flechazos.-el-museo-del-libro-y-de-la-lengua-lanza-un-concurso-de-cuentos-de-amorEconomía 

Flechazos. El Museo del Libro y de la Lengua lanza un concurso de cuentos de amor

Con el auspicio de Cupido, los narradores tienen una nueva oportunidad de poner a prueba su imaginación en un concurso de cuentos. En pareja, el Museo del Libro y de la Lengua y el Ministerio de Cultura de la Nación lanzaron el Premio Nacional de Cuentos de Amor “Silvina Ocampo. Amé dieciocho veces, pero recuerdo solo tres”, que toma su nombre de uno de los cuentos de madurez de Ocampo, incluido en Cornelia frente al espejo. Uno de los tres amados por la narradora del relato es un enano violinista: “Treinta años mayor que yo, tenía nueve hijos y una mujer que había recogido en un terreno baldío, sin documentos de identidad”. Que el nombre de una de las mejores escritoras de la literatura nacional no intimide a los participantes es la primera prueba a sortear.

La menor de las hermanas Ocampo será la musa inspiradora del concurso del Museo del Libro y de la Lenguaarchivo

Hasta el 27 de agosto, mayores de dieciocho años podrán enviar un cuento inédito de no menos de 1500 palabras y no más de ocho mil. Por amor, se repartirán $ 200.000, del siguiente modo: $ 100.000 para la persona ganadora del primer premio y $ 50.000 para el segundo y el tercer lugar. El jurado de destacados autores -aunque no precisamente cuentistas- está integrado por Gabriela Cabezón Cámara, la chilena residente el el país Cynthia Rimsky y Cristian Wachi Molina. Junto a los ganadores, se elegirán cuentos para una antología del cuento de amor que será publicada por la editorial de la Biblioteca Nacional. El 27 de septiembre se anunciarán los nombres de los ganadores.

BLACK OUT – María Moreno – Literatura
Random House

No es verdad que haya desaparecido el amor romántico: solo ha pasado a la clandestinidad y desde ahí habla hasta por los codos -se lee en la invitación hecha por la directora del Museo del Libro y de la Lengua, la escritora María Moreno-. El amor puede nacer en una letrina, en medio de una orgía, por wasap o en la cola del hisopado. Del miriñaque al barbijo, del velo a la sunga, en una celda estrecha o con distancia de protocolo, el corazón disparado sigue adelante más allá de la historia. El amor no siempre es más fuerte pero no para de contar. Y lo que cuenta no es privilegio de escritores y artistas: tode enamorade es capaz de adornar su lengua hasta volverla bella, imparable y desatada. Contanos tu cuento de amor. Hétero, torta, trans, platónico, animal, imposible, infernal, prohibido o superficial, zonzo o intelectual. Todos valen. Y encima hay premios”. Incluso en medio de su recuperación luego de un problema de salud que tuvo a inicios de mes, Moreno -como el amor- no descansa.

Rimsky se prepara para leer el aluvión de relatos que llegará en las próximas semanas. “El amor, qué raro, ¿no?, como tema de un concurso pero este no es cualquier concurso -dice a LA NACION-. Fue creado por nuestra María Moreno y eso abre o barre los límites, habilita a sacarle las normas, la conciencia, los modales, la lengua, las castañas, al amor , robarle el amor al amor para construir otras formas del amor, así como se construyen otras formas de escribir. Qué ganas de que lleguen textos que asombren incluso al amor”. La autora chilena presentará en octubre su libro La revolución a dedo -versión personal de un viaje a la Revolución sandinista en Nicaragua, cuando tenía veintitrés años- en la colección Mapa de Lenguas de Penguin Random House. En agosto, desde Chile arrribará a las librerías argentinas el libro de la feminista chilena Julieta Kirkwood, Escritos feministas, con prólogo suyo y publicado por Banda Propia Editoras.

Por su parte, Molina cuenta desde Rosario que, hace pocos días, un amigo aseguraba que el amor había sido desprestigiado por las diferentes hegemonías literarias. “Quizá tenga algo de razón -observa-. El concurso es la posibilidad de demostrar que se pueden escribir cuentos de amor contemporáneos, que es el gran tema de todos los tiempos, pero que resuena y vibra de una manera singular en el nuestro. Estoy convencido de que nos vamos a encontrar con cuentos que nos enamoren. Aunque enamorarse tiene sus riesgos, sus pros y sus contras. Stendhal escribió un tratado de ensayos, Del amor, en el siglo XIX, para curar el mal de amores. Spinoza, dos siglos antes, definía la pasión del amor como una alegría que potenciaba la acción humana. En esa ambivalencia, enamorarnos puede ser una aventura que nos haga hallar un tesoro o que nos traiga la desdicha. Por eso el amor es una máquina de narrar”. En los próximas días el autor cordobés radicado en Santa Fe presentará su nuevo relato, La Juanita, publicado por Baltasara.

Los resultados del concurso serán publicados el 27 de septiembre en los medios de difusión del Museo del Libro y de la Lengua y del Ministerio de Cultura y se notificará a las personas ganadoras y a las que sean seleccionadas para la publicación de la antología amorosa. Para leer las bases y condiciones, clic aquí.

Premio Itaú de Cuento Digital

Las Fundaciones Itaú de la Argentina, Paraguay y Uruguay, a través de la productora cultural UnaBrecha, convocan al certamen que busca estimular la escritura, promoviendo la multiplicación de los modos de escribir y leer, así como también contribuir la alfabetización digital. Por ese motivo, se invita a escritores emergentes a crear relatos con recursos digitales: hipervínculos, imágenes, sonidos, GIFs, videos y animaciones. Cuentistas de la Argentina, Paraguay y Uruguay pueden participar de la 11ª edición del Premio Itaú de Cuento Digital en dos categorías: una general, para mayores de 18, que cierra el 4 de agosto, y otra Sub-20, para estudiantes secundarios de hasta veinte años, que cierra el 24 de agosto. El jurado de esta edición está integrado por Pablo De Santis, el uruguayo Daniel Mella y el paraguayo Alejandro Hernández y von Eckstein.

En la categoría general, se entregarán premios de 2000, 1000 y 500 dólares a autores y autoras de los cuentos seleccionados, además de tablets para quienes resulten elegidos para formar parte de una antología. Y en la categoría Sub-20 se entregará una cámara deportiva de alta resolución al cuento destacado y una tablet a cada autor o autora de los cuentos que serán publicados en la respectiva antología juvenil. En ambas categorías, el primer premio solo se otorgará a un cuento digital.

Por otro lado, cada mención tiene sus propios premios (e-readers, auriculares, tablets, efectivo, publicaciones) y, en el caso de la escuela argentina con más relatos publicados, recibirá $ 200.000 para equipamiento multimedial. Habrá también premios para los docentes.

Este año se destacarán las siguientes menciones: “Aprendizaje entre Generaciones”, de la Unesco; “Derechos Humanos”, de la OEI; “Viviendo los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo por Paraguay; “Esther Kolonsky – No hay edad para transformar la realidad”, de Fundación Ashoka; “Una que sepamos todos y todas”; “Cuento Infantil” y “El cuento está servido”, del Instituto de Letras de Uruguay.

Más información en este enlace.

Conocé The Trust Project

Articulos relacionados