martes, 18 junio, 2024
InicioDeportesNaomi Osaka no tiene paz: volvió tras ser mamá, pero una grave...

Naomi Osaka no tiene paz: volvió tras ser mamá, pero una grave denuncia de su hermana contra su padre estremece al mundo del tenis

Naomi Osaka arrancó el 2024 con una enorme alegría, porque volvió a las canchas tras un parate de más de 15 meses en el que se convirtió en mamá por primera vez. Pero la felicidad de ese regreso quedó opacada por una impactante denuncia que realizó en las redes sociales Mari, su hermana mayor, contra Leonard François, padre de ambas, a quien acusó de haber abusado de ella y de su madre durante mucho tiempo.

«Quiero que sepas lo disgustada y decepcionada que estoy contigo, como padre y como ser humano en general. Has fracasado de todas las formas imaginables. Has abusado de mí desde que era joven y seguís acosando a mi madre. Seguís abusando de ella emocionalmente e invadiendo nuestro hogar», escribió Mari en Instagram.

Poco después, la hermana de Naomi cerró su cuenta en esa red social, pero para entonces, su denuncia ya se había hecho viral.

«Hago público esto porque sos un cobarde que se ampara en su fortaleza física para golpearme y en nuestras reticencias a llamar a la policía. Hasta acá llegamos, la próxima vez que te vea, llamaré a la policía. Consideralo una amenaza. No me importaría si te mataran teniendo en cuenta lo mucho que me dañaste a mí y a toda la familia. Si volvés a nuestra casa y nos amenazás con golpearnos de nuevo, te enfrentaré. Te mataré, a menos que me mates antes con un arma como el cobarde que sos. Veamos qué clase de hombre realmente sos, aunque ya sé desde que nací que soy hija del diablo. Dios me ayude cuando vuelva», cerró la ex jugadora.

La denuncia de Mari Osaka, hermana de Naomi, contra el padre de ambas. Foto InstagramLa denuncia de Mari Osaka, hermana de Naomi, contra el padre de ambas. Foto InstagramEsas duras palabras hicieron que muchos volvieran los ojos sobre los duros momentos que atravesaron las hermanas en sus carreras tenísticas y se preguntaran si tuvieron algo que ver con los supuestos abusos denunciados por Mari.

Empujadas por Leonard -que al ver el talento natural de sus hijas, las inició en el tenis, siguiendo el ejemplo de Richard Williams, papá de Serena y Venus-, las Osaka empezaron a jugar siendo muy pequeñas.

Mari no tuvo un paso muy exitoso por el circuito profesional. Se metió en el top 300 en 2018 y obtuvo sus mejores resultados -no muy destacados- en dobles, especialidad en la que llegó a jugar junto a Naomi. Se retiró a los 24 años -hoy tiene 27- porque «ya no disfrutaba del tenis» y necesitaba parar.

Su hermana menor sí dejó su marca. Ganadora de cuatro Grand Slams -el Australian Open 2019 y 2021 y el US Open 2018 y 2020-, alcanzó el número uno del mundo por primera vez en enero de 2019 y ocupó por última vez esa posición en septiembre de 2019. Pero en su mejor momento, sufrió una crisis mental.

En 2021, se negó a hablar con la prensa luego de su debut en Roland Garros por motivos de «salud mental». «Vi muchos vídeos de deportistas viniéndose abajo en una sala de prensa tras perder un partido», comentó y reconoció que encarar las conferencias -obligatorias para los jugadores top- le provocaba ansiedad y estrés.

Naomi y Mari compartieron cancha como compañeras de dobles. Foto TwitterNaomi y Mari compartieron cancha como compañeras de dobles. Foto TwitterTras recibir una multa y una advertencia de expulsión; la japonesa se retiró del certamen antes de su duelo de segunda ronda. «He sufrido largos periodos de depresión desde el US Open de 2018. Cuando llegué a París noté ansiedad y por eso decidí no hablar», explicó quien reconoció el peso de la presión por mantenerse entre las mejores.

Osaka, quien ese momento era la deportista mejor pagada del mundo, renunció luego a jugar Wimbledon y volvió para los Juegos Olímpicos de Tokio, en los que perdió en octavos. Y tras ser eliminada en Nueva York en tercera ronda, anunció que dejaría el tenis por un tiempo. «Normalmente me gustan los desafíos, pero recientemente me siento muy ansiosa cuando las cosas no salen como quiero», comentó.

No estuvo mucho tiempo sin jugar. Regresó en enero de 2022 en la gira australiana, aunque en esa temporada no tuvo regularidad -solo jugó una final, en Miami– y vivió algunas situaciones duras, como la que protagonizó en Indian Wells, cuando se quebró en pleno partido tras ser insultada por una espectadora. Durante esos difíciles momento, Mari fue un apoyo fundamental para Naomi, como ella misma aseguró.

En enero del año pasado, anunció que estaba embarazada y que se perdería toda la temporada 2023. En julio, dio a luz a su hija Shai y el lunes pasado jugó su primer partido oficial desde septiembre de 2022 al debutar en el WTA 500 de Brisbane, para el que recibió una wild card, ya que la inactividad la dejó sin ranking.

Naomi volvió a jugar esta semana, tras un parate de 15 meses en el que fue mamá. Foto Patrick HAMILTON / AFPNaomi volvió a jugar esta semana, tras un parate de 15 meses en el que fue mamá. Foto Patrick HAMILTON / AFP«Shai me ha ayudado a crecer mucho y muy rápido. En la cancha, me está ayudando a ser más fuerte y a estar más presente en el momento», comentó Naomi, que no logró pasar la segunda ronda, pero igual se fue con buenas sensaciones.

En medio de la alegría por su vuelta, estalló la bomba por el posteo de Mari, que llevó otra vez el foco a esa crisis mental que sufrió hace unos años y abrió muchos interrogantes sobre si ella también habría experimentado los abusos que denunció su hermana y si esas vivencias habrán influenciado también en la ex número uno.

Más Noticias