maximo-kirchner-cerro-un-homenaje-a-su-padre-con-criticas-a-los-medios-y-al-fmi-y-envio-un-mensaje-al-interior-del-gobiernoEconomía 

Máximo Kirchner cerró un homenaje a su padre con críticas a los medios y al FMI y envió un mensaje al interior del Gobierno

En Lanús, en el corazón del Conurbano, La Cámpora y las organizaciones kirchneristas de la tercera sección electoral conmemoraron a Néstor Kirchner, a cuatro días del undécimo aniversario de la muerte del ex presidente, pero el homenaje -que cerró Máximo Kirchner- también sirvió para marcarle la cancha a sus aliados con un discurso confrontativo contra el FMI, el macrismo, los medios de comunicación, la Justicia y el control de precios.

Fue la primera gran movilización cien por ciento kirchnerista en su principal bastión; donde el oficialismo necesita sacar una diferencia mayor a la de las primarias para dar vuelta la elección. Cerca de 5 militantes se congregaron en el micro-estadio y sus alrededores.

El jefe del interbloque de diputados del Frente de Todos y líder de La Cámpora subió al escenario mientras sonaba Life is life, de Opus -que Maradona inmortalizó haciendo jueguito- un detalle que mostró el clima festivo que los organizadores quisieron imprimirle al evento, en el que también se celebró una década de la victoria de Cristina Kirchner con el 54 por ciento.

Cerca del final, entre risas, envió un mensaje a Alberto Fernández y a Axel Kicillof. “Señor presidente, señor gobernador, si tienen alguna duda si estamos dispuestos a ir para adelante, chiflen que nosotros estamos”, advirtió.

También hubo comentarios que parecieron dirigidos al sindicalismo y al peronismo tradicional, que tensiona con el kirchnerismo. “Acá no hay grabadores, acá cantamos”, dijo mientras la militancia que llegó desde diferentes puntos del Conurbano entonaba la marcha peronista. 

Máximo Kirchner en Lanús

Kirchner resumió el tono que reiteraron la media docena de oradores que lo precedieron durante el acto convocado con la consigna “Imitemos el ejemplo”, como rezaba la bandera más grande en el predio.

El diputado intercaló el tono realista por el desafío electoral del Frente de Todos de cara a las generales. “La mano viene difícil, muy. Pero más allá de las dificultades del presente tenemos que tener claro el camino que debemos andar y recorrer. Venimos debatiendo fuertemente dentro del Frente de Todos cuál es el camino y dónde está la respuesta que nuestro pueblo necesita. Cualquier dirigente que tenga responsabilidad institucional que no tenga miedo, que le ponga ganas y que vea cómo hoy en este estadio la militancia está lista para entrar cuando la llamen”, sostuvo sin disimular las diferencias que atraviesan la coalición de gobierno.

En el anterior aniversario de la muerte de su padre, Cristina Kirchner había difundido la carta abierta en la que habló de “los funcionarios que no funcionan”.

El líder de La Cámpora, como el resto de los oradores, responsabilizó a los medios y a la oposición y se refirió a la negociación con el FMI. Dejó de lado el tono moderado, que utilizó en buena parte de la campaña antes de las PASO.

“Si algo es claro y lo pueden ver todos los días y más aún después del resultado electoral es el acoso mediático y del poder económico sobre el Gobierno es cada vez más fuerte. Néstor la llamó oposición destituyente, este acecho permanente que estamos soportando todos los días. Tenemos que salir adelante de la mano de nuestra gente, creyendo en nuestra gente y no dejando que nos impongan las formas y mucho menos en el Fondo (Monetario Internacional)”, señaló antes de pronosticar que el supuesto hostigamiento mediático será más fuerte después del 14 de noviembre. Un rato después diría que no hay lugar para más ajuste. “El pueblo no puede aguantar otro ajuste“, dijo. 

El hijo de la vicepresidenta insistió en que funcionarios del organismo y de Washington reconocieron haberle otorgado el préstamo a la administración de Mauricio Macri para financiar su reelección. “Y son tan ineptos que les prestaron US$ 44 mil millones y perdieron”, sostuvo en alusión al gobierno anterior y antes de recordar que su padre canceló la deuda con el FMI en 2005.

“Lo que está en juego es lo que votó la gente en 2019 (…) La gente no votó el plan del gobierno del FMI en 2019, votó en contra de ese plan que era lo que estaba haciendo Macri. Dirán que la gente votó a Macri, pero Macri no dijo qué iba a hacer. Fue una estafa electoral”, insistió. Detrás lo aplaudían el titular de ACUMAR Martín Sabbatella, el ex candidato a intendente Edgardo Depetris, la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza y el ministro bonaerense Andrés Larroque. Antes y después se escuchó en reiteradas oportunidades, entre las decenas de cánticos que entonaron los militantes, el nuevo hit camporista. “Esa deuda no la vamos a pagar, con el hambre de la gente no se jode nunca más”. La negociación con el organismo de crédito multilateral atraviesa la interna del Frente de Todos. El diputado criticó que la canción se hiciera noticia. “Primero los argentinxs, fuera el FMI”, rezaba una enorme bandera en una de las tribunas. 

Kirchner también pareció apuntar contra parte de la estrategia electoral oficialista. “Basta de hacer focus group. Es mucho más fácil. Hay que dar la discusión (…) No nos vamos a quedar callados. Queremos discutir, debatir y saber hacia dónde va nuestro país”, sostuvo antes de referirse al control de precios, que el Gobierno impuso esta semana. Kirchner citó el ejemplo al congelamiento de precios que efectuó el ex banquero y actual presidente Guillermo Lasso, en Ecuador, y evocó la crisis política que estalló en Chile en 2019. “El agotamiento de las sociedades ante el gobierno de las corporaciones es cada vez más notable, ahí es donde ciudadanos deben organizarse. Por eso instalan la anti-política”, reflexionó. “Lo más complejo empieza después del 14 de noviembre. 

También hubo un instante para la autocrítica. “En nombre del Frente de Todos vengo a pedirles disculpas, algunos tienen miedo. No pasa nada. Cómo se piensan que se ganó en agosto y en octubre de 2019”, preguntó Kirchner.

El líder de La Cámpora recién confirmó su presencia bien entrada la tarde. Hasta la noche anterior, sus colaboradores de confianza negaban su participación en el acto. Fue el mismo diputado, quien en 2016 empujó la creación de los ateneos militantes en toda la Provincia.

La organización que conduce el hijo de la vicepresidenta y las organizaciones de base habían evitado movilizarse en la previa de las PASO con la excusa de la pandemia. Este sábado se repitieron las consignas que ya se habían escuchado durante el plenario de la juventud del sábado anterior, cuando Cristina Kirchner habló en la ex Esma.

La dirigente de La Cámpora de Quilmes y candidata a diputada por la tercera sección, Berenice Latorre, fue la encargada de leer el durísimo comunicado de la jornada. “Estamos para decirle al FMI desde el Conurbano que no vamos a pagar la deuda a costa del hambre de los argentinos y las argentinas”, cargó en sintonía con los reclamos del kirchnerismo duro de la Plaza del 17 de octubre.

Los medios de comunicación, como resumiría Kirchner luego, fueron otro blanco de la mayoría de los oradores. “Acá estamos para decirle a Clarín, La Nación y a los medios hegemónicos que vamos a militar sin descanso para democratizar la palabra de una vez por todas en la Argentina”, señaló Latorre. Más lejos fue Julián Alvarez, ex viceministro de Justicia de Cristina Kirchner y candidato a concejal por Lanús. “Los medios le ponen mierda en la cabeza a los argentinos”, acusó. 

Máximo Kirchner en Lanús

Los actos en homenaje a Néstor Kirchner continuarán en los próximos días. Los referentes del Frente de Todos organizan una convocatoria con todo el músculo partidario para el 27 de octubre: Alberto Fernández sería el último orador. La presencia de Cristina Kirchner es una incógnita. Sugestivamente el nombre del Presidente casi no fue mencionado durante las casi dos horas que se extendió el acto de Lanús.

El amontonamiento de dirigentes del oficialismo y las celebraciones partidarias chocan con la estrategia sugerida por el consultor catalán Antoni Gutiérrez-Rubí, nuevo gurú de la Casa Rosada. Como contó Clarín, los dirigentes de la CTA de los argentinos Roberto Baradel y Hugo Yasky -tras criticar al Presidente el 17 de octubre- conversaron en la Casa Rosada  con otro camporista, Eduardo Wado de Pedro, para avanzar en un acto por otro aniversario del “No al ALCA”, cuando solo faltarán nada más que 9 días para la elección. En el tramo final de la campaña, los principales accionistas del oficialismo apuestan a su núcleo duro. 

LM

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados