Los campeones mundiales juveniles de Japón 1979 y un justo homenajeDeportes 

Los campeones mundiales juveniles de Japón 1979 y un justo homenaje

El escenario del Salón de los Pasos Perdidos se completó a medida que los protagonistas se ubicaban en las sillas que se encuentran de cara al público. Ya no se veían los pantalones cortos, ni las medias hasta la rodilla o los clásicos botines negros con los cordones atados alrededor del tobillo, que tantas veces fueron parte del día a día de los veinte campeones del Mundial Juvenil de Japón en 1979. Por el contrario, las corbatas, los trajes y sobretodos eran los nuevos uniformes que ilustraban las figuras de esos hombres que emocionaron a los argentinos en cada partido, hasta ganar la final contra la Unión Soviética por 3-1 con goles de Hugo Alves, Diego Maradona y Ramón Díaz.

César Luis Menotti recibe la condecoración en el Salón de los Pasos Perdidos (Foto: Lucía Merle)

Los 40 años de aquel título se cumplen el 7 de septiembre, pero parecen haber quedado sellados a fuego en el tiempo para cada uno de los campeones. Las risas entre Osvaldo Rinaldi y Juan Simón, sumadas al abrazo entre Jorge Piaggio y Sergio García, dejaban a las claras el grupo que logró consolidar César Luis Menotti, luego de coronarse con los mayores y de apostar por chicos que, omitiendo a Maradona, hacían sus primeras armas en la Selección.

Juan Simón al momento de la entrega de la plaqueta (Foto Lucía Merle).

“Es fundamental que un organismo tan importante de la democracia nos brinde tal reconocimiento. Siento un inmenso orgullo por haber sido parte de este equipo y de seguir en contacto con muchos de ellos”, expresó Osvaldo Rinaldi, ubicado en el corazón del escenario como fiel número cinco. El ex volante recordó una anécdota de los entrenamientos previos a los partidos: “César metía cinco jugadores en ataque y cinco en defensa, al momento de practicar corners. Al rato limpiaba a los defensores, de cinco a cuatro, de cuatro a tres, de tres a dos; llegó a dejar solo a Juan (Simón) y cuando tirábamos el centro él la sacaba. ‘¿Ahora se dan cuenta de por qué no tiramos centros?’, nos dijo. Después de eso no fue necesario que nos explicara nada. Éramos un desastre yendo a cabecear y por eso jugábamos al pie”.

Los campeones vieron todos los goles del primer título argentino en juveniles (Foto: Lucía Merle).

“Este equipo estaba repleto de humildad, talento y ganas. Me hicieron mucho más feliz que la otra Selección (en referencia a la de 1978) porque con la otra sufría mucho. Jugar en la Argentina me hizo sufrir demasiado por las presiones”, confesó Menotti. Además, agregó: “Estos jóvenes no solo fueron campeones. Se caracterizaban por jugar muy bien y eso es lo más gratificante que me quedó”.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En relación al fútbol argentino, el Director de Selección Nacionales afirmó: “Me encantaría que la disciplina no se aleje de la representatividad cultural, más allá de los negocios e intereses que existen detrás de la pelota. No hay que dejar de lado al fútbol y al deporte porque a través de ellos se reflejan los barrios, las villas y las oportunidades para millones. Debe ser una herramienta inclusiva”.

Los flashes y las luces en aquel entonces eran para Diego y Ramón Díaz, que finalizó como goleador del certamen. Pero Juan Simón y Sergio García fueron dos banderas del bloque defensivo. “Miro las imagenes y pienso: ‘¿Nosotros jugábamos así?’ Es lindo rememorar una parte del pasado y volverse a encontrar con todos los muchachos”, deslizó Simon. Para el ex Boca “se deben respetar los procesos para darle una continuidad a la idea y volver a las bases de las juveniles, como lo hacían Pekerman y Tocalli”.

“Para lograr estas cosas es necesaria una política integral y el compromiso de todos”, confesó Menotti (Foto Lucía Merle).

Por otro lado, Sergio García (arquero en Japón 1979) resalta la revolución futbolística que plasmó el equipo. “Nosotros teníamos conceptos parecidos al Barcelona de Guardiola. Hoy en día cambiaron las palabras porque antes se decía dos cortas y una larga, hoy es encontrar al hombre libre. El planteo se caracterizó por mandar a los laterales al ataque y apostar por la posesión de pelota. César fue un referente para nosotros”, dijo.

El acto surgió de una iniciativa impulsada por los senadores nacionales Alfredo Luenzo y Julio César Catalán Magni, encargado de entregarles las plaquetas a cada uno de los campeones del mundo. “Este acto es una muestra de justicia porque debemos tener memoria para con ellos. La vida nos da la oportunidad de recibir a personalidades tan fuertes y ese es un mensaje para la democracia”, aseguró Catalán Magni. Además del Senado, el plantel será homenajeado por la Legislatura porteña el 6 de septiembre) y la AFA el próximo 8 del mismo mes.

Las plaquetas resultaron un mero souvenir al lado del cálido aplauso que les destinaron las cerca de cien personas ubicadas en el Salón de los Pasos Perdidos. Un homenaje que agigantó el primer logro a nivel juveniles y que volvió a darles un espacio a las glorias de antaño del fútbol Argentino.

Articulos relacionados