Elecciones: el Gobierno  ya tiene un “comando” de ciberseguridad para evitar ataques a los sistemasPolítica 

Elecciones: el Gobierno ya tiene un “comando” de ciberseguridad para evitar ataques a los sistemas

Aunque en el Gobierno aseguran no tener indicios de que el sistema argentino se encuentre bajo riesgo de injerencia extranjera que afecten los comicios presidenciales de 2019, desde la jefatura de Gabinete se coordina ya un “comando de ciberseguridad” que monitoreará la realización de las PASO, la primera vuelta electoral el 27 de octubre y la eventual segunda vuelta del 24 de noviembre.

Mirá también

Por empezar, se trata de un grupo de técnicos que están por debajo del Comité de Ciberseguridad, que a mediados de este mes fue ampliado a cinco ministerios y secretarías todos dependientes de Gabinete y presididos por la secretaría de Modernización, es decir por el también vicejefe de Gabinete Andrés Ibarra y dirigido por Leandro de la Colina.

Mirá también

Según supo Clarín, su primer objetivo es el de crear una estrategia nacional de seguridad e incorporar a su trabajo lo que llaman “infraestructuras críticas” -entidades privadas bajo el ala de la ciberseguridad, que hasta ahora únicamente abarcaba organismos del Estado. Pero es bajo su ala que funcionará este ciber “comando” electoral. Estos grupos técnicos, de expertos en distintas áreas de defensa y seguridad ya trabajaron sobre la ciberseguridad del llamado foro mini Davos, la de la conferencia de la Organización Mundial del Comercio, la de la cumbre de presidentes y jefes de gobierno del G20 y de la última cumbre del Mercosur. Todos tuvieron lugar en Argentina.

Mirá también

Camino a las elecciones

Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

De lunes a viernes

Recibir newsletter

Al ser ampliado, ahora también lo integran la secretaría de Asuntos Estratégicos (Fulvio Pompeo), los ministerios de Seguridad (Patricia Bullrich),  Defensa (Oscar Aguad), Justicia (Germán Garavano) y  Relaciones Exteriores (Jorge Faurie)

La primera que sembró la semillas de la duda en la Argentina fue Elisa Carrió. Por televisión, la diputada oficialista manifestó que había que “controlar muy bien que la señora (Cristina Fernandez de Kirchner) tiene que ir a ver a su hija pero también tiene reuniones con los rusos en Cuba para el hackeo electoral”. Y no dudó en apuntar al presidente Vladimir Putin de pretender “replicar” la situación de Venezuela en la Argentina: “Putin está trabajando para el kirchnerismo acá”, aseveró.  Y también dijo que “Alberto Fernández sabe que es posible hackear elecciones, Rusia actúa en Venezuela”

Mirá también

Lejos de inflamar las palabras de Carrió -que rechazaron funcionarios rusos- en el Gobierno señalan que hay “mucho mito” en lo que hace las eventuales injerencias externas en la región, como el conflicto que atraviesa la administración de e Donald Trump desde que asumió. La justicia de ese país viene investigado la intromisión rusa en su favor y contra la ex candidata Hillary Clinton durante los comicios presidenciales de 2016. La cuestión de la presunta interferencia rusa es tema permanente en la prensa estadounidense y europea, donde incluso figuras como el italiano Mateo Salvini son blancos de investigación. 

En Argentina en tanto, fuentes del ministerio de Interior y Seguridad recordaron que en el caso argentino por empezar el voto no es electrónico sino en papel. Podría haber un ataque entonces al sistema de recuento que es la última instancia de una elección en papel pero al final siempre las urnas tienen la palabra. “Los sistema siempre son vulnerables pero tenemos un comité de ciberseguridad que sigue que tendrá un monitoreo absoluto en la apertura de las urnas en las escuelas. Esto va a estar unificado y será la primera vez que lo pongamos en acción para una elección presidencial”, señalaron.

A su vez, desde en Correo, donde funciona el sistema de recuento de votos -sujeto como cualquiera a un ciberataque- funciona un sistema de alta seguridad en cuatro capas, que lo blindan. Y remiten también a ese grupo que responde a Ibarra y en última instancia a Marcos Peña y Mauricio Macri, que decidió aggiornar también estos sistemas en sintonía con los que funcionan en la Organización de Estados Americanos.

En Argentina, la empresa que participará del recuento final de los votos, la venezolana Smartmatic fue blanco de todo tipo de críticas por su oscuro derrotero de irregularidades y objeto de fraudes, en el El Salvador, Uganda, Filipinas, y otras sospechas en Bélgica.

Expertos en ciberseguridad y ciberdefensa que trabajan para el Gobierno señalaron que en la Argentina hoy la problemática que pueden presentarse es el de las “operaciones mediáticas” o de “inteligencia”, lo que no es novedosos, señaló. “En la segunda guerra tiraban papelitos con propaganda desde aviones, hoy esto circula por las redes sociales e internet”. La ciberseguridad aquí está reconcentrada aquí en otros ciberdelitos que sí son flagelos afirman para nombrar como ejemplo el acoso sexual de menores -reciben al menos 300 alertas semanales- o el fraude electrónico, de por ejemplo las tarjetas de crédito. 

Articulos relacionados