Luis Scola: “Mi compromiso con la Selección llega hasta el final del Mundial”Deportes 

Luis Scola: “Mi compromiso con la Selección llega hasta el final del Mundial”

El 24 de julio de 2014, Luis Scola eligió las páginas de Clarín para visibilizar la delicada situación que atravesaba la Confederación Argentina de Básquetbol. El destape de esa olla desencadenaría en la renuncia masiva de los dirigentes que por entonces estaban al frente de la entidad y la intervención de la misma. En diciembre de este año (día a definir), la CABB celebrará elecciones. Cuando se le consulta al capitán del seleccionado por una potencial relación futura con nuevos dirigentes, suelta casi al pasar: “No tengo vista post China. No tengo equipo, no tengo pensado jugar post China, así que estoy fuera de esa movida“.

-¿A qué te referís con que no tenés pensado jugar después de China?

Voy al Mundial sin equipo y, si no clasificamos (a los Juegos Olímpicos), no tengo intenciones de jugar en ningún otro equipo. Después pueden cambiar las cosas, puedo cambiar de opinión, podemos clasificarnos a los Juegos Olímpicos y lo puedo llegar a hablar, pero ahora mismo estoy comprometido con el básquet hasta el Mundial. Cuando termine, veremos cuál es la situación y en qué me involucra a mí y tomaré la decisión que haya que tomar. Mi compromiso con la Selección y con el básquet está hasta el final de China. Después, me sentaré a ver qué quiero hacer.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

-¿La decisión depende exclusivamente del resultado y de la clasificación a Tokio 2020? 

-No, no. Bueno, a ver. Si te digo que quiero jugar en Tokio, está atado a un resultado porque hay que clasificarse. Si te digo que me retiro después de Japón, también. Me tengo que sentir bien, estar contento… Lo que pase en (el Mundial de) China me va a hacer decidir lo próximo. Entre ello, el resultado, cómo me fue, cómo me sentí, si la pasé bien o mal, etcétera. Pero mi compromiso llega hasta el final del Mundial. No significa que sea indefectiblemente hasta ahí, pero sí que hoy es el lugar hasta donde llega mi cabeza.

-¿Lo trabajaste al tema del retiro?

-​No encontré formas. No estoy seguro de que haya una manera. El gran problema es mental, tener un plan, prepararse para algo que va a terminar. No estoy seguro de que ninguna cosa funcione al 100%. Podés estar un poco más o mejor preparado. Mientras más ordenado estés en tu vida, mejor. Parte de los problemas pueden ser económicos, la falta de una vocación… Cuanto más tengas resuelto previamente al retiro, mejor. Si no tenés tu economía resuelta, tenés que trabajar. ¿Y vas a poder hacer algo que te guste? Hay muchas aristas a la hora del retiro. Dejás de entrenar, quizás engordás, y no estás acostumbrado a eso, a tener dolores musculares, a estar fuera de forma… Son pequeñas cosas pero que pueden provocar un problema grande. Digo cosas que me parecen, porque no lo viví. Pero habrá que afrontarla y superarla en su momento.

-¿Lo mental implicó hablar con alguien?

-Intento hablar con jugadores que lo vivieron, qué problemas tuvieron, cómo solucionaron el pasarla mal, qué hubieran hecho distinto ahora que saben lo que es. Todo eso suma un montón. Hay muchos patrones, respuestas similares cuando hablás con la mayoría de ellos. Ahí ves que hay cosas es más tirando a la norma que a la excepción. Por ahí puede haber pistas respecto a la problemática que tenga cuando me retire.

-¿Qué te dijeron ellos? ¿Son más felices?

-En algunos casos creo que es una forma de hablar, en otros creo que es cierto. Quizás esté más contento post básquet que ahora, no lo sé.

-¿Le tenés miedo a esa incertidumbre?

-​No, miedo, no. A veces me genera angustia. Hace 25 años juego profesionalmente y no paré nunca. Eso me genera cosas: cansancio, no tantas ganas de entrenar, de viajar, de irme a otra parte del mundo… Y otras veces me agarra la angustia opuesta, la de pensar que no voy a poder hacer esto que tan bien hice durante tantos años o lo que tendré que hacer cuando ya no juegue.

-¿Temés no poder discernir el mejor momento y arrepentirte de hacerlo en uno u otro momento?

-No porque estoy enérgicamente en contra de los que hablan de momentos. Si dicen que me tendría haber retirado antes de jugar en la Primera de Capital… Nunca hice ni haré nada porque haya un estándar que deba seguir. Muchos me dijeron que tendría que haberlo hecho porque tal cosa fue la frutilla del postre… Y no tengo interés en ponerle una frutilla al postre porque no soy pastelero. No me interesa ponerle un cierre cinematográfico a mi carrera o retirarme con un título. A mí me gusta jugar y me gustan los desafíos, competir. Eso estoy haciendo. Desde ese lado no le tengo miedo. Si decido seguir jugando, no tengo miedo de que alguien diga “qué lástima lo de Luis”. Tengo fe de que eso no pase y si pasa, no me va a importar. Después de Atenas hubo gente que decía que me tenía que retirar… Mirá lo que me hubiera perdido si me interesaba el cierre cinematográfico. No cambiaría jamás lo que hice. Y te lo digo preparando un Mundial habiendo sido titular y goleador de las Eliminatorias. Si me decías esto antes de iniciar mi carrera, a mis 16 años, hubiera soñado con que este fuese mi punto más alto.

-Son muchos los que te ven con un lugar en la CABB a futuro. ¿Te ves en esa posición?

​-Yo tengo un cariño y una identificación muy grande por la Selección y por el básquet nacional, creo que es obvio. Por ende, va a ser difícil para mí, si alguna vez alguien me llama, no involucrarme.

Mirá también

-Hoy la Confederación está ordenada y mucho de eso tiene que ver con lo que hizo el grupo de jugadores en 2014…

-(Interrumpe) Yo no creo tener mérito. Si yo te digo que corras 50 kilómetros, y vos vas y lo hacés, ¿de quién es el mérito? Nosotros marcamos un problema que había. El resto le corresponde a (Federico) Susbielles.

-Pero si no lo hacían, no cambiaba nada.

-Es posible. Pero al final del día, el mérito es hacerlo.

-¿Cuánto te desgastó aquello?

-Mucho. Me hubiera gustado no tener que hacerlo y dedicarme a entrenarme y jugar. Pero bueno, había que hacerlo y se hizo. Y reitero: el mérito es de Susbielles. Creo que la gente hace una interpretación errónea al relacionar el hecho de que esté haciendo campaña por la intendencia de Bahía Blanca con no querer estar en la CABB. Por estatuto, el de presidente es un cargo ad honórem; eso implica que quien sea el presidente debe tener otra actividad, así que es totalmente legítimo lo que hace. Una de las razones por las que llegamos adonde llegamos es por exigirle dedicación full time a un puesto ad honórem. Esa gente, para compensar la falta de pago y la cantidad de horas de trabajo, actuó fraudulentamente, robando plata, autopagándose la gestión; en algunos casos, como el de Vaccaro, de una forma totalmente grosera, tanto de él como de quienes estaban con él. Una de las formas de evitar eso es que quien sea presidente cobre. Para mí, Susbielles va a quedar en la historia porque lo que hizo a nivel gestión es equiparable a lo que hizo la Generación Dorada adentro de la cancha. Y es la persona idónea para seguir.

Mirá también

-¿Qué opinás de que Fabián Borro, que estuvo en la dirigencia de Vaccaro, haya manifestado interés en presentar una candidatura?

-Desde mi perspectiva, nadie que haya estado en la gestión anterior, cuando se produjo la mayor debacle de nuestra historia a nivel dirigencial, debería volver. Si hacemos eso, sería como decir “acá no pasó nada”. Eso me parece mal.

Articulos relacionados