como-en-marte:-cientificos-viven-en-un-volcan-en-hawai-con-trajes-espacialesSin categoría 

Como en Marte: científicos viven en un volcán en Hawai con trajes espaciales

En un entorno geológico activo y con trajes espaciales, un grupo de investigadores trabajan en el interior de los tubos de lava del volcán Mauna Loa en Hawai, un entorno con características similares a Marte. De esta forma, los integrantes del equipo HI-SEAS (Hawaii Space Exploration Analog and Simulation) buscan recolectar información vital para diseñar el equipamiento que utilizarán los futuros astronautas en su viaje al planeta rojo.

En una estación ubicada a 2500 metros de altura, los científicos trabajan desde 2013 durante días o meses bajo las mismas condiciones que enfrentaría un astronauta en una misión a Marte. Con el apoyo de la NASA y la Universidad de Hawai, durante estas misiones se utilizan trajes especiales con suministro de oxígeno. A su vez, los investigadores disponen de un suministro limitado de agua y se alimentan con comida deshidratada.

Además del aislamiento físico, la alimentación especial y las similitudes geológicas, los integrantes del HI-SEAS están conectados al exterior con un sistema de comunicación de alta latencia, con demoras de hasta 20 minutos, similar al tiempo de comunicación que hay en una comunicación entre la Tierra y Marte.

Los científicos, equipados con trajes y oxígeno, trabajan en los tubos de lava del volcán para recopilar experiencias e información necesaria para futuras misiones a la Luna y Marte

En estas condiciones, los integrantes del equipo realizan investigaciones en los tubos de lava del volcán, unas formaciones geológicas que podrían ser de utilidad para los futuros colonos de Marte. “Los trajes limitan mucho los movimientos y todo trabajo demanda mucho más tiempo. Este entrenamiento nos permitirá crear los mejores trajes para la exploración espacial en la Luna y Marte”, dijo Michaela Musilova, astrobióloga y directora del HI-SEAS.

Estas enormes cuevas en el volcán hawaiano emulna en gran parte el entorno que encontrarán los exploradores espaciales en las futuras misiones, como manipular objetos pequeños e instrumentos, pero con guantes gruesos y trajes protectores.

Con un diámetro de 40 y hasta 400 metros, los enormes túneles de lava en Marte y la Luna pueden llegar a tener una profundidad de hasta 900 metros. De esta forma, estas estructuras se transforman en una opción segura para construir las futuras bases para los primeros colonos.

Además de brindar una protección ante la radiación y los posibles impactos de meteoritos, los túneles de lava también podrían almacenar insumos necesarios para la supervivencia de los humanos, como agua congelada y minerales que pueden ser utilizados para fabricar combustible.

LA NACION

Articulos relacionados