alerta-por-la-meningitis:-la-oms-la-quiere-erradicar-en-diez-anos-y-en-la-argentina-se-vacuna-pocoSociedad 

Alerta por la meningitis: la OMS la quiere erradicar en diez años y en la Argentina se vacuna poco

“Con la pandemia por Covid-19, cayó la aplicación de vacunas del calendario obligatorio. La Argentina no se puede dar ese lujo de tener al 30% de los niños sin vacunar”, alertó el infectólogo Eduardo López durante una actividad previa a la presentación de la hoja de ruta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para poner fin en 2030 a la meningitis, una enfermedad que mata a unas 250.000 personas al año.

El jefe del departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez llamó a “pensar una campaña para recuperar los esquemas de vacunación” debilitados durante la pandemia y sugirió que el Estado refuerce la estrategia de vacunación con operativos que salgan a buscar a los chicos tanto en barrios como en escuelas.

A nivel global, la meningitis bacteriana, que es prevenible mediante la vacunación, tiene una alta tasa de mortalidad: uno de cada diez contagiados muere. La evolución es rápida. En menos de 24 horas desde la aparición del primer síntoma, puede llevar a un niño o niña sana a una terapia intensiva.

Además, la meningitis deja a una quinta parte de los afectados con secuelas graves a largo plazo, que pueden implicar una discapacidad permanente después de la infección. Por ejemplo, son frecuentes la amputación de miembros infectados, la hipoacusia, la ceguera y los daños neuronales que provocan dificultades en el aprendizaje.

El objetivo de la OMS con la vacunación es reducir los casos de esta enfermedad en un 50 por ciento y las muertes en un 70%. Foto Ignacio Blanco / Los Andes

La iniciativa de la OMS, en conjunto con 194 países, establece acciones para derrotar hacia 2030 a la meningitis bacteriana aguda, causada principalmente por las bacterias del Meningococo, Neumococo, Haemophilus Influenzae y Estreptococo del grupo B.

Los objetivos de la hoja de ruta mundial “Poner fin a la meningitis para 2030” son reducir mediante la vacunación los casos de esta enfermedad en un 50 por ciento y las muertes en un 70%, como así también disminuir las secuelas derivadas y mejorar la calidad de vida de quienes se enfermaron.

“Vacunas hay, pero el problema es que no se aplican”, afirmó López durante su presentación. Por ejemplo, “la cobertura para la vacuna a los 11 años para el meningococo, en 2019, no superaba el 30 por ciento” en la Argentina, afirmó.

La meningitis es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación de unas membranas denominadas meninges que recubren el cerebro y la médula espinal. Esta inflamación se produce habitualmente tras una infección ocasionada por virus, bacterias, hongos o parásitos que alcanzan al sistema nervioso central.

Los bebés de menos de 1 año tienen mayor riesgo de padecer la enfermedad.

Cualquier persona puede contagiarse meningitis pero los niños menores de 5 años, especialmente los menores de un año tienen mayor riesgo de padecer la enfermedad. Entre los lactantes, el 88 por ciento de los casos se dan antes de los nueve meses, señaló López y remarcó que es vital que la vacunación se realice de la manera más temprana posible.

Los síntomas son variables según la edad y pueden ser bastante inespecíficos, advirtió. Las primeras manifestaciones que pueden indicar meningitis son fiebre, náuseas, vómitos, diarrea, rigidez en la nuca, rechazo a la luz, irritabilidad y dolor de cabeza. Estos síntomas son distintos si se produce en un lactante o un niño más grande, adolescente o adulto.

“Hoy es una responsabilidad de todos nosotros que los niños en Argentina se vacunen contra los distintos agentes de meningitis. Todos tenemos un rol protagónico para cumplir con esta meta, el esfuerzo más importante en nuestro país es lograr mejorar las coberturas de vacunación. Este es el camino para poner fin a la meningitis en 2030”, comentó el infectólogo pediatra.

“No me gustaba salir a la calle”

En la rueda de prensa que se realizó en Argentina con motivo del anuncio de la OMS, participaron también la Dra. María B. Seoane, directora médica GSK Vacunas Argentina y Cono Sur, Paloma López Fabián, quien padeció una enfermedad invasiva por meningococo.

En 2003, previo a la incorporación de dos de las vacunas contra la meningitis en la Argentina, Paloma comenzó con fiebre elevada. Tenía dos años y medio cuando le cambió la vida. A las 12 horas, estaba internada en una terapia intensiva y tuvo que ser amputada de brazos y piernas.

“Hoy maquillo, hago surf y un montón de cosas, pero al principio, me costó abrir mi cuenta en Instagram porque me daba miedo la opinión del otro hasta que mi hermana me impulsó a salir adelante”, contó la joven, que estudia trabajo social y sube contenidos de maquillaje a las redes: “Me ayudó a salir a la calle en un momento en que no me gustaba hacerlo”.

López recordó que la Argentina atravesó dos epidemias de meningitis, en las décadas del 70 y de los 90, en la que vio fallecer incluso a hijos de los médicos que trabajaban en los hospitales. “Para mí como médico es una enorme frustración que haya un chico al que haya que amputar un miembro”, destacó y recordó que la vacunación es la única vía para combatir que eso siga sucediendo.

El calendario de vacunación en la Argentina

En Argentina, se producen alrededor de unos 200 a 300 casos de meningitis por año y alrededor de 25 muertes por año, según estimó Seoane, de GSK. Las vacunas en el calendario nacional son:

  • Haemophyius Influenzae B (vacuna quíntuple) entre los 2 y 6 meses de edad, con un refuerzo entre los 15 a 18 meses.
  • Neumococo, entre los 2 y los 4 meses, con un refuerzo a los 12 meses.
  • Meningococo cuadrivalente, entre los 3 y los 5 meses, con un refuerzo a los 15 meses.
  • Meningococo cuadrivalente, con una única dosis a los 11 años.
  • Meningococo B, solo para grupos de riesgo.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados