la-reaccion-de-los-famosos-luego-de-que-se-habilitaran-las-clases-presenciales-en-la-ciudadEspectáculos 

La reacción de los famosos luego de que se habilitaran las clases presenciales en la Ciudad

Algunas figuras como Florencia Peña, Gonzalo Heredia y Luciana Salazar se refirieron al dictamen y mostraron su postura respecto.

Sus comentarios hicieron hincapié en las diferencias entre el gobierno nacional y el porteño. (Foto: Instagram / gonzaloezequielheredia / salazarluli / flor_de_p / diegobrancatelli)

La Justicia de la Ciudad de Buenos Aires se expidió este domingo de forma unánime a favor de los amparos presentados por dos organizaciones civiles para que haya clases presenciales en el distrito porteño. Luego de que el dictamen se conociera alrededor de las 19:00, varios famosos se hicieron eco de la noticia y mostraron su postura respecto a un veredicto que reaviva las diferencias entre el gobierno porteño y Nación.

// María Julia Oliván y la reacción de su hijo ante la suspensión de clases presenciales: “Se tiró al piso y se puso a llorar”

Uno de lo primeros en emitir un comentario fue Gonzalo Heredia, quien describió de una forma muy particular las idas y vueltas entre las gestiones del presidente Alberto Fernández y las del jefe porteño Horacio Rodríguez Larreta. “Son mamá y papá peleando en la cocina mientras uno te dice hace tal cosa y el otro te dice hace tal otra”, ironizó. Luego, el actor siguió con ese mismo tono e hizo una referencia al recital que brindó la banda del Indio Solari en la noche del sábado: “¿A qué hora tocan los fundamentalistas del sistema educativo?”.

Otra de las que describió la situación que confronta a dos espacios políticos en medio de la pandemia fue Florencia Peña, que tuiteó: “(Federico) Fellini se está retorciendo en este momento”. Y. minutos más tarde, sentó su posición: “Mis hijos hace unos días que no van a la escuela. Y no van a ir porque entiendo que estamos en un momento crítico y que la salud esta por encima de 10 días por zoom. Un pequeño aporte para que a nadie le falte nunca una cama o un respirador”.

En ese sentido, el periodista Flavio Azzaro fue uno de los que abonó a la polémica con un comentario incendiario sobre la actitud de los padres que reclaman la presencialidad. “La mayoría no tiene idea de lo que hacen los chicos en el colegio y lo que les enseñan, quieren clases porque no se bancan a los hijos en las casas. Les dan la tablet para callarlos. Por eso quieren clases presenciales. No se los fuman. ¡Recién ahora valoran el laburo docente!, sostuvo.

// Fede Bal contó que congeló esperma cuando le diagnosticaron cáncer: “Podía quedar estéril”

Y añadió: “No obstante esto, Alberto Fernández dijo burradas cuando comunicó las restricciones. Lejos estoy de querer suavizar lo mal que comunica el presidente. En lugar de explicar correctamente, responsabiliza a los médicos. Y a los comerciantes no les tira un centro tampoco. Ni los piensa.”

Quien también dio su opinión al respecto fue Diego Bracatelli .”¿Un fallo municipal está por encima de un decreto presidencial?”, se preguntó el panelista de Intratables (América). Minutos después, agregaría: “En vez de invertir el tiempo en pensar y proponer medidas para bajar la circulación (es decir, contagios) el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se revela ante el gobierno Nacional y desacata un Decreto Presidencial. Es grave lo que acaba de hacer. Esto entra en un terreno tristemente peligroso. Una pena tanto egoísmo”.

Por su parte, Luciana Salazar no sentó una posición pero sí describió los vaivenes en torno a la escolaridad. “El país que juega a la Oca constantemente”, retrató.

// Lo que tenés que saber de Pachu Peña, el cadete y administrativo contable que se transformó en la alegría de los argentinos

La decisión de habilitar la presencialidad en las escuelas la tomó la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo, integrada por los jueces Marcelo López Alfonsín, Laura Alejandra Perugini y Nieves Machiavelli. El Poder Ejecutivo nacional no puede recusar, por no formar parte del caso. La decisión alcanza a 2359 unidades educativas que agrupan a una población de 600.000 alumnos.

Articulos relacionados