La historia de Alejandro Lavorante, el argentino que peleó con Cassius Clay y también murió por los goles recibidos en un ringDeportes 

La historia de Alejandro Lavorante, el argentino que peleó con Cassius Clay y también murió por los goles recibidos en un ring

La muerte del boxeador Hugo Santillán, quien se había desmayado mientras escuchaba el fallo de su última pelea el fin de semana en San Nicolás, tiene un antecedente en nuestro país. Resonante por su historia, es el de Alejandro Lavorante, un argentino que hizo prácticamente toda su carrera profesional en Estados Unidos, donde brilló y llegó a pelear con Archie Moore y Cassius Clay.

Profesional como peso pesado desde 1959, el 21 de septiembre de 1962, Lavorante cayó en estado de inconsciencia debido a los coágulos en el cerebro producto de un duro combate con Johnny Riggins en Los Angeles.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Después de medio año en un hospital estadounidense, sus padres y sus cuatro hermanos decidieron traerlo al país, donde estuvo más de un año inconsciente en el Sanatorio Felibert de Rosario. Falleció en la ciudad de Mendoza el 1 de abril de 1964. Tenía apenas 27 años.

Había nacido en Mendoza el 25 de octubre de 1959. Era el mayor de cinco hermanos, su padre italiano se llamaba como él, su madre argentina se llamaba Lidia. Se había inclinado por el boxeo de adolescente. A los 17 años media 1,94 metro y ganaba todas las peleas amateur en las que se presentaba. Su familia decidió entonces mudarse a Rosario para estar más cerca de Buenos Aires y de rivales de más peso.

Alejandro Lavorante en la tapa de la revista El Gráfico, el 17 de enero de 1962.

Fue descubierto por Jack Dempsey, el legendario campeón de la categoría de los pesados, en Venezuela, donde había viajado junto a Pascual Pérez (el campeón mundial de los moscas y también mendocino). Con 24 años debutó como profesional ante Don Bogany en San Antonio, Estados Unidos, y ganó por nocaut en el tercer asalto. Después vendrían otras tres peleas. En 1959 sufriría su primera derrota al caer por puntos ante Roy Harris.​

Alejandro Lavorante.

Luego vinieron dos años con un récord impresionante de nocauts: 13 peleas ganadas por la vía rápida (entre ellas, una en Los Angeles ante Zora Folley), dos por puntos (una en noviembre de 1960 en su única presentación en el Luna Park), aunque en la última de 1961 cayó por decisión unánime del jurado, que lo vio perdedor en las tarjetas.​ El 12 de marzo de 1960 viajó a La Habana para enfrentar a Ray López, en una pelea en la que estuvo presente Fidel Castro. Lavorante arrasó en el primer round.

Mirá también

Comenzó a declinar en su rendimiento y tuvo que enfrentarse a boxeadores renombrados como Archie Moore y en su penúltima pelea con un joven Cassius Clay que arrastraba un récord de 14 peleas invicto. Con ambos perdió por nocaut.

Su última pelea fue la trágica con Riggins. Fue nocaut, caída y desvanecimiento. Nunca más se recuperaría. Moriría 19 meses más tarde.

Articulos relacionados