martes, 18 junio, 2024
InicioSociedadCrimen del policía en el hospital de Rosario: hallan un auto y...

Crimen del policía en el hospital de Rosario: hallan un auto y buscan huellas de los atacantes

El Fiat Uno blanco estacionó a unos metros, justo delante del container que funciona como destacamento policial, en la entrada de la guardia del Hospital Provincial de Rosario.

Este martes, antes de las 22, de ese vehículo robado bajaron dos personas armadas. Adentro, otros dos hicieron de campana. Lo que desataron después fue una tragedia. «¡Dónde está el negro, dónde está el negro!», gritó uno mientras le apuntaba en la cabeza a una médica. Un forcejeo y una golpiza a dos custodios fue la antesala del crimen.

Como no pudieron liberar al preso Gabriel Guillermo Lencina (29) uno de los atacantes se escapó a los tiros. Se presume que querían liberar al preso, que esperó nueve horas con el alta firmada a un traslado del Servicio Penitenciario del Penal de Piñero, en Santa Fe.

A la carrera, corrió por la calle Zevallos y se topó con Leoncio Bermúdez (42), que desde 2017 trabajaba custodiando el hospital. No llegó ni a sacar su arma que lo fusilaron de un tiro en la cabeza. Después, lo remataron con un segundo tiro.

El subinspector Leoncio Bermúdez recibió un disparo en el cráneo y fue trasladado en estado crítico y murió.El subinspector Leoncio Bermúdez recibió un disparo en el cráneo y fue trasladado en estado crítico y murió.Bermúdez estaba solo. Por estas horas es la queja de los integrantes de la Policía de Santa Fe, que explican que este tipo de custodias se realizan sin parejas.

Pero, como no lo sabían, el atacante disparó cuatro veces contra el container: adentro estaba Valentina, de 12 años, la hija de Bermúdez, que había salido de una actividad deportiva y esperaba que terminara su turno para regresar a casa con su familia.

«A las 22.30 me llama y me dice: ‘No sé qué pasó mamá, papá no volvió más’», describió Romina, la mamá de Valentina y la viuda de Bermúdez. La nena está en shock después de haber presenciado el crimen de su papá.

Gabriel Guillermo Lencina (29), el preso al que fueron a buscar al Hospital Provincial, de Rosario, donde mataron a un policía e hirieron a una enfermera.Gabriel Guillermo Lencina (29), el preso al que fueron a buscar al Hospital Provincial, de Rosario, donde mataron a un policía e hirieron a una enfermera.El asesino del policía corrió hasta el Fiat Uno que lo esperaba y logró escapar. Los cuatro responsables del hecho no han sido identificados, mucho menos detenidos.

La fiscal Gisela Paolicelli, confiaron fuentes del caso, investiga si integrantes de la banda de Hernán «Lichi» Romero, jefe de una banda narco con base en Nuevo Alberdi, intentaron rescatar a Lencina del hospital.

Ahora buscan huellas dactilares en un Fiat Uno blanco hallado abandonado cerca del lugar del hecho para determinar si fue el usado para atacar el hospital. La clave será alcanzar la identificación de alguno de los conductores. «Todo indica que sería el mismo auto usado para llegar al centro de salud, pero todavía no ha sido confirmado», confiaron.

Lo cierto es que el rastreo de las cámaras de seguridad públicas y privadas para ver la dirección del auto es otra de las claves. También el análisis de los teléfonos celulares secuestrados en el pabellón donde se aloja Lencina y los de los custodios del Servicio Penitenciario que lo acompañaron en el hospital.

«Fueron específicamente a buscarlo a un lugar, es un hospital con muchos pasillos, muy grande. Es decir que sabían que estaba ahí. Lo que no sabemos es si alguien lo visitó el tiempo que estuvo ahí, si tuvo acceso a un teléfono o si alguien alertó sobre su presencia en el lugar. También la demora en el traslado que, desde el Servicio Penitenciario justifican por falta de recursos, pero que también es una línea e investigar», explicaron fuentes judiciales consultadas por Clarín.

Así mataron al policía en la puerta del hospital Provincial de Rosario.Así mataron al policía en la puerta del hospital Provincial de Rosario.Mientras los penitenciarios están de licencia hasta que se establezca si tuvieron responsabilidad en los hechos, el secretario de Asuntos Penitenciarios de la provincia, Walter Gálvez, dijo al diario La Capital, de Rosario: “Queda claro que los penitenciarios del Provincial arriesgaron su vida”. Además confirmaron que pesa sobre ellos un sumario administrativo.

A uno de los penitenciarios le robaron su arma y al otro le pegaron un culatazo en la cabeza. Cuando los atacantes huían se inició una balacera dentro del hospital, con dos secuencias de entre cinco y seis tiros en la guardia. Allí resultaron heridos dos personas, familiares de pacientes. Otra secuencia de tiros ocurrió en la calle, donde dispararon cuatro balazos hacia el destacamento policial. Y dos a Bermúdez, uno en la cabeza y otro a la altura del pómulo.

Las vainas recolectadas son calibre 9 milímetros.

PS

Más Noticias