domingo, 23 junio, 2024
InicioTecnologíaPeligro online: menores sexualizados, castings, extorsiones y contenido erótico

Peligro online: menores sexualizados, castings, extorsiones y contenido erótico

(*) Columnista invitado. La lista y tipología de agresiones de índole sexual sobre menores aumenta rápidamente, en consonancia con la cantidad de horas de conexión y de la naturalización de la pantalla como parte de la anatomía humana

Gabriel Zurdo

31 de diciembre 2023, 09:07hs

El 7 de diciembre, Meta anunció que comenzará la implementación del cifrado de punta a punta en sus plataformas, comenzando con Facebook Messenger. Este método implica que el recurso actualmente utilizado para detectar imágenes de abuso infantil caerá en desuso, lo que podría generar un espacio “seguro” para que los delincuentes difundan y comercialicen imágenes con libertad e impunidad.

Las opciones son múltiples y variadas, pero en todos los casos afectan la integridad de los menores que exprimen su conexión digital, sin conciencia del riesgo al que se exponen: videos de supuestos castings, cuentas que muestran fotos de niños que generan preocupación y que no son eliminadas incluso después de haber sido denunciadas.

Leé también: Cómo prevenir el grooming: 6 de cada 10 chicos hablan con desconocidos en internet

Instagram, TikTok, Discord y otras tantas redes no eliminan las cuentas que atraen cientos de comentarios sexualizados por publicar fotografías de menores en ropa interior, traje de baño o semi-desnudos. Si bien, las plataformas afirman tener un enfoque de “tolerancia cero” hacia la explotación infantil, las cuentas que han sido marcadas como sospechosas permanecen activas.

En general la respuesta es que, debido a los enormes volúmenes, no es factible efectuar una revisión oportuna y apropiada; pero ante la duda, la respuesta sugiere al usuario bloquearla o dejar de seguirla.

Instagram y TikTok: el nuevo coto de caza de los abusadores

En general se trata de perfiles que se utilizan para llevar a cabo la modalidad conocida como “breadcrumbing”, esto implica, manipulación emocional y explotar un patrón de comportamiento con el fin de obtener el control de la voluntad de su víctima, en este caso, un menor. Los acosadores, explotadores sexuales y delincuentes publican imágenes técnicamente legales, pero redirigen a grupos de mensajería privados con el propósito de compartir material, especialmente Telegram y, en ocasiones, Whatsapp.

Lee también: Demandan a Meta por considerar que Instagram y Facebook ponen en peligro la salud mental de los chicos

La tendencia se presenta en las redes más populares ante la pasividad de los responsables de proteger a los usuarios. Son una vidriera para abusadores y pedófilos. A esta altura de la evolución tecnológica y del adictivo e hipnótico efecto que genera sobre la sociedad toda, las empresas no solo deberían abordar el contenido ilegal, sino también el que es claramente dañino sin ser necesariamente un crimen, como exponer a niñas y niños en riesgo de acoso, explotación y sexualización.

La realidad es que las redes sociales como Instagram y TikTok son el nuevo coto de caza de los abusadores. Una niña haciéndose pasar por una modelo adulta o un niño de 8 años en cuatro patas concursan para un supuesto casting que luego protagonizan videos pornográficos o abren cuentas en plataformas de contenido erótico a cambio de dinero.

Peligro online: menores sexualizados, castings, extorsiones y contenido erótico

El mismo usuario que lleva a cabo las entrevistas-casting, es quien facilita el acceso al contenido sexual a través de Telegram y utiliza hashtags que también incluyen en sus publicaciones decenas de perfiles de Instagram que comparten contenido similar. Los “castings” incluyen preguntas eróticas y eventualmente ofrecen el pago por cada pregunta que se responda, como estímulo para la “monetización” del contenido futuro, en alusión a la instalada práctica ampliamente difundida de “OnlyFans” como salida laboral, especialmente en países pobres como el nuestro.

Se repiten las imágenes de adolescentes y niños en poses sexuales, desnudos, con ropas mínimas o incluso siendo explotados por adultos, accesibles a solo un click. Hombres adultos hablan sobre los menores y se refieren al intercambio de imágenes a través de mensajes directos. Imágenes con doble sentido que podrían interpretarse como un acto sexual protagonizado por un niño, fotos de menores en pijama durmiendo o videos tomados sin que el niño lo sepa; y en el extremo del horror, videos de violaciones de menores.

El silencio de los chicos: estigmatización y vergüenza

Los niños no reproducen los comentarios que reciben, los pasan por alto, los invisibilizan, porque suelen ser extremadamente desagradables, ofensivos y también tienen connotaciones sexuales. Como la mayoría de los usuarios, los chicos se sienten libres y abiertos en las redes, por lo que algunos de ellos se exponen haciendo más vulnerables a posibles abusos. Los delincuentes de forma lúdica se vinculan, generan confianza y piden fotos íntimas. Luego pasan a la extorsión; exigen más fotos y videos para no hacer públicas las que ya han recibido. Debido a la estigmatización y la vergüenza los menores no hablan con sus padres, según nuestras investigaciones solo 1 de cada 10 denuncia un hecho de esta naturaleza.

Muchos padres, son responsables de crear cuentas en redes para sus hijos, aunque sean muy chiquitos para utilizarlas. La mayoría de las plataformas comenzó a pedir a los nuevos usuarios verificar que tengan al menos 13 años, una verdadera hipocresía tecnológica.

Lamentablemente parece haber un desbalance en el criterio aplicado como “inapropiado”. La mayoría de las plataformas poseen poderosos algoritmos capaces de eliminar en pocos minutos una imagen de los pezones de una mujer o una madre amamantando, pero no ocurre tan diligentemente cuando se trata de la integridad y seguridad de nuestros niños.

(*) Gabriel Zurdo es especialista en riesgo tecnológico y negocios, CEO de BTR Consulting

Más Noticias