China se afianza como el primer socio de la Argentina y deja atrás a Brasil y EE.UU.Política 

China se afianza como el primer socio de la Argentina y deja atrás a Brasil y EE.UU.

El sábado pasado llegaron a China 436 toneladas de limones. El embajador en Beijing, Luis María Kreckler y el secretario de Comercio Internacional de la Cancillería, Jorge Neme, lo festejaron como un hito, al haber concretado 20 años de negociación.

Pero ello tiene una lectura más grande. China se está afianzando durante la pandemia como el primer socio comercial de la Argentina, dejando muy atrás a Brasil, Unión Europea y Estados Unidos.

Hay varias formas de leer esta tendencia. En junio pasado el intercambio bilateral llegó a los US$ 1.358 millones. Tendencia que se mantuvo durante tres meses, dejando atrás la sociedad de la Argentina con Brasil, durante décadas el primer socio.

Primer cargamento de limones enviados a China. Llegaron allí desde Tucumán el sábado 8 de agosto.

Si se miden sólo las exportaciones en momentos en que este país ha sufrido una contracción de sus ventas al exterior (11% en el primer semestre), se amplifica lo que se exporta a China.

En el segundo trimestre fueron allí productos por US$ 2.155 millones de dólares. Detrás vienen las ventas a la Unión Europea,  por US$ 1.611 millones;  a Brasil, en tercer lugar se le vendió por US$ 1.238 millones y a Estados Unidos por US$ 800 millones. 

Se lo mire por donde sea, el crecimiento es exponencial: en un reciente ciclo de conferencias de la Cámara Argentina-China se expuso cómo se había sextuplicado el intercambio comercial entre los dos países entre 2001 y la actualidad para llegar a los US$ 15.000 millones al año.

Mirá también

Pero el 90% de ello sigue estando concentrado en productos primarios, lo que para el país es una muestra de su escasa evolución industrial. Para el actual Gobierno un desafío de poder cambiarlo. 

El diario británico The Financial Times escribió este fin semana un extenso artículo sobre lo que llamó la “Diplomacia de la mascarilla” (el barbijo o tapabocas, aquí) para contar cómo en el contexto de su guerra de liderazgo con los Estados Unidos, que ha descuidado América Latina, China envió millones de insumos hospitalarios a la región en el marco de la lucha contra el coronavirus. Fueron ventas y donaciones.

Mirá también

El diario británico publicó datos del congreso estadounidense que dan cifras de comercio de China con Latinoamérica de US$ 17.000 millones  en 2002 y de US$ 315.000 millones en 2019.

Pero además, como ya ha dicho Clarín, ahora Beijing también busca sumar más adherentes a su iniciativa Una Franja Una Ruta (One Belt One Road), su titánica iniciativa que estipula una millonaria inyección de dinero para obras en aquellos países que son sus socios con privilegios. En el Gobierno argentino hay consenso para adherir a la misma, pero es una cuestión delicada de cara a la relación con Washington.

Beijing apuesta fuerte a todos los frentes, en el campo tecnológico en su carrera por el 5G. Pero también avanza en otros frentes como un amplio despliegue de cobertura satelital china en el control pesquero en el Atlántico Sur. 

Por lo pronto, la semana pasada, el Gobierno confirmó en el Boletín Oficial la puesta en vigencia de un Acuerdo de Marco de Cooperación Espacial, que se había firmado en 2015. Este contempla numerosos aspectos, entre ellos uno de cara al futuro que es el de que China entre a jugar como posible proveedor de tecnología cuando Argentina relance su proyecto satelital conocido como el Arsat 3. Se trata de una carrera que hasta ahora se jugaba con los norteamericanos. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Articulos relacionados