martes, 23 julio, 2024
InicioDeportesJavier Milei será el presidente de la Argentina: el arquero que volaba...

Javier Milei será el presidente de la Argentina: el arquero que volaba de palo a palo que llegó a la Casa Rosada cuando nadie lo esperaba

Javier Milei (53) arrasó en el balotaje y desde el 10 de diciembre será el Presidente de la Argentina. Economista ultraliberal y libertario, forjó su carrera política en un puñado de años de sobreexposición mediática. Ese fue su trampolín para empezar a sumar adherentes a sus ideas revulsivas y anticasta. Sin embargo, antes de dedicarse a los números, su sueño era ser futbolista profesional. Y estuvo muy cerca de conseguirlo: llegó a jugar en la Reserva del club de San Martín y compartir entrenamientos con la Primera de Chacarita Juniors.

“Se diferenciaba de los demás en que era un atajador, volador. Mucho mejor debajo de los tres palos que saliendo”, le contó Eduardo Grecco, uno de sus entrenadores, a La Nación. Allí, en el Funebrero, fue avanzando desde su llegada a la Novena División de la mano del reclutador Armando «Cacho» Alejos. Y también se ganó uno de los apodos que lo acompaña hasta ahora. Le decían «El Loco del Arco». Una parte quedó en el camino.

Por entonces, ya lucía su cabellera frondosa, un poco más rubio, y era fanático de uno de los personajes emblemáticos de Sylvester Stallone: Rambo. De aquel boina verde renegado había copiado el método de entrenamiento para superarse en su preparación física. En aquellos tiempos compartía plantel con Juan Carlos Docabo, quien tuvo una extensa carrera como profesional y hoy es el entrenador de arqueros de San Lorenzo.

En San Lorenzo, justamente, también estuvo el Milei adolescente y arquero. Fue en 1986 cuando desembarcó tras una prueba. Nunca fue fichado para jugar en el equipo que competía en AFA, pero sí se dio el gusto de dar una vuelta olímpica con categoría de Sexta División. Aquellos que no estaban federados jugaban bajo la denominación Los Forzosos de Almagro y salieron campeones tras superar por 4-1 a Huracán en la final.

Milei, tras aquella experiencia azulgrana, volvió a Chacarita. Y a los 18 años integró el plantel de la Reserva que compartía entrenamiento con los profesionales. Cuando empezó a estudiar Economía, colgó los guantes definitivamente.

Javier Milei, arquero durante su juventud.Javier Milei, arquero durante su juventud.

Hincha de Boca, anti Gago y bilardista de pura cepa

Milei se reconoció más de una vez como hincha de Boca. Sin embargo, se desenamoró durante un largo tiempo después de que el club decidiera incorporar a Fernando Gago. “Cuando lo repatriaron a Fernando Gago me hice anti. Cómo pueden traer a un cinco que no marque, Gago tiene menos marca que La Salada”, dijo alguna vez.

Su encono futbolístico con el ex DT de Racing, incluso, lo hizo hacer fuerza por River en la histórica final de la Copa Libertadores 2018 que se definió en el Santiago Bernabéu de Madrid.

«Hinché por Boca. En realidad, estaba mirando el partido, pero cuando entró Gago, que fue otro acto de populismo, hinché por River. Para mí fue un pésimo jugador de fútbol, una de las grandes mentiras del fútbol argentino”, sostuvo en una entrevista con el diario El País.

Cada vez que se puede se define como adepto de los conceptos de Carlos Salvador Bilardo. De hecho, este domingo cuando esperaba los resultados del balotaje, quería esperar que aparecieran las resultados oficiales antes de festejar por anticipado la victoria que ya parecía cantada.

Incluso, en plena campaña, tuvo un cruce con César Luis Menotti después de que el DT campeón del mundo en Argentina 1978y actual director de Selecciones Nacionales asegurara sin rodeos que “Milei es un espanto”.

“Nunca en mi vida encontré esta participación de personajes que nadie sabe de dónde viene ni quiénes son, y que hablan con una autoridad y con una mala educación…Habría que hacerles un estudio psicológico a muchos de estos personajes. Para mí es un espanto y una irrespetuosidad cultural a la política”, sintetizó Menotti, de 84 años.

“¡Yo ya gané…! Bilardista hasta la médula como toda persona de bien. ¡Muchas gracias rabanito…!”, lo cruzó el ahora presidente electo en redes sociales.

La referencia a Bilardo y la frase vinculada al «rabanito» tiene que ver con el histórico enfrentamiento que mantuvieron durante años los dos entrenadores.

En una de sus tantas batallas dialécticas, el Doctor comparó al Flaco con un rabanito. «Menotti es un rabanito, rojo por fuera y blanco por dentro», en relación a las supuestas contradicciones políticas de su antecesor en el cargo y su némesis futbolera hasta que Lionel Scaloni zanjó diferencias al frente del seleccionado que cosechó la tercera estrella.

El alemán Cruyff

En el último debate presidencial, Milei intentó hacer una analogía futbolera cuando Sergio Massa le pidiera que explicara su admiración hacia Margaret Thatcher, la primera ministra británica que ordenó el hundimiento del Crucero General Belgrano en la Guerra de Malvinas fuera de la zona de combate y causó la muerte de 323 soldados argentinos.

“Es como cuando Alemania en el 74 le hizo cuatro goles a la Argentina. Cruyff la rompió e hizo un desastre. Vos tendrías que considerar que Cruyff es un pésimo jugador”, sostuvo equivocando la nacionalidad del neerlandés para sostener su defensa a la figura de Thatcher. Pareció ser una comparación poco afortunada, además de un meme instatáneo en las redes sociales. No tuvo costo alguna en las urnas.

¿Las sociedades anónimas?

Hace más de un año, Milei le había dicho al periodista Alejandro Fantino en una entrevista que no veía con malos ojos la incorporación de las sociedades anónimas en el fútbol argentino. “A mí me gusta el modelo inglés. No les va mal, tienen un espectáculo», sostuvo.

Fantino le retrucó si Boca podía pasar a ser de “capitales árabe” como el Manchester City o el Newcastle o River por un “capital francés” y Milei no anduvo con vueltas: “Y a vos qué carajo te importa de quién es si le ganás a River 5-0, es campeón del mundo, todo. ¿O preferís seguir en esta miseria que tenemos cada vez fútbol de peor calidad? ¿Cómo nos va cada vez que salimos afuera de la Argentina?».

Esas frases, en plena campaña rumbo al balotaje, volvieron a resonar hace una semana y provocó una ola de rechazo de los dirigentes del fútbol argentino con Claudio Tapia y Pablo Toviggino a la cabeza. Más de cien clubes le dijeron no a las Sociedades Anónimas Deportivas, tal como había sucedido tiempo atrás con el propio Mauricio Macri cuando instalar el tema en sus tiempos como presidente de Boca y, más tarde, de la Nación. Era, por sobre todas las cosas, un mensaje para ahuyentar a los posibles votantes de Milei. A la postre, la mayoría hizo caso omiso al pronunciamiento de la dirigencia del fútbol.

En los últimos días, justamente, Macri se mostró cercano a Macri por su apoyo para el balotaje y también por su decisión de volver a la política de Boca. Ambos, además de la lucha ganada contra Massa, comparten su rechazo a la gestión de Juan Román Riquelme.

Más Noticias