Champions League. Neymar, con fútbol y carácter, le dio a Paris Saint Germain la clasificación que le debíaDeportes 

Champions League. Neymar, con fútbol y carácter, le dio a Paris Saint Germain la clasificación que le debía


Pura felicidad, Neymar se cuelga del abrazo de Choupo-Moting, autor del gol del 2-1 a Atalanta Fuente: Reuters

Tres temporadas atrás, Neymar fue el emblema de Barcelona en el 6-1 que sacó a París Saint Germain de los octavos de final de la Champions League, aunque el póster de esa victoria heroica en el Camp Nou haya sido la imagen de Lionel Messi subido a un cartel de publicidad. Sus allegados cuentan que el brasileño advirtió que, si lo hecho esa noche no alcanzaba para ser más considerado que Leo, no lo conseguiría nunca. Aunque son amigos, los egos nunca quedan de lado.

Más de tres años después, en medio de la inmensidad de un estadio vacío, Neymar se encargó de llevar a PSG adonde nunca había llegado en su historia: las semifinales de una Champions. El brasileño puso todo el fútbol y carácter que lleva adentro. Se vació como un crack en un partido que no daba segundas oportunidades, de los que marcan la temporada. No se desanimó ni cuando Atalanta se puso 1-0, ni cuando el equipo italiano ensayó una resistencia que a los 44 minutos del segundo tiempo lo tenía a un palmo de una victoria épica.

Neymar, el abanderado

Neymar no permitió que la encantadora historia de Atalanta tuviera otro capítulo de ensueño. No lo hizo con un rendimiento perfecto, ya que estuvo torcido para la definición en sus seis remates. De uno de esos disparos mordidos llegó el empate de Marquinhos. Lo suyo fue más allá: fue el alma de este PSG, al que la inversión qatarí de 1800 de euros desde 2011 no lograba quitarle el aire indolente y derrotista que lo impregnaba en las grandes citas europeas.

Neymar dotó a PSG de otro espíritu. ¿Y por qué no lo hizo antes? Porque su estancia en las cercanías de la Torre Eiffel también estuvo signada por la fatalidad. Debido a las lesiones en sus tobillos, el brasileño quedó afuera de las dos eliminaciones anteriores en la Champions: contra Real Madrid en 2018 y ante Manchester United en 2019. Frente a Atalanta quedó en claro que Neymar es indispensable, tanto como lo que pueda aportar Mbappé, que sale de una lesión e ingresó en la última media hora para terminar de abrir a la abrumada defensa de Atalanta.

El empate de Marquinhos

En el estadio lisboeta Da Luz, uno de los escenarios portugueses de este Súper 8 a partido único que encontró la UEFA para no doblegarse ante la pandemia, Neymar tuvo la fiebre competitiva que podría haberle contagiado tribunas repletas, que obviamente no era este el caso. Retrocedió hasta mitad de cancha para iniciar el juego que esporádicamente pasaba por los pies de Herrera. La pidió siempre, se mostró, gambeteó, luchó, se desencontró con Icardi, que volcado sobre la derecha cayó en la irrelevancia y fue sustituido por el camerunés Choupo-Moting, autor del 2-1.

Atalanta se puso en ventaja con una bonita definición de Pasalic, pero no encarnó al equipo de juego alegre y atrevido que lo erigió en la gran novedad europea. Le pudo la presión y la responsabilidad. Y también la misión titánica de frenar a Neymar. Le cometieron nueve faltas. Esta vez el equipo de “Papu” Gómez -salió con una molestia física en el segundo tiempo- se olvidó de la pelota y se dedicó minar el campo con un total de 29 infracciones, contra las 13 que cometió PSG.


Neymar intenta controlar la pelota ante Caldara; Atalanta intentó parar al brasileño con nueve foules Fuente: Reuters

Los dueños qataríes y el director técnico Thomas Tuchel, que podría haber perdido el puesto en caso de una eliminación, deben festejar el compromiso que mostró el N° 10. No pasó mucho tiempo desde mediados de 2017 para que Neymar empezara a arrepentirse de su decisión de dejar Barcelona para sumarse al faraónico proyecto de Paris Saint Germain. La comunicación con Messi y Luis Suárez continuó a través del grupo de WhatsApp creado con el nombre sudacas. Juntos habían conquistado en 2015 el triplete (Liga, Champions League y Copa del Rey). El rosarino, que no pudo convencerlo de que no se fuera, incentivó su regreso entre los dirigentes de Barcelona, pero el récord de los 222 millones de euros de su pase hizo naufragar cualquier operación retorno.

A Neymar le costó motivarse y encontrar incentivos en el fútbol francés, mucho más en París, una ciudad en la que pasión por este deporte está muy diluida. Esperó la época de carnavales para viajar a Brasil como un alumno cuenta los días para las vacaciones.

Choupo-Moting marca el gol de la victoria

Tampoco lo habían contratado para ganar la Liga de Francia, objetivo para el que PSG tiene plantel suficiente. Lo fueron a buscar para la conquista europea. El infortunio de las lesiones en los momentos culminantes le habían cerrado el camino. Ahora que el cuerpo le responde, se puso el equipo al hombro para depositarlo en las semifinales. Elegido MVP por la UEFA, declaró: “Estoy contento porque hicimos un gran partido contra un buen equipo. Nunca pensé en la eliminación. Nada me impedirá pensar que iremos a la final”. Ahora PSG espera en semifinales al ganador de la serie de este jueves entre Atlético de Madrid y Leipzig. El martes volverá a jugar en el estadio Da Luz, en el que Neymar mandó el mensaje de que ésta puede ser su Champions para que en París lo consideren su rey.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados