el-crudo-relato-de-la-ex-pareja-de-ryan-giggs,-en-el-juicio-por-violencia-de-genero:-celos,-control-y-dano-fisicoDeportes 

El crudo relato de la ex pareja de Ryan Giggs, en el juicio por violencia de género: celos, control y daño físico

Kate Greville, la expareja de la leyenda del Manchester United, Ryan Giggs, describió este martes entre lágrimas el comportamiento “agresivo” del ex futbolista, a quien se le acusa de violencia de género y afronta un juicio en Manchester.

Giggs, de 48 años, que conquistó dos Ligas de Campeones con la camiseta de los Red Devils y que entrenaba hasta hace poco a la selección de Gales, asistió en el banquillo de acusados al segundo día de su proceso ante un tribunal de Manchester.

El ex futbolista se declara inocente de los cargos que le imputan, por los que se enfrenta a una condena de hasta cinco años de cárcel. En concreto, está acusado de agredir a su exnovia, Kate Gerville, entre agosto de 2017 y noviembre de 2020.

Giggs. (AFP)

Giggs deberá defenderse también de un delito de “comportamiento de control” durante su relación, que comenzó en 2017.

Un día después del inicio de un proceso altamente mediatizado, el jurado visionó imágenes de una entrevista a Greville de la policía.

Algunas veces entre lágrimas, esta responsable de relaciones públicas, de 36 años, que conoció a Giggs por su trabajo, relató que “estaba locamente enamorada de él”, pero que “hubo señales de alerta, claramente”, desde el principio.

Esta entrevista se realizó en noviembre de 2020, después de que los agentes acudieran al domicilio de la pareja por una disputa violenta.

Ryan Giggs ingresa al juzgado de Mancge REUTERS/Carl Recine

La acusación afirma que Giggs, durante este incidente, golpeó en la cabeza a Greville, hiriéndola en los labios, y asestó un codazo en la mandíbula a su hermana, quien intervino para defenderla.

El abogado del exfutbolista, Chris Daw, declaró el lunes que su cliente “no había recurrido a ningún tipo de violencia ilegal”, al señalar que Giggs había reconocido que su comportamiento “a nivel moral estaba lejos de ser perfecto”.

Greville detalló sus sospechas de infidelidad, subrayando que Giggs lo negaba agresivamente, bloqueando su número e ignorándola, antes de suplicarle que regresara. “Era como una lucha mental constante. Empecé a sentir una ansiedad horrible”, precisó.

Greville también contó una reyerta en un hotel al principio de su relación en 2017, en la que aseguró que Giggs “explotó” y la arrastró desnuda al pasillo, donde tiró lo que contenía su maleta.

La declaración de la denunciante

Ryan Giggs. (AFP)

En un video de una entrevista con la policía que se reprodujo al jurado, Greville les dijo a los detectives que Giggs “se dio vuelta” cuando la pareja estaba en un club nocturno y ella lo vio enviarle un mensaje a “otra chica”. Giggs insistió en que le estaba enviando mensajes a su hija y cuando regresaron a la habitación del hotel la desalojó de su suite de un modo violento.

“Literalmente volteó de nuevo”, dijo, cuando la policía la entrevistó semanas después de que ella alegara que él le había dado un cabezazo en noviembre de 2020.

“Me agarró, no tenía ropa puesta, me agarró del brazo, de la muñeca, muy fuerte, y literalmente me arrastró hasta el salón de la suite, me agarró, me puso en el suelo y se llevó todas mis maletas. Todas mis pertenencias, todo mi maquillaje y lo tiré todo al pasillo y literalmente cerré la puerta y no me dejaba entrar al dormitorio. Estoy allí, desnuda. Todas mis cosas estaban en medio del pasillo y yo estaba como: ¿qué acaba de pasar?”, declaró Greville.

La mujer dijo que Giggs era “casi como dos personas” durante su relación. Estaba el Ryan “agradable” y el Ryan “desagradable”, que era violento y controlador.

Ella le dijo a la policía que había conocido a la estrella del Manchester United en 2013, cuando su firma fue contratada para ayudarlo a él y al también jugador del United, Gary Neville, a abrir sus empresas Cafe Football y Hotel Football.

Greville declaró que junto a Giggs comenzó una aventura cuando ambos estaban casados. Ella estaba en un matrimonio “infeliz” y “realmente controlador”, del cual Giggs la ayudó a escapar. Mientras que el ex futbolista dijo que quería dejar a su esposa, Stacey. En poco tiempo, la pareja se enamoró y en mayo de 2016 su relación se hizo pública.

“Estaba enormemente enamorada de él. Pensé que era lo mejor que había existido”, dijo en su primera entrevista con la policía. “Realmente pensé que era mi alma gemela y mi mejor amigo. ¿Conoces esas historias de amor que ves en las películas? Eso es lo que sentí para mí”.

No obstante, hubo “señales de alerta” desde el principio, le dijo a la policía, y describió cómo él aparecía en su apartamento y tocaba el timbre incesantemente si ella no respondía sus llamadas o mensajes, y amenazaba con contarle a su jefe sobre su aventura. En una ocasión, cuando ella no lo dejaba entrar, le gritó: “Eres una puta. ¿Tienes a alguien ahí?”

Cuando Giggs no pudo dejar a Stacey, Greville se mudó a Abu Dhabi “para alejarse de él”, escuchó el tribunal. Pero él continuó bombardeándola con mensajes y finalmente accedió a regresar a Manchester después de que Giggs dijo que podrían tener un bebé. Más tarde, cuando descubrió que él había estado saliendo con otras mujeres, negó haberle prometido eso.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados