comienza-el-super-rugby-australiano:-por-que-juega-un-papel-decisivo-en-el-rugby-argentinoDeportes 

Comienza el Super Rugby australiano: por qué juega un papel decisivo en el rugby argentino


Tomás Lezana, jugador de Western Force. Allí comparte equipo con otros argentinos como Santiago Medrano, Tomás Cubelli y Domingo Miotti. Crédito: @westernforce

¿Transición o nueva era? Lo que ocurra con el Super Rugby australiano que comienza este viernes impactará en el rugby mundial, y particularmente en el rugby argentino. Porque hay seis jugadores de los Pumas involucrados, pero especialmente porque la restitución en un futuro del Super Rugby tradicional dependerá de cómo se desarrollen tanto este certamen como su par neozelandés.

Además, en el Super Rugby AU 2021 los australianos profundizaron todavía más los cambios reglamentarios tendientes a hacer el juego más ágil que ensayaron el año pasado, y que World Rugby mira de reojo para ver si los traslada al resto del mundo.

El certamen se abre a las 3.45 de la madrugada argentina con el clásico entre Queensland Reds y New South Wales Waratahs, en el Suncorp Stadium de Brisbane. Luego, a las 5.55, Western Force recibe a los campeones Brumbies en Perth. Los Pumas Santiago Medrano y Tomás Lezana serán titulares y Tomás Cubelli suplente en el conjunto local, que también tiene en el plantel a Domingo Miotti.

Melbourne Rebels, que cuenta con Lucio Sordoni e Ignacio Calas (dos que estuvieron en el plantel de Mario Ledesma en el Tri-Nations 2020), tendrá fecha libre.

Luego de la disolución de Jaguares a partir de la cancelación del Super Rugby tradicional, con equipos de Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Japón, los jugadores argentinos comenzaron a buscar nuevos horizontes. Inglaterra y Francia fueron los destinos más recurrentes, pero apareció Australia como un mercado tentador. El beneficio es mutuo: los argentinos se mantienen en un nivel competitivo muy superior al que ofrece la opción local (la Superliga Americana) y Australia se beneficia con jugadores con experiencia internacional en procura de elevar la calidad de juego.

El rugby australiano atraviesa una de las peores crisis de su historia, y el bajo nivel de sus franquicias profesionales es una de las principales causas. Sometido por la superioridad de los neozelandeses (y en menor medida por los sudafricanos y hasta los Jaguares, que ganaron cada vez que jugaron en Australia), ve cómo el público se vuelca cada vez más al Rugby League, que lo supera ampliamente en popularidad, y al Aussie Rules (fútbol australiano).

Finalizado el contrato con Fox, Rugby Australia debió conformarse con un nuevo acuerdo mucho menos lucrativo con la cadena Nine, además de la plataforma Stan para streaming online. A favor: Nine emitirá los partidos por televisión abierta, por lo que llegará a más público y, se espera, aumentará su popularidad.

También con ese objetivo es que Australia está ensayando algunos cambios reglamentarios, muchos de los cuales son tomados directamente del Rugby League. La mayoría habían sido adoptados en 2020, como que el line-out es a favor si la patada es en campo propio y sale más allá de la línea de 22 (o desde adentro de las 22 y sale en terreno rival) y pica antes, o como el drop desde la línea de in-goal que reemplaza a muchos casos de scrum-5. Ahora se sumó un máximo de 30 segundos para hacer las salidas de mitad de cancha (con penalidad de free-kick) como en el seven y la implementación del Try de Oro en caso de empate. Además, los árbitros fueron instrumentados para que agilicen la salida de la pelota en los rucks (cinco segundos máximo) y a evitar los reseteos en los scrums.

Como en 2020, el certamen se jugará a dos ruedas, ida y vuelta todos contra todos. El primero de la etapa regular pasará directamente a la final y el segundo y el tercero jugarán un playoff. Reds aparece como la mayor amenaza para bajar a Brumbies, el mejor equipo australiano de los últimos cinco años. Waratahs terminó el certamen pasado mostrando buenos progresos con un plantel joven y promisorio. Rebels y Force cuentan con el impacto de los argentinos.


El argentino Ignacio Calas jugará en Melbourne Rebels junto a su compatriota Lucio Sordoni Crédito: @MelbourneRebels

Una semana más tarde comenzará el Super Rugby Aotearoa, la versión neozelandesa, mucho más fuerte que la australiana. Las negociaciones por hacer un gran Super Rugby transtasmánico con sus vecinos de Nueva Zelanda fracasaron. El certamen integrado quedó reducido a seis fechas (cinco de clasificación y la final). Allí, acaso, pueda estar la chance de la reinserción de los Jaguares en un futuro (se habló en un momento de incorporar a un sudafricano y al campeón de la Superliga Americana). Para eso falta mucho, y no depende sólo de lo que ocurra con la pandemia. La incidencia del Super Rugby AU 2021 también será decisiva.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados