roland-garros:-la-rabieta-de-novak-djokovic-y-el-“no-nos-vamos”-del-publico-ante-el-toque-de-queda-sanitarioEconomía 

Roland Garros: la rabieta de Novak Djokovic y el “no nos vamos” del público ante el toque de queda sanitario

Con paso firme, Novak Djokovic está en las semifinales de Roland Garros. El número 1 del mundo jugó un encuentro muy sólido ante el italiano Matteo Berrettini, al que superó en el partido nocturno del miércoles por 6-3, 6-2, 6-7 (5-7) y 7-5, en 3 horas y 32 minutos de juego. Así, en las semifinales del Abierto de Francia, habrá otro capítulo del clásico entre el balcánico y Rafael Nadal, que más temprano derrotó a Diego Schwartzman en cuatro parciales. Djokovic no cedió ni una sola vez su servicio y apenas dos errores en el final del tie-break del tercer set le evitaron cerrar el partido con mayor anticipación.

Festejo para Novak Djokovic; el número 1 del mundo debió exigirse durante cuatro sets ante BerrettiniCHRISTOPHE ARCHAMBAULT – AFP

El encuentro tuvo un par de anécdotas: a las 22.55 locales, la organización del torneo envió a los vestuarios a ambos jugadores a modo de suspensión parcial, cuando estaban 3-2 en el cuarto parcial, ante la negativa de muchos de los 5.000 espectadores que habían visto el inicio del encuentro a abandonar la cancha para cumplir con el toque de queda impuesto por la pandemia, que entraba en vigor cinco minutos después. “Aquí nos quedaremos” y “pagamos para estar aquí”, cantaron decenas de los seguidores que acudieron al cotejo nocturno ante la obligación de dejar las gradas, aun cuando la función se había adelantado a las 20 locales, a fin de que se pudiera seguir lo más posible del espectáculo.

Luego, en un match-point favorable al serbio, Berrettini escapó de la derrota con un tiro ganador. Djokovic se dio vuelta, miró con furia hacia el lado que estaba su cuerpo técnico, e hizo el gesto de lanzar su raqueta con furia, aunque sin dejar escaparla, para luego patear uno de los paneles publicitarios al costado de la pista. Al concretar la victoria, gritó “Idemooooo (vamos, en serbio)”. Y luego contó: “Fue un rival muy difícil, un gran reto el de esta noche. El partido tuvo de todo, caídas, gente, quiebres, mucha intensidad y tensión todo el tiempo. Sentí que dejé pasar una gran chance de terminar el partido en el tercer set y no le quería dar más oportunidad. Por eso estaba muy estresado y bajo presión constante en mis juegos de saque, y la reacción del final fue para liberarme de toda esa tensión que crecía durante el encuentro”.

Djokovic se medirá el viernes con Nadal por las semifinales del Abierto de Francia de Roland GarrosMARTIN BUREAU – AFP

El del viernes el 58º enfrentamiento entre Nadal y Djokovic, un clásico que por ahora domina el serbio por 29 a 28, aunque el español tiene mejores números en París, donde busca su 14º título y el 21° Grand Slam de su carrera. El último partido entre ambos en París fue justamente la final de Roland Garros de 2020, en la que el español arrolló al número 1 del mundo en tres sets. Este año se cruzaron hace unas semanas en la final del Masters 1000 de Roma, también en polvo de ladrillo, y la victoria volvió a ser para el español, ahora por 7-5, 1-6 y 6-3.

En el ‘tie break’, los dos jugadores alternaron grandes golpes con errores clamorosos, por lo que todo hacía indicar que el set se decidiría por pequeños detalles y así fue. Con dos saques para llevarse el partido, Djokovic envió dos tiros a la red, y le dio la oportunidad a Berrettini de llevar el partido al cuarto set. Y el italiano no perdonó.

Pero cuando mejor estaba jugando el italiano, el juego fue detenido durante 20 minutos para permitir a los organizadores desalojar a los 5.000 espectadores de la Philippe Chatrier, con el objetivo de cumplir el toque de queda impuesto por la crisis sanitaria, que a partir de este miércoles pasó de las 21 a las 23 de París. El cuarto set era un calco del tercero, hasta que en el 12º juego, el italiano cometió varios errores no forzados, y le dio la posibilidad a Djokovic de cerrar el partido, lo que el serbio consiguió en el tercer intento.

LA NACION

Conocé The Trust Project

Articulos relacionados