boca-avanza-en-la-copa-libertadores:-alan-varela,-de-castigado-a-ser-el-heroe-que-hizo-delirar-a-la-bomboneraDeportes 

Boca avanza en la Copa Libertadores: Alan Varela, de castigado a ser el héroe que hizo delirar a la Bombonera

Del castigo al premio mayor. Del reto en privado y público al ofrecimiento de disculpas, a bajar a Reserva, al trabajo constante hasta terminar de ganarse la titularidad. El semestre de Alan Varela en Boca fue una enorme montaña rusa que terminó de la mejor manera, con la sonrisa del chico que hizo delirar a la multitud en la Bombonera.

Fue un electrocardiograma porque comenzó el 2022 contrariado, fastidioso y hasta con berrinches de juventud por ser suplente de Jorman Campuzano, el mediocampista central que había optado como su cinco el DT. Y eso lo llevó a Varela, uno de los chicos que se promovieron desde Boca en el último año y medio -fueron más de 15 y media docena ya superaron las 30 participaciones con el primer equipo-.

El pibe que hizo debutar Miguel Russo tuvo un acto de inconducta que tanto Sebastián Battaglia como Darío Benedetto se encargaron de exponer para que aprendiera. El volante central cumplió con su parte: se entrenó como nunca, en la semana se ganó el sitio en el once titular, definió la serie en los penales contra Racing en las semifinales de la Copa de la Liga.

Y en la Bombonera, justo cuando Boca más lo necesitaba, metió un golazo desde afuera del área para darle al equipo la clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores, en un triunfo sufrido pero necesario para un equipo que no paró de jugar finales cada 72 horas y que cumplió con todos los objetivos, con vuelta olímpica incluída y un clásico ganado en el Monumental en el bolsillo.

Todo eso explotó con el derechazo de Varela, justo en su primer gol en la máxima categoría -y apenas el segundo tanto de un volante en el semestre, un gran déficit del equipo-, en un partido que lo tuvo como nunca antes intentando desde la media distancia. Es que en el primer tiempo había tenido un disparo en el palo y otro remate que habían sacado los defensores colombianos con lo justo.

Pero no solo fue el triunfo de Alan Varela. Porque los chicos del Boca Predio tuvieron que saltar a la cancha para dar la cara por la clasificación. Exequiel Zeballos reemplazó a Villa y terminó acalambrado. En el segundo tiempo, con todo por definirse aún, entraron Luis Vázquez por Benedetto y hasta Cristian Medina tuvo que transpirar la camiseta en el momento más caliente de la noche, cuando ya todo Boca se defendía con poco aire . El festejo alocado del final, con toda la gente cantando por el título del domingo y por los pibes fue un premio gigante para todos. En especial, para Varela.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados