La visita de Alberto Fernández a Madrid se metió en la campaña electoral de UruguayPolítica 

La visita de Alberto Fernández a Madrid se metió en la campaña electoral de Uruguay


Bustillo recibió al candidato argentino en el aeropuerto de Barajas, al llegar a Madrid Fuente: LA NACION – Crédito: Facundo Pechervsky

MONTEVIDEO.- ¿Qué hace el candidato argentino en la embajada uruguaya de España? ¿Por qué se aloja ahí? Esas preguntas comenzaron a circular en la mañana de hoy, cuando se supo que Alberto Fernández había trasladado su campaña electoral a España, y durante su estancia en Madrid se quedaba en la residencia del embajador uruguayo, Francisco Bustillo.

La noticia, que comenzó a circular por redes sociales, se inserta en las gemelas campañas proselitistas de ambos países del Río de la Plata.

La victoria política que el candidato peronista obtuvo en las PASO de su país fue un golpe fuerte al Uruguay, tanto en lo político como en lo económico.

La decisión del embajador Bustillo de recibir al candidato argentino se da en momentos en que el candidato presidencial del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, viajó a Buenos Aires para exponer ante empresarios argentinos. El dirigente blanco, sin embargo, no puso objeciones a la recepción de Fernández. Por el contrario, lo consideró un gesto “amistoso” y “positivo”, y un signo de hospitalidad entre los pueblos.

El oficialista Frente Amplio, que se siente amenazado por una coalición de partidos opositores, ha utilizado el espejo argentino para advertir a los votantes uruguayos que apostar a “un cambio” e inclinarse por políticas “de derecha” llevan a recesión, más pobreza, más inflación, pérdida de derechos y crisis.

En la economía, el efecto se ve en una relación de precios que afecta al turismo en Uruguay y que lleva a que orientales crucen el Río para ir de compras a Buenos Aires o Entre Ríos.

“Pancho” Bustillo es un diplomático conocido e influyente, que se mueve bien en el ámbito político y cuida relaciones con unos y otros.

Durante el gobierno de Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez, en medio del conflicto por la instalación de papeleras en Fray Bentos, Bustillo era embajador en la Argentina y en esa instancia construyó una relación amistosa con Fernández, quien se desempeñaba como jefe de Gabinete en el gobierno de Néstor Kirchner.

Ahora que el candidato por el Frente de Todos viajó a Madrid, Bustillo lo recibió en calidad “de amigo”, pero previa consulta con el Ministerio de Relaciones Exteriores, con sede en Montevideo.

“Que falta de memoria! Te acuerdas cuando los K no dejaban venir en verano? Te acuerdas de los piquetes en los puentes, de cuando querían entrar al Uruguay y hacer explotar la pastera y el presidente Tabaré fue a Estados Unidos a pedir ayuda? ¡Qué frágil de memoria!”, fue uno de los primeros comentarios que se vieron en las redes sociales, como reflejo de muchas otras observaciones que fueron en esa línea. Pero la dirigencia política guardó silencio público.

Para sectores de la oposición, el resultado de las PASO cayó como una mala noticia, porque presienten problemas bilaterales con un gobierno de signo peronista-kirchnerista y por la incertidumbre que podría llevar a varios electores a no decidirse por un cambio político.

Articulos relacionados