Macri siguió desde Los Abrojos el frenesí de reuniones del equipo económicoPolítica 

Macri siguió desde Los Abrojos el frenesí de reuniones del equipo económico


El ministro de Economía, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, se reúnen ahora con representantes de los bancos Crédito: Prensa Hacienda

En un domingo atípico, y con la tensión indisimulable acumulada en rostros y conversaciones privadas, el gobierno de Mauricio Macri aceleró ayer la puesta en práctica de medidas de urgencia para evitar hoy una nueva escalada del dólar.

Las reuniones, durante todo el fin de semana, se sucedieron al compás de la necesidad de enviar señales claras al mercado y a los ahorristas antes de la apertura de mañana. Con la venia del presidente Mauricio Macri desde la quinta Los Abrojos, el presidente del Banco Central, Guido Sandleris recibió en la sede de la entidad a los representantes de los principales bancos. Estuvo junto a él el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, con quien definió antes del sábado las medidas de control de capitales publicadas en el Boletín Oficial, y que establecen un límite de U$S10.000 mensuales para la compra de personas físicas.

Temprano por la mañana, Sandleris había reunido al directorio del Central y acordardado los términos de la resolución que reglamenta el decreto 609/19, que también obliga a las empresas exportadoras a vender sus dividendos en un máximo de cinco días hábiles, y les prohíbe comprar dólares para atesoramiento. También se acordó allí que Lacunza, según informaron fuentes oficiales, explicará las nuevas medidas en conferencia de prensa y antes de la apertura de los mercados.

“Había varias líneas de acción, se decidió llevar a cabo esta”, explicaba un funcionario cercano al jefe de gabinete, Marcos Peña, que monitoreó la iniciativa “preventiva” vía chat y conversaciones telefónicas con las autoridades económicas. La “reperfilación” de la deuda de largo plazo con los privados y el FMI, anunciada el miércoles, “quedó corta” ante la magnitud de la crisis, sostienen cerca del jefe de gabinete,

“Cuando estás contra las cuerdas hay que salir golpeando para adelante. Pero está muy difícil, porque la voluntad de Alberto Fernández es que todo esto no alcance”, reflexionó otro referente partidario, que ve a Peña “firme, y sabiendo que bajarse no es opción”, y a Fernández “trabajando para que esto explote”, según afirmó. “Podía jugar a favor o en contra de la estabilidad. Jugó en contra”, reflexionó un dirigente que conoce el pensamiento del jefe de gabinete.

Esperanza

Con una mezcla de información y voluntarismo, otros integrantes del macrismo esperaban que el control cambiario establecido por el Banco Central funcione, al menos por unos meses. “Debería calmar, porque nadie puede mover un dólar”, afirmó un veterano dirigente macrista. Otro referente cercano al Presidente ponía sus esperanzas en Lacunza, que “está menos quemado, con mejores ideas y más fresco” que otros integrantes del gabinete en medio de la crisis.

Cerca del Ministro de Hacienda reiteraban, al caer la tarde, que “lo que se decidió no tiene nada que ver con el cepo K, se cuida al mediano y pequeño ahorrista”, afirmó uno de sus voceros. Mañana al mediodía, Lacunza se reunirá, en el despacho del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con los “negociadores” del oficialismo en el Congreso (Emilio Monzó, Federico Pinedo, Miguel Angel Pichetto y Sebastián de Luca), para delinear la estrategia para lograr la aprobación de la extensión de plazos para el pago de bonos y al FMI.

La sensación que transmitían funcionarios y dirigentes era, también, de tristeza. “Es una pena por el país que nos siga pasando esto”, coincidían un funcionario bonaerense y otro porteño. Ni María Eugenia Vidal, ni Horacio Rodríguez Larreta ni buena parte del gabinete participaron de las decisiones del fin de semana, aunque desde varios despachos de la Casa Rosada afirmaron que “el plan de contingencia por si los mercados no se calmaban ya lo habíamos delineado en reuniones anteriores”, afirmaron varios voceros.

“Estamos rezando para que todo pueda estar estabilizado”, afirmaron cerca del jefe de gobierno porteño, que sostiene -al igual que la gobernadora bonaerense y otros intendentes de Cambiemos en el conurbano- campañas “separadas” de la nacional, con el objetivo de sostener algunos distritos clave y evitar (según reconocen en privado varios responsables de la campaña nacional) que el kirchnerismo “se quede con todo”.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados