domingo, 23 junio, 2024
InicioDeportesPárense de manos y el detrás de escena de la velada de...

Párense de manos y el detrás de escena de la velada de boxeo y streamers que hizo vibrar al Luna Park

En la previa, cuadras de pibes y pibas haciendo fila durante varias horas esperando la apertura de las puertas del Luna Park, como en los años dorados del pugilismo argentino. Grupos de amigos, ansiosos por ser parte de algo que se había anunciado hace meses. La mayoría de ellos, a punto de presenciar su primera velada de boxeo. Y en la cartelera del mítico estadio de Corrientes y Bouchard, tres palabras: «Párense de manos«.

Y allí una primera pregunta que se repite para aquellos que (todavía) están ajenos al mundo de los streamers, YouTube y las transmisiones on line: «¿Qué es ‘Párense de manos’?.

Este evento nació como una idea entre los integrantes de Paren La Mano, el ciclo que conduce Luquitas Rodríguez y va por Vorterix, en ocasión de una visita de Sergio Maravilla Martínez. ¿La propuesta? Subir a un ring de boxeo (en algunos casos por primera vez) a figuras del mundo digital, famosos, cantantes o influencers de las redes sociales, todos aquellos que se animaran a probar condiciones en el deporte más noble pero también exigente y peligroso.

Es cierto, el fenómeno ya había sido probado y con éxito en España por Ibaí Llanos. Sin embargo, en estas latitudes la propuesta iba más allá: hacerlo en el Luna Park, el hogar donde los más nostalgiosos todavía sienten el tronar de las ovaciones para Monzón, Bonavena y Locche, entre otros ídolos que se hicieron leyenda en ese escenario.

En tiempos en los que el boxeo argentino está lejos de lo que supo ser, Luquitas Rodríguez y su banda armaron un espectáculo que superó todas las espectativas, a estadio lleno y con más de 400 mil espectadores que siguieron la transmisión en vivo a través de la plataforma de Twitch. Pero lo que se vivió en el Luna fue mucho más que un show, fue una experiencia que quedará para siempre.

Hubo tiempo para la música, claro. Fueron cinco las presentaciones de artistas pertenecientes a distintos ritmos, desde rock hasta el trap, con la presencia estelar de la banda Airbag, que entonó el himno argentino, y las actuaciones de Lit Killah y Callejero Fino, con todos sus hits. Pero el público perdía por el paso de los improvisados boxeadores sobre el ring. Y nadie defraudó.

Fueron catorce, entre hombres y mujeres, los invitados que protagonizaron las siete peleas programadas. «Me emociona, no veo algo así desde los años setenta, el Luna Park está como en sus mejores noches«, comentó emocionado Walter Nelson, un hombre ligado históricamente al boxeo que aceptó la propuesta de Paren la Mano y ofició de juez.

«Me tengo que adaptar a la juventud, pero esto es tremendo«, agregó el uruguayo, el mismo que inmortalizó en un relato el «Salí de ahí, Maravilla». A su lado, los integrantes del ciclo que ideó esta hermosa locura, lo escuchaban vestidos de esmoquin, como si estuvieran en el ringside del Ceasar Palace, en Las Vegas.

Joaquín Cavana, Germán Beder, Alfredo Montes de Oca y Maravilla Martínez, el resto de conductores que acompañaron a Lucas Rodríguez en el mítico Luna Park. Foto: Captura transmisión.Joaquín Cavana, Germán Beder, Alfredo Montes de Oca y Maravilla Martínez, el resto de conductores que acompañaron a Lucas Rodríguez en el mítico Luna Park. Foto: Captura transmisión.Fueron siete las peleas, cada una de ellas a tres rounds, y con los púgiles vistiendo un cabezal de protección, las mismas reglas que se utilizan en el boxeo amateur. Por lo tanto, la euforia y el frenesí que se iba haciendo cada vez más grande con el correr de las horas, se descargaba en forma comprimida, en cuestión de segundos.

Aplausos constantes y cantitos de apoyo, a la vez que abucheos y chiflidos como si se tratara de un capítulo de Titanes en el Ring interpretado por chicos millenials, las risas y los momentos bizarros se cortaban dramáticamente con el golpeteo de los guantes sobre la humanidad de los contendientes.

Párense de Manos entregó cinturón a los ganadores de cada pelea para que lo enseñen al público. Foto: @parensedemanosokPárense de Manos entregó cinturón a los ganadores de cada pelea para que lo enseñen al público. Foto: @parensedemanosokEn ese ambiente, la pelea de fondo entre Roberto Galati, representante de Paren La Mano, frente al humorista e instagramer Grego Rosello fue la que se llevó, por lejos, toda la atención. Ese combate estelar, ese desafío al aire lanzado a principios de año, fue la que motorizó toda la velada.

El favorito del público era Rober, que jugaba de local. Y en forma unánime, el estadio se puso de pie para alentar al hijo pródigo desde el momento en que apareció en escena para recorrer el camino al ring, acompañado por el ex campeón del mundo Marcelo Domínguez, que se encargó de entrenarlo durante todo el año.

Desde «Hoy no podemos perder» a «Para ser campeón, hoy hay que ganar«, Galati fue protagonista de todos los cantitos de la popular en el Luna Park, que recibió a Rosello como si fuera visitante. Sin embargo, el desenlace del combate no tuvo el final que los fanáticos esperaban.

Grego se terminó imponiendo por fallo unánime ante Galati, que puso al límite su estado físico y recibió el reconocimiento de un público que terminó valorando todos los sacrificios que hizo a lo largo del año, modificando su alimentación y dejando el cigarrillo para estar a la altura de la contienda.

Al final de la pelea y acompañado por su hija sobre el cuadrilátero, Galati se quebró hasta las lágrimas al hablarle a la gente. «No podía respirar más», lamentó Rober, ovacionado como si se tratara de una escena Rocky o cualquier otra película de boxeo.

Lucas Rodríguez, conductor del evento, consolando a su amigo Galati tras la derrota. Foto: X (@gasty_kndia).Lucas Rodríguez, conductor del evento, consolando a su amigo Galati tras la derrota. Foto: X (@gasty_kndia).Ese clima vibrante marcó el camino de una velada que se extendió por más de cinco horas y se terminó pasada la medianoche. Antes de la derrota de Galati se dieron varios momentos para destacar, con momentos para los guantazos y para el corazón.

Uno de ellos fue el que protagonizó Piti Fernández, cantante de la banda de rock «Las Pastillas del Abuelo», quien tras su victoria por nocaut técnico al streamer Coker se tomó un momento para sorprender a su pareja.

En medio de la celebración, mientras le enseñaba su cinturón de vencedor al público, el músico invitó a subierse al ring a la madre de sus dos hijas para darle vida al momento más romántico de la jornada: le propuso casamiento, arrodillándose frente a todo el público.

«Todavía..¿Todavía te querés casar conmigo?«, le preguntó Piti a su enamorada, que no dudó en responder afirmativamente para que el estadio se cayera abajo pero esta vez por amor.

Video

«Piti» Fernández se encontraba participando del evento «Parense de Manos», que se realizó en el Luna Park.

Según los streamers que iban siguiendo la velada por Twitch, la trasmisión nunca bajó de los 200 mil espectadores, un número que en comparación podría superar las mediciones de varios canales de aire.

La velada también tuvo la pelea de dos representantes del mundo Twitter como Palito (@xmilianx_) y Valentín Torres Erwerle, quien a los 18 años de edad se puede dar el gusto de decir que ganó una pelea de boxeo en el Luna Park, ganando por nocaut técnico.

En los otros combates, la streamer Selenitor derrumbó a golpes a la artista musical Juli Savioli, y el streamer La Cobra se impuso por nocaut técnico ante el reconocido Chapu Martínez, aquel del hit «Traeme la copa Messi», que dio una de las notas de color de la noche luego de subirse al ring acompañado por La Mosca, que cantó en vivo «Muchachos».

Las dos contiendas de Párense de manos no se quedaron atrás: fueron victorias en las tarjetas de Mili Mansilla sobre Milica y el streamer ZZK ante su colega Frankkaster.

Durante una noche, el tiempo volvió atrás en el Luna Park, y el público vibró por la pasión del boxeo, esta vez gracias al streaming. Pero lo más importante lo dijo Maravilla Martínez, el gran campeón presente en el templo.

«Estoy seguro de que alguno de ustedes, la próxima semana, va a empezar a tomar clases de boxeo«, reflexionó Maravilla, echando por tierra cualquier debate acerca del espíritu del evento. Una cita que quedará en la historia y dejó a todos felices.

Más Noticias