moto-g30:-probamos-el-renovado-telefono-de-gama-media-de-motorolaTecnología 

Moto G30: probamos el renovado teléfono de gama media de Motorola

Durante todas sus generaciones y con diferentes matices, la familia de teléfonos Moto G de Motorola siempre sostuvo el equilibrio entre precio y prestaciones. En sus inicios, con una única versión disponible, y en los últimos lanzamientos con una amplia oferta de modelos según las preferencias de los usuarios. Sin alterar su gen distintivo, ahora Motorola renueva su denominación númerica con el nuevo Moto G30, una de las propuestas que la compañía ofrece en la Argentina, junto al Moto G100, para celebrar las diez generaciones de su línea de teléfonos de gama.

Dentro de la renovada generación de smartphones y con una nueva nomenclatura para la denominación de sus diferentes versiones, el Moto G30 es el modelo elegido por Motorola para el mercado local. Esta es la propuesta más alineada a la apuesta histórica de la compañía en el competitivo segmento medio de los smartphones.

Al menos en este acotado lanzamiento local con dos modelos, el Moto G30 le permite a Motorola ofrecer una propuesta integral para la gama media, sin marear al usuario en la búsqueda de una versión adecuada según la cámara, el procesador o la capacidad de la batería.

Dada la particular relevancia que tomaron durante los últimos lanzamientos, vale aclarar que el Moto G30 viene en caja con un cargador rápido TurboPower de 20 W. A su vez, Motorola mantiene en esta nueva generación de Moto G la costumbre de ofrecer una funda transparente de silicona, un accesorio protector útil que además permite apreciar el aspecto tornasolado del smartphone, un diseño original sobre la carcasa de plástico que cambia el tono del color según el ángulo de la luz. Está disponible en las opciones gris tornasol y lila pastel.

Con el equipo en mano, el Moto G30 es un modelo que mantiene las características heredadas de la gama media de Motorola, como el sensor de huellas dactilares localizado en el logo de la compañía en la parte posterior. También está presente el conector de audio en la parte superior, mientras que el puerto USB C se ubica en el otro extremo. En el margen derecho se ubica el control de volumen junto al acceso directo al asistente de Google y el botón de encendido, dos botones similares que suelen generar una confusión inicial sobre su uso. Nada que no se resuelva con el uso cotidiano.

La funda transparente de silicona deja lucir el color tornasolado Lila pastel del Moto G30

Equipado con la versión Android 11, Motorola vuelve a ofrecer un sistema operativo con agregados mínimos, donde solo se nota la presencia de My UX, la aplicación que permite personalizar la interfaz del teléfono. En su interior cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 662 de ocho núcleos, junto a 4 GB de memoria RAM, una configuración acorde comparado con las propuestas disponibles en el mercado local de los teléfonos de gama media. Se destacan los 128 GB de capacidad de almacenamiento que ofrece de base, ampliables a 512 GB mediante una tarjeta microSD.

El Moto G30 cuenta con una autonomía de uso que supera un día y medio con tranquilidad, una característica que se complementa de forma óptima con el cargador TurboPower de 20 W, que permite reponer la carga completa de la batería en unas dos horas. En este punto, la combinación de una generosa batería de 5000 mAh junto a un procesador como el Snapdragon 662 permite que el Moto G30 ofrezcan un rendimiento sin sobresaltos durante las pruebas realizadas con aplicaciones de redes sociales, navegación web y streaming de música.

Similitudes y diferencias con el tope de gama

El Moto G30 cuenta con el mismo sensor principal de 64 megapixeles, pero su cámara macro no tiene el aro de luz de su hermano mayor, el Moto G100

Una característica distintiva de los teléfonos de gama media está en ofrecer algunas prestaciones y características que están presentes en modelos más sofisticados, en ese juego de ofrecer de más, pero resignar en otros aspectos donde los fabricantes suponen que los usuarios de este tipo de smartphones no exigen.

De esta forma, se apela la atención en aspectos como una pantalla de gran tamaño y llamativa a simple vista, pero con menor resolución. También se suele ofrecer un sistema de fotografía con múltiples sensores, pero sin abarcar todas las prestaciones presentes en un teléfono tope de gama.

Para este caso, la comparación de referencia está con el Moto G100, el otro modelo que Motorola acaba de lanzar en la Argentina, donde el Moto G30 tiene la mitad de memoria RAM (4 GB contra los 8 GB de su hermano mayor) y un procesador menos potente (Snapdragon 662 vs Snapdragon 870). Además, vale aclarar que el modo Ready for, que permite utilizar el teléfono en pantallas más grandes como una computadora de escritorio, solo está disponible en el Moto G100.

El Moto G30 posee una amplia pantalla Max Vision de 6,5 pulgadas con una resolución HD+ de 1600 por 720 pixeles, con una relación de aspecto 20:9 y acompañado por un notch tipo gota para la cámara frontal de 12 megapixeles. Al momento de las comparaciones, la pantalla del Moto G100 es apenas más grande, de 6,7 pulgadas, pero con una resolución mayor, de 2520 por 1080 pixeles, y apela a dos agujeros para su doble cámara frontal de 16 y 8 megapixeles con gran angular.

Algo a tener en cuenta es que tanto el Moto G30 como el Moto G100 cuentan con una pantalla con una frecuencia de actualización de 90 Hz, una modalidad que ofrece animaciones más fluidas, pero también un mayor consumo de batería. Para las pruebas realizadas, el Moto G30 bajo el modo automático funcionó sin grandes impactos en el rendimiento de la batería en actividades de uso cotidiano poco exigentes, como navegación web, redes sociales y envío de mensajes de chat.

El Moto G30 posee cuatro sensores al igual que el Moto G100, e incluso ambos comparten el mismo sensor para la cámara principal de 64 megapixeles. Sin embargo, las diferencias vuelven a estar presentes en el resto de las cámaras: su gran angular de 118 grados es de 8 megapixeles, junto a los 2 megapixeles de la cámara macro y el lente de profundidad de 2 megapixeles. A su vez, graba video en 1080p a 30 o 60 cuadros por segundo, mientras que el Moto G100 puede registrar producciones 4K o 6K de 30 y hasta 60 cuadros por segundo.

El Moto G30 cuenta con la versión actualizada de la aplicación Cámara, disponible en su versión 3.0. Con una interfaz renovada y más simple, permite acceder de forma rápida a las diferentes modos de procesamiento de imágenes basados en la tecnología Quad Pixel de Motorola, como el modo Night Vision para realizar capturas de imágenes en ambientes de poca luminosidad. Al igual que el modo de ultra resolución, este es un tipo de captura que requiere sostener el teléfono de forma firme durante unos pocos segundos, ya que el dispositivo procesa la imagen para obtener el mejor resultado. Por su parte, el gran angular permite registrar capturas con un área de visión cuatro veces más amplia comparada con el modo de fotografía normal.

En línea con los sucesivos desarrollos de la compañía en modelos previos, está disponible el modo Retrato, que permite un desenfoque selectivo. También se encuentra el sensor macro, que permite capturar imágenes especiales con un gran nivel de detalle a poca distancia. En este punto se vuelve a notar el linaje del Moto G30, ya que la cámara macro no posee el aro de luz, que sí está presente en su hermano mayor.

Dentro de su renovada línea de teléfonos Moto G, la compañía decidió acotar su lanzamiento al mercado argentino con dos modelos puntuales, uno enfocado más en la frontera de los smartphones tope de gama con el Moto G100, y otro con el típico ADN de gama media de Motorola con el Moto G30. Es un modelo que, bajo una mirada estricta, deja de lado algunas funciones complementarias que pueden ser valiosas para algunos usuarios. En pos de priorizar un precio competitivo, se puede señalar la ausencia de NFC (útil para validar las cargas de la tarjeta de transporte SUBE) o falta de protección contra agua y polvo (solo ofrece un diseño repelente al agua).

A su favor, el Moto G30 ofrece una muy buena configuración técnica, con una equilibrada configuración de procesador, RAM y almacenamiento, junto a una pantalla de 90 Hz y una gran autonomía de uso. También mantiene la vara alta con las prestaciones de fotografía digital, con puntos en común con el modelo más completo de Motorola. Si a esto se le suma un precio sugerido desde 30.000 pesos y diversas opciones de financiación según el medio de pago y plataforma de venta, el Moto G30 se posiciona como una muy buena propuesta para los usuarios que requieren renovar su teléfono de gama media.

Articulos relacionados