Uno por uno, cómo rindieron los cuatro argentinos del duelo PSG-AtalantaDeportes 

Uno por uno, cómo rindieron los cuatro argentinos del duelo PSG-Atalanta

Lionel Scaloni debe haber mirado con mucha atención el duelo entre PSG y Atalanta, en Lisboa. Fueron cuatro los argentinos que disputaron el primer cruce de cuartos de final de la Champions League (Mauro Icardi, Leandro Paredes, Alejandro Gómez y José Luis Palomino) y las conclusiones del entrenador de la Selección seguramente no fueron buenas, tanto por los pobres rendimientos o por los escasos minutos de juego de algunos.

A nadie puede sorprender a esta altura la apatía que demuestra Icardi dentro del campo. Al delantero se lo toma o se lo deja. El entrenador francés Thomas Tuchel lo eligió y colgó al uruguayo Edison Cavani, que descansa en un campo en su pago chico, Salto.

Icardi, un muy bien culminador de jugadas, no toca la pelota porque no le interesa. Vive del gol y necesita el área para respirar. El resto de los aspectos del juego parecen importarle poco, aunque ayuda mucho cuando el equipo se repliega, tomando al volante central rival, o en las pelotas paradas en contra.

Mauro Icardi salta detrás del arquero Sportiello.
Foto EFE

El ex Inter volvió a tener una actuación discreta. Se conectó poco con Neymar, que la rompió jugando de enganche. Es cierto que Icardi estuvo muy recostado por la derecha y siempre le quedó lejos el arco. Fue reemplazado a los 32 minutos del segundo tiempo por Eric Choupo-Moting, que armó la jugada del primero y anotó el segundo. ¿Le ganará el puesto de cara a las semifinales?

Paredes jugó los últimos 20 minutos y pudo mostrar su categoría en un pase gol a Mbappé. La suplencia del ex Boca debe preocupar a Scaloni. No fue titular aún cuando el PSG no pudo contar con el suspendido Angel Di María y el lesionado Marco Verrati.

Tuchel optó por Ander Herrera y Gueye como interiores para relegar al mediocampista de la Selección. De todos modos, fueron buenas las pocas participaciones que tuvo.

Papu Gómez no jugó bien. A todo Atalanta le quedó un poco grande el partido: fue una sombra del equipo que deslumbró al mundo. Es cierto que perdió de manera increíble en los últimos minutos, pero mereció la derrota.

Papu Gómez fue reemplazado con una molestia por Ruslan Malinovskyi.
Foto EFE

El argentino, que se paró como enganche, participó poco y salió con una molestia en la segunda parte. La mejor suya fue un pase a la cabeza de Hateboer, que definió débil y se encontró con la respuesta de Navas. El ex Arsenal y San Lorenzo no se pudo poner el equipo al hombro, tal vez por la molestia muscular.

Palomino entró para defender el 1-0 y pudo hacer poco. Ingresó como stopper por izquierda y perdió casi todos los mano a mano. Fue amonestado rápidamente y cerró mal en el gol de Choupo-Moting. Tuvo un cierre milagroso ante Mbappé, similar al de Mascherano a Robben en el Mundial de Brasil. 

HS

Mirá también

Mirá también



TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados