mientras-neuquen-esta-en-el-pantano-del-conflicto,-el-periodismo-vive-amenazadoSociedad 

Mientras Neuquén está en el pantano del conflicto, el periodismo vive amenazado

Cuando se vive un conflicto intenso, como el que está atravesando Neuquén, no hay que perder de vista los daños colaterales. Uno de esos daños, más allá de los bloqueos de ruta, desabastecimiento, situaciones de violencia potenciales o ya desencadenadas, es el que se le ha hecho al periodismo, en la semana que pasó.

Emisoras que estaban al aire dejaron de estarlo por una acción violenta. Fue ejercida por el sindicato ATE, justificado en una presunta venia que le daría el derecho de una acción civil. Esa «acción civil» fue irrumpir en el predio donde estaban instalados los equipos de las radios, destruirlos al desconectarlos, cargarlos en una camioneta e intentar llevárselos.

Fue la policía, que miró lo que estaba pasando. Lo primero que se le ocurrió al comisario a cargo del operativo, fue esposar al periodista Agustín Aguilar, que estaba narrando lo que sucedía en vivo, por el canal 24/7 y la radio AM 550.

La semana cerró con ese hecho impune. Sin que el Estado, que tiene el deber de garantizar la libertad de expresión y de prensa, dijera una, una sola palabra, al respecto. El periodismo neuquino vive amenazado. Bajo presión de los grupos de poder. Extorsionado económicamente. La cháchara democrática disfraza esta realidad, que hace años existe. Nos hemos acostumbrado a tolerarla, disimularla, hacer como que no existe.

Pero ya no. El fin de esa situación ha llegado. No se escondan más detrás de sus presuntuosos escritorios brillantes. Si no hay plena libertad de prensa, no hay democracia.

Articulos relacionados