Villegas documenta la labor del CETC, “una institución ejemplar”Espectáculos 

Villegas documenta la labor del CETC, “una institución ejemplar”

Villegas hace foco en el trabajo del CETC

El cineasta Juan Villegas, uno de los nombres clave del denominado Nuevo Cine Argentino, estrenará el jueves en la plataforma Puentes de Cine su sexta y más reciente obra: el documental “Los trabajos y los días” acerca del Centro de Experimentación del Teatro Colón (CETC), espacio al que define como “una institución ejemplar”.

Durante una entrevista con Télam, Villegas exaltó al CETC “por darle un lugar central (nada menos que el Teatro Colón) a propuestas artísticas que suelen estar relegadas porque no apuntan a la masividad y requieren del público una atención y una apreciación particulares”.

“Me interesa ese lugar de un espacio oficial que forma un público, que al mismo tiempo es fiel pero exigente, y que también es formador de artistas”, insiste el realizador acerca de su nueva exploración.

La nueva película del también autor de “Sábado” (2001), “Los suicidas” (2005), “Ocio” (2010), “Victoria” (2015) y “Las Vegas” (2018), retrata la preparación para el estreno de una obra en el CETC a lo largo de una semana porque, explica, le gusta mucho “observar a la gente que trabaja”.

Mi mirada es la de un curioso, la de alguien que mira para tratar de entender, pero que tiene la sospecha de que ahí hay algo interesante.

Juan Villegas

“Cualquier oficio y cualquier tarea -postula- merecen ser filmados y me resultan muy atractivos. A partir de eso, sentía que la mejor manera de dar cuenta de lo que es el CETC era mostrar todo el trabajo que hace falta para que finalmente una obra llegue al público. Es algo que el público nunca ve y me parece que siempre es interesante que una película revele algo oculto”.

Télam: ¿Cuál es tu vínculo con el Centro de Experimentación del Teatro Colón?
Juan Villegas: No tenía un vínculo previo con el CETC, salvo haber asistido, como espectador, un par de veces. Pero no era un visitante asiduo y no soy para nada un experto en música y ópera contemporánea. Mi mirada es la de un curioso, la de alguien que mira para tratar de entender, pero que tiene la sospecha de que ahí hay algo interesante.

T: En el documental aparece la figura de Gerardo Gandini (NdR:primer director del CETC), se tributa a un filme de Rafael Filippelli y entre las voces se escucha la de Beatriz Sarlo ¿Cómo dialogaron esos personajes con la película que te planteaste hacer?
JV: Gandini es una figura inevitable si queremos pensar la música contemporánea y la existencia del CETC. Además, era alguien que, sin resignar un milímetro de integridad artística, pudo vincularse con la música popular. Eso también me parece interesante. Por eso suenan en la película sus versiones, muy personales y casi inidentificables, de tangos muy conocidos. Las imágenes de Gandini, que aparecen en el prólogo y en el epílogo, pertenecen a “Esas cuatro notas”, una película que filmó Filippelli hace ya varios años. Y yo sentía que mi película se espejaba con la de Rafael, que también muestra el proceso creativo de una obra y también está filmada en el Colón. Por otro lado, la siento como una manera de homenajear a Filippelli, que es un director al que admiro, del que soy amigo y al que considero un maestro. La participación de Beatriz permitía tener una reflexión muy lúcida sobre el rol del CETC en la cultura de Buenos Aires, desde un doble rol: como espectadora frecuente y oyente de música contemporánea, pero también como intelectual que saber analizar los impactos culturales.

T: ¿De qué manera se inscribe “Los trabajos y los días” en tu obra cinematográfica?
JV: De alguna manera, se relaciona con “Victoria”, mi otro largometraje documental, porque en ambos la música es protagonista (en aquel caso sobre la vida de la cantante Victoria Morán). En el caso de “Victoria”, se trataba de una artista que yo admiro y ya conocía antes de filmar y por eso se enfocaba en ella. Pero más allá de eso, siento que en estos últimos años me he sentido más liberado para apostar a distintos formatos. No me gusta hacer una y otra vez la misma película. Ni siquiera me gusta repetirme en estilo o género. “Los trabajos y los días” se filmó prácticamente al mismo tiempo que “Las Vegas” y son películas casi opuestas. Me interesa eso, diversificarme. De hecho, ahora también me estoy volcando mucho a la escritura. Esta semana se acaba de publicar un libro digital, “Una estética del pudor”, que tiene muchos elementos autobiográficos, pero está centrado en las figuras de Raúl Berón y Aníbal Troilo.

T: ¿Cómo decidiste el estreno a través de Puentes de Cine?
JV: Yo tenía pensado estrenar en abril en el Centro Cultural San Martín, pero la pandemia me hizo cambiar los planes. Puentes de Cine lanzó una convocatoria y así fue que decidí presentar esta película y terminó siendo elegida. Y estoy muy contento de estrenar ahí. Siento que allí se está generando un lugar muy claro en relación a encontrar una forma de estrenar y dándole un tratamiento personalizado a un tipo de películas que no solían llegar al público.

T: ¿La posibilidad del estreno por plataformas es algo ligado a “Los trabajos y los días”, al contexto o a lo que creés que se viene para el cine?
JV: Yo sigo pensando que el lugar ideal para ver películas es una sala de cine. Y creo que eso va a sobrevivir. De hecho, creo que cuando salgamos de la cuarentena y la gente se sienta segura, va a haber muchas ganas de volver a ir al cine. Eso no va a morir. Pero sí me parece que está bueno que surjan plataformas digitales que tengan una lógica de exhibición para el cine de autor, tanto el argentino como el extranjero. Creo que todo puede convivir.

T: ¿Estás trabajando en una nueva película?
JV: Estoy desarrollando una adaptación de la novela “Los vecinos mueren en las novelas”, de Sergio Aguirre. Es un policial, a la inglesa, como un relato de Agatha Christie. Es algo muy nuevo para mí, en lo que estoy muy entusiasmado. Y también estoy desarrollando una serie documental acerca del Mundial 78.

Articulos relacionados