descubrieron-un-gen-que-retrasa-10-anos-el-envejecimiento-del-corazon-y-lo-protege-de-enfermedades-coronariasTecnología 

Descubrieron un gen que retrasa 10 años el envejecimiento del corazón y lo protege de enfermedades coronarias

Un estudio encontró genes mutantes saludables, presentes en adultos de avanzada edad, que se pueden trasplantar a personas con afecciones cardíacas para mejorarles la salud y alargarles la vida.

Científicos ingleses e italianos descubren un gen antienvejecimiento que retrasa 10 años la edad del corazón. (Foto: AdobeStock)

Investigadores de la Universidad de Bristol, junto con científicos italianos, descubrieron un gen que mantiene jóvenes los corazones y los protege contra enfermedades ligadas con su envejecimiento.

El descubrimiento surgió tras una investigación realizada en personas de más de cien años de distintas localidades alrededor del mundo y podría servir para realizar trasplantes de porciones de ADN a pacientes con afecciones e insuficiencias cardíacas.

Leé también: La inteligencia artificial de Google puede predecir una enfermedad cardíaca mirándote a los ojos

En este estudio, los investigadores demostraron que estos genes mutantes saludables suelen estar presentes en adultos de avanzada edad, se pueden detectar y hasta transferir a quienes los necesiten.

Científicos ingleses e italianos descubren un gen antienvejecimiento que retrasa 10 años la edad del corazón. (Foto: AdobeStock)

El equipo de la universidad inglesa descubrió que una sola administración del gen mutante antienvejecimiento detenía el deterioro de la función cardíaca en ratones de mediana edad. Y cuando se administró a roedores ancianos, el gen “retrocedió” la edad del reloj biológico del corazón del animal en el equivalente humano de más de diez años.

El estudio llevó tres años de investigaciones en personas de más de cien años que habitan en las llamadas zonas azules del planeta: regiones del mundo donde se especula que la gente vive más que la media, como por ejemplo Okinawa (Japón), Cerdeña (Italia), Nicoya (Costa Rica), Icaria (Grecia) y Loma Linda (California, Estados Unidos). Los individuos de estas zonas suelen vivir más de un siglo, gozan de buena salud y son menos propensos a sufrir complicaciones cardiovasculares.

Las investigaciones también tuvieron lugar en Italia, donde se experimentó en células humanas de probeta. Allí, los científicos administraron el gen en pacientes ancianos con graves problemas cardiacos y luego compararon su funcionamiento con el de individuos sanos.

“Las células de los pacientes ancianos, en particular las que favorecen la construcción de nuevos vasos sanguíneos, denominadas ‘pericitos’, resultaron tener un menor rendimiento y estar más envejecidas. Al añadir el gen, o “proteína de la longevidad” al tubo de ensayo, observamos un proceso de rejuvenecimiento cardíaco en el cual las células del corazón de los pacientes ancianos con insuficiencia cardíaca volvieron a funcionar correctamente, demostrando ser más eficientes en la construcción de nuevos vasos sanguíneos”, afirmó en un comunicado Monica Cattaneo, investigadora del Grupo MultiMedica de Milán y primera autora del trabajo.

Leé también: El metabolismo ofrece más información que los genes sobre el riesgo de tener enfermedades

Así, los doctores demostraron por primera vez que un gen sano de una persona de más de cien años podría transferirse a humanos no emparentados para proteger sus corazones.

Una nueva ola de tratamientos inspirados en la genética de los centenarios

Es sabido que las personas transmiten sus genes sanos a su descendencia. Pero con este descubrimiento, el ADN beneficioso podrá “pasarse” a otros pacientes. De esta manera, los investigadores creen firmemente que los resultados de su estudio puede traer una nueva ola de tratamientos inspirados en la genética.

“Nuestros hallazgos confirman que el gen mutante sano puede invertir el declive del rendimiento cardiaco en personas mayores. Ahora nos interesa determinar si administrar la proteína en lugar del gen también puede funcionar”. La terapia génica se utiliza mucho para tratar enfermedades causadas por genes defectuosos. Sin embargo, un tratamiento basado en una proteína es más seguro y viable que la terapia génica”, afirmó de manera oficial en un comunicado del Laboratorio italiano con sede en Milán.

Articulos relacionados