Ante la prórroga de la cuarentena, el Gobierno empezó a delinear el ATP 5Política 

Ante la prórroga de la cuarentena, el Gobierno empezó a delinear el ATP 5

Este viernes el presidente Alberto Fernández renovará por dos semanas más la cuarentena en el Área Metropolitana y en las zonas del país más afectadas por el coronavirus. Con esta decisión ya tomada, el Gobierno comenzó a evaluar cómo será la implementación del ATP 5, el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción con el que el Estado subsidia parte de los salarios de los trabajadores del sector privado.

Aunque recién esta semana se puso en marcha el pago de la cuarta edición del programa, el jefe de Estado encomendó a sus colaboradores que trabajen en la nueva etapa que se debería abonar en septiembre. La idea, aunque el plan estará moldeado para fin de la próxima semana, es que se incorporen incentivos para la creación de empleo.  

Con esta premisa, el eje central de la reunión de GaBinete económico que encabezó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, fue cómo continuará el programa con el que el Gobierno ya abonó sueldos de más de tres millones de empleados desde que empezó la pandemia.

En el Salón de los Científicos confluyeron los ministros Martín Guzmán (Economía) y Claudio Moroni (Trabajo); el presidente del Banco Central, Miguel Pesce; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco; el secretario de Política Económica del Ministerio de Economía, Haroldo Montagú; y el asesor Daniel Schteingart quien reemplazó al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas

En el inicio, en la reunión se repasaron los datos preliminares del ATP 4 -está en plena etapa de pago- que incorporó la modalidad del crédito a tasa subsidiada.

Los funcionarios resaltaron que a más del 70 por ciento de las 274.557 empresas que se registraron en la página de la AFIP se les otorgó el ATP 4.

Se trata de 135 mil empresas, que fueron beneficiadas con el pago del salario complementario para 1.400.000 millones de trabajadores y otras 65 mil que recibieron créditos a tasas subsidiadas para asistir al salario de 400.000 empleados.

Según datos oficiales, se trató de un desembolso de 27.000 y 7.000 millones de pesos, respectivamente, lo que representa una baja en el gasto respecto a las anteriores rondas, si no se tiene en cuenta los créditos.

Esta merma se explica directamente en el nivel de apertura de actividades. En la primera ronda, cuando regía la fase 1 de la cuarentena estricta, el programa implicó un desembolso de $49.900 millones; en la segunda fueron $40.900 millones y, en la tercera, descendió a $30.600 millones.

Para lo que será el ATP 5, el Gobierno planea mantener el criterio por facturación. Es decir, el Estado continuaría pagando parte de los sueldos de las empresas con caída nominal en la facturación anual sin importar la zona en la que se encuentre la empresa. “Ya no se puede hablar de zonas ASPO (aislamiento social) o DISPO (distanciamiento) porque el virus se expandió demasiado”, admiten en el Gobierno.

Y, al mismo tiempo, se mantendrían los créditos blandos para aquellos privados, de hasta 800 empleados, cuya variación fue nula o con una mejora en la facturación. En la cuarta ronda, el tope fue de hasta el 30 por ciento anual, lo que le permitió a más empresas a acceder al beneficio sin un impacto en el gasto.

En cualquier caso, todavía no está claro ni a cuánto ascenderá el límite máximo del subsidio (en la cuarta etapa fue de 1,5 salario mínimo, vital y móvil) ni de las escalas y las tasas de los créditos. “Vamos a terminar de definirlo la próxima semana”, aclararon altas fuentes del Gabinete.

Pero Marcó del Pont, al cabo de la cita en Casa Rosada, adelantó que será “en función de la evolución de la pandemia” y teniendo en cuenta que hay “una gran heterogeneidad en el comportamiento de la industria”.

“Hay datos muy positivos. Se advierte una clara desaceleración de la caída de la actividad industrial y comercial. ¿Cómo sigue esto? Hay que ir viendo los salarios complementarios de sectores mas complicados, con heterogeneidad sectorial y regional”, apuntó la titular de la AFIP, quien confió que es probable que “no se modifiquen los parámetros” ya que “el nivel de facturación es el mejor indicador”.

Por otro lado, la funcionaria adelantó que se está “evaluando” que se incorpore una línea de “créditos a tasa cero que se articule con la creación de empleo, que pase a una etapa de subsidio”. 

“Es una idea porque creemos que estamos en un proceso de inflexión y recuperación, que tiene que ir acompañada de una mejora en la demanda de empleo y creemos que las políticas del Estado tienen que ayudar a incentivar esa demanda de ocupación”, completó.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados