wado-de-pedro:-de-encabezar-una-ola-de-renuncias,-a-continuar-como-ministro-del-interior-¿que-paso-en-medio?Economía 

Wado de Pedro: de encabezar una ola de renuncias, a continuar como ministro del Interior ¿Qué pasó en medio?

El último miércoles, Eduardo “Wado” de Pedro puso su renuncia a disposición de Alberto Fernández. Dos días después, tras el reperfilamiento que el Presidente hizo de su gabinete, fue ratificado como ministro del Interior. ¿Qué sucedió en el medio?

El “Peronista kirchnerista“, como se define a sí mismo en su cuenta oficial de Twitter, fue el primero a nivel nacional en presentar su renuncia, a través de un comunicado de prensa. “Escuchando sus palabras del domingo por la noche, donde planteó la necesidad de interpretar el veredicto que ha expresado el pueblo argentino, he considerado que la mejor manera de colaborar con esa tarea es poniendo mi renuncia a su disposición“, expresó.

Luego, se desató una ola de renuncias por parte de una docena funcionarios afines a Cristina Kirchner, entre los que se destacaron los ministros de Justicia, Martín Soria; de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza; de Medio Ambiente, Juan Cabandié, y de Cultura, Tristán Bauer (Cultura), junto a las titulares del Pami, Luana Volnovich, y de la ANSES, Fernanda Raverta.

Por su parte, el mandatario se enteró del mensaje de De Pedro, uno de los integrantes de la cúpula de La Cámpora, mientras viajaba en helicóptero a José C. Paz para almorzar con Mario Ishii. Nadie le avisó.

Cuando volvió a su despacho, pasadas las 16.30, se encerró con su núcleo de asesores más cercanos hasta bien entrada la noche. Analizó cambios, hizo catarsis, recibió el llamado de gobernadores y sindicalistas y, antes de irse, ordenó bosquejar un hilo de tuits que, al final, publicó en su cuenta de Twitter. 

Eduardo “Wado” De Pedro junto a Alberto Fernández. Foto AFP.

Mientras, “Wado” avisó a los funcionarios y colaboradores de mayor confianza que había que mantener hermetismo, y se fue al Senado a reunirse con la vicepresidenta y Máximo Kirchner.

Durante la mañana del jueves, las oficinas del Ministerio del Interior en Casa Rosada permanecieron cerradas. Por su parte, el Presidente aprovechó para reunirse en la Quinta de Olivos con con los gobernadores de San Juan, Sergio Uñac, y de Tucumán, Juan Manzur, quien finalmente fue designado como nuevo jefe de Gabinete tras la recomendación de Cristina.

En paralelo, comenzaron a circular los rumores de que Fernández le aceptaría la renuncia a Wado, versión que luego fue desmentida por la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra.

En medio del hermetismo por parte del kirchnerismo, fue la propia vicepresidenta quien rompió el silencio cerca de las 19 del jueves a través de una carta, donde le recordó al Presidente que él mismo “quería que el Dr. Eduardo de Pedro fuera su jefe de Gabinete” y que ella fue “la que no estuvo de acuerdo”.

Por la noche, Alberto mantuvo en Olivos una larga reunión nocturna que siguió hasta la madrugada del viernes con sus ministros y funcionarios más leales, entre los que se destacaron el ahora Canciller, Santiago Cafiero; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y Vilma Ibarra.

Cristina Fernández de Kirchner junto a Eduardo “Wado” de Pedro.

Entrada la mañana del viernes, el mandatario anticipó la renovación del gabinete que estallaría por la noche: “Voy a ordenar el gabinete y terminar con esta discusión”.

Cerca de las 12.25, llegó en helicóptero a la Casa Rosada acompañado por Gustavo Béliz, su secretario de Asuntos Estratégicos. Dos horas más tarde, se hizo presente allí Juan Pablo Biondi, que había sido uno de los principales apuntados por Cristina y que, finalmente, presentaría su “renuncia indeclinable” como vocero presidencial. Al mismo tiempo, Cafiero abandonaba el edificio. Desde entonces, el hermetismo fue total.

Por su parte, Cristina se reunió en el Congreso con Wado de Pedro, cuya continuidad en el gabinete parecía terminada.

Tras diez horas de hermetismo total, Alberto abandonó la Casa Rosada a las 22.15. Tres minutos más tarde, desde el Gobierno confirmaron, uno por uno, los nuevos nombres del gabinete, así com también los desplazados (Felipe Solá, Sabina Frederic y Nicolás Trotta).

Además, se conocía que Roberto Salvarezza era el único al que le habían aceptado la renuncia al cargo de ministro de Ciencia y Tecnología. Es decir que, de Pedro, uno de los dirigentes en los que la vicepresidenta deposita mayor confianza, se mantenía en la cartera del Interior. Sin dudas, desplazarlo del cargo habría significado romper con uno de los principales aliados de Cristina, que finalmente obtuvo gran parte de los pedidos que planteó implícitamente en su carta. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados