En Guernica ahora el condicionante del desalojo es la lluvia y el barroPolítica 

En Guernica ahora el condicionante del desalojo es la lluvia y el barro

¿Quién es responsable de un eventual tercer aplazamiento del desalojo de las 100 hectáreas ocupadas ilegalmente en Guernica?. La lluvia. En apariencia, la fuerza de la naturaleza, en apenas cuatro días, tendrá más fuerza que una orden avalada, desde casi dos meses, por fiscales, juez y Cámara Penal de La Plata.

El miércoles vence el plazo. El último tramo de lanzamiento comenzó el 15 de octubre.

Ya hubo dos prórrogas pedidas por el Ejecutivo provincial. Axel kicillof declaró que la toma “es ilegal”. También el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés “Cuervo” Larroque. En el juzgado N° 8 de Cañuelas sostienen que la “orden está firme”. Es competencia del ministerio de Seguridad bonaerense la evacuación de un número indeterminado de familias. Sergio Berni, a cargo del área, se pone a resguardo: “Estoy esperando indicaciones”. ¿De quién?. Las tres instancias judiciales ya emitieron dictamen por el desalojo.

Pero, allí surge la primera cuestión. El lanzamiento judicial debe realizarse en condiciones ambientales óptimas. El temporal resultaría una barrera. Los terrenos están totalmente anegados. Previsible. Es un humedal natural. Un bañado. Hasta allí llegan los desplazamientos de personas sin recursos. Tanto como los desarrolladores de barrios cerrados que altean los lotes para viviendas de clase media. De hecho, parte de esos terrenos fueron adquiridos para un emprendimiento inmobiliario.

Pero el abordaje no es la planificación urbana. Ni siquiera la política poblacional de las últimas décadas: en el Gran Buenos Aires vive el 70% de los habitantes de la Provincia. En sólo 1,8 % del territorio total. Un elefante dentro de una caja de zapatos. El punto, ahora, es la autoridad de la Justicia y el poder de fuerza del Estado para cumplir con un mandamiento legal. Es una situación que, con las especificidades de cada caso, se reedita en Mascardi y el Poyen, en Bariloche. Por cuerda separada, en el litigio de la familia Etchevere, en Entre Ríos, que involucró al dirigente Juan Grabois, del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE).

El agua ayuda a disimular la imperfección operativa, ajustada a la ley. El pronóstico meteorológico no es muy auspicioso. El fin de semana viene con nubes cargadas. El lunes aún presupone un fangal. Si el martes alumbra como día diáfano, Berni tendrá 48 horas de compleja tarea. El cielo será el único espacio despejado. En el barro terrenal de Guernica hay un grupo que resistirá el lanzamiento. Conforman una pinza entre agrupaciones políticas y revendedores de terrenos que involucran hasta barras de clubes del sur del Conurbano. Socios, con diferentes objetivos, para sostener el afincamiento en el lugar.

Larroque identifica a los primeros como integrantes del Polo Obrero, Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), Libres del Sur y la Corriente Darío Santillán, entre otros. A los revendedores les dispensa un carácter casi de mercado: “Defienden intereses económicos”, dice el funcionario.

Según el ministro, hay 650 familias que aceptaron abandonar el predio voluntariamente. Representarían el 80% de los ocupantes ilegales. Los grupos del trotskismos que encabezan la rebeldía aseguran que son un millar los que permanecen. El primer censo no pudo ser terminado por el mal tiempo. Fue parcial porque no establecía, por ejemplo, la procedencia de cada ocupante. Varios fueron trasladados de distritos vecinos como Almirante Brown, Quilmes y La Matanza. El segundo debía terminarse esta semana, pero concluyó brevemente por la tormenta.

Como no hay una perimetral de seguridad de la Policía, “para evitar episodios no deseados”, nadie controla rigurosamente el ingreso de gente.

Aquellos que se retiraron por propia voluntad, según el ministerio de Desarrollo, recibieron ayuda de materiales de construcción para la ampliación de ambientes donde residían antes de la usurpación, otros subsidios de hasta 50.000 pesos y también 15.000 pesos para el alquiler temporario, Los menos fueron alojados en albergues hasta la solución definitiva.

¿Qué pasará con las personas que resisten?. El gobierno se espanta con la palabra represión. “Están esperando que haya una víctima”, advierten en las cercanías de la Gobernación. Otra vez, es la misma pulsión entre la Justicia, los Estados y los usurpadores de inmuebles en situaciones de inequívoca violencia. La usurpación prevista en el artículo N° 181 del Código Penal presupone un acto violento de enajenación de un bien. 

La toma de tierras más grande de la Provincia, en la localidad de Los Hornos, en La Plata, es un símbolo de esa ambivalencia de los poderes públicos. Son 150 hectáreas, en el antiguo Club de Planeadores donde un millar de personas permanecen desde enero. Todo ante la mirada y despliegue de la Gendarmería. La orden de desalojo está suspendida. También es sobre un humedal que presupone catástrofe ante la furia de un temporal como en abril 2013 en la capital provincial, donde hubo casi un centenar de víctimas fatales.

Guernica tiene tres meses y seis días de vigencia. Conforma un desafío judicial. Además de un muestreo social. Este viernes, una comisión de Mujeres de Guernica, con la logística de las organizaciones mencionadas, denunciaron estar pasando “momentos desesperados “. “La lluvia no aflojó, volvió el frío y estamos casi a la intemperie, con lo poco que nos quedaba arruinado todo por el agua, sin lugar seco donde estar”, fue la queja.

Paradojas de la miseria que no perdona. Esa misma lluvia que las lleva al padecimiento extremo, también es el elemento que asiste sus permanencias. Aunque sea por unos días más. El dictamen del juez Martín Migue Rizzo determina que no podrá desalojarlas “ante condiciones climáticas adversas”.

“No vamos a pedir prórroga”, insisten en el gabinete de Kicillof.

Esto es, hasta la última luz del día del miércoles, Berni debe proceder. Según la resolución judicial, “se podrá otorgar la facultad al agente fiscal de recurrir al auxilio de la fuerza pública, que deberá realizar el procedimiento con el mayor cuidado de la integridad de las personas que ocupen el predio y de los bienes y recurrir al uso de la fuerza en caso en que resulte indispensable y en la menor medida posible”.

El proceso de desalojo involucra tres fiscales. Una forma persuasiva y de corresponsabilidades sería que los titulares de las fiscalías, el magistrado, Berni, y el jefe de la Policía, Daniel García, se constituyan en el lugar para garantizar las formas y el cumplimiento de la orden.

No lo evalúan por el momento. Mientras, Berni dice estar “esperando indicaciones”.

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados