy bien» tras su cirugía (Foto: Instagram @luciaggalan)

Ahora, quien dio novedades sobre cómo continúa Lucía Galán fue su hija, Rocío Luna, fruto de su relación con el empresario Alberto Hazán. La joven de 27 años es quien se ocupa hoy de manejar las redes sociales de su madre y así como hace cinco días contó que “salió todo bien en la operación”, a última hora del lunes dio nueva información sobre su estado de salud.

Rocío publicó en las stories de Instagram una foto de ellas dos juntas y escribió: “¡Hola! Quería contarles que mi mamá se encuentra muy bien. Esperemos que esta semana ya le den el alta para seguir recuperándose en casa”. Por último, agradeció los mensajes de aliento que le llegaron a su madre.

Lucía Galán fue operada por un quiste premaligno en el páncreas (Imagen de archivo)

En este sentido, cabe mencionar que la joven vive en Madrid, pero viajó a Buenos Aires para acompañar a su madre en este delicado momento. Además, toda la familia de la cantante está a su lado y sus amigos, colegas y fanáticos le hacen llegar todo su cariño y sus deseos de una pronta recuperación.

La cantante reveló que el año pasado, mientras que le hacían una tomografía computada por una infección de bronquios, le detectaron un quiste pre maligno en el páncreas. Según especifica la Clínica Mayo (Mayo Clinic) en su sitio web, “los quistes pancreáticos son bolsas de líquido en el páncreas”, que es un “un órgano que se ubica detrás del estómago que produce hormonas y encimas que ayudan a digerir los alimentos”. Suelen detectarse cuando se realizan pruebas de imágenes en la zona abdominal, pero por otros problemas.

“Las principales categorías de quistes pancreáticos pueden dividirse en dos grupos, quistes no neoplásicos o quistes neoplásicos. Cada grupo incluye muchos subtipos diferentes de quistes, como los pseudoquistes, los cistadenomas serosos y los neoplasmas quísticos mucinosos”, detalla el centro de salud. A su vez, explica que aunque “la mayoría no son cancerosos” algunos quistes pancreáticos pueden ser o volverse cancerosos.

Si bien, la clínica ubicada en la ciudad de Rochester en Minnesota, Estados Unidos, indica que es probable que las personas diagnosticadas con este tipo de quiste no tengan síntomas, en algunos casos suelen presentarse. Algunos de ellos son “dolor abdominal persistente, que se puede extender hasta la espalda; náuseas y vómitos; pérdida de peso y sentirse lleno, poco después de empezar a comer”.

LA NACION

Más Noticias