Una pintada que no puede tomarse en jodaSociedad 

Una pintada que no puede tomarse en joda

No se sabe si es joda o si va en serio; si es el fruto de algún desvarío adolescente con difusa conciencia de símbolos e ideologías, o consecuencia premeditada de la acción de algún grupo que ha decidido ir dándose a conocer; aunque sí se sabe que no deberá haber bienvenida para esta pintada de amor al fascismo, que apareció, en sintonía con afiches antisemitas, en una de las bases del puente ferroviario Cipolletti-Neuquén.

El fascismo como ideología o motivo de gobiernos concretos, batió todos los récords de muertes violentas en el siglo pasado. El nazismo y el fascismo italiano, juntos, eliminaron más de 70 millones de personas en Europa. El mal llamado comunismo soviético fue responsable de no menos de 60 millones de muertes violentas, y desapariciones. El régimen de Franco, entre pitos, flautas y atropellos varios a la libertad en España, se llevó al más allá una cantidad de personas estimada en más de 800 mil. En nuestro país, Argentina, todos sabemos (o deberíamos saber) lo que produjo nuestro fascismo vernáculo.

No puede ni debe ser una joda que aparezcan estas pintadas. Cada vez que aparece una esvástica en rojo, hay que tener en cuenta que ha sido pintada con nuestra sangre.

Articulos relacionados