Los hermanos Benavides le apuntan al Campeonato Mundial de Rally Cross CountryDeportes 

Los hermanos Benavides le apuntan al Campeonato Mundial de Rally Cross Country


Kevin y Luciano Benavides siempre formaron parte de una familia unida por la pasión por las carreras. Símbolos del deporte salteño, los hermanos resultan inseparables, aunque cada uno intente escribir su propia historia. El Rally Dakar los dio a conocer en el mundo motor en los últimos años, aunque en esta temporada ambos le apuntan de lleno a otra competencia de renombre: el Campeonato Mundial de Rally Cross Country.

Una juventud de ensueño entre dos ruedas, cuentan. Kevin (30) y Luciano (24) sienten amor por las motos desde que tienen uso de razón. El menor, de hecho, con apenas dos años no se podía dormir si su mamá Isis no le colocaba en la almohada unas motitos de juguete con las que vivía todo el día en sus manos. La actualidad los ubica como dos de los mejores corredores de la Argentina, con el deseo de llevar la bandera albiceleste a lo más alto en las competencias internacionales. “Sin dudas que para ambos el Mundial es un objetivo”, apuntaron los hermanos a
LA NACION.

Así, el Campeonato Mundial de Rally Cross Country de la FIM (Federación Internacional de Motociclismo) abre su segunda fecha en el Silk Way Rally que se llevará a cabo en Rusia, Mongolia y China, entre el 7 y 16 de julio con más de 5.000 kilómetros de carrera. Kevin (con Monster Energy Honda Team) y Luciano Benavides (Red Bull KTM Factory Team) serán parte de una competencia que por primera vez incluirá a las motos. En la primera fecha del año, realizada en Abu Dhabi (2.000 kilómetros), el menor de los hermanos ocupó la segunda plaza y quedó por detrás de Sam Sunderland. En tanto que Kevin, que poco antes de competir en Emiratos Árabes sufrió un accidente entrenando en el que tuvo una luxación de hombro, terminó en el cuarto lugar. Es decir: ambos tienen esperanzas y exhiben credenciales para pelear por el título mundial en 2019. “Es mi objetivo, aunque no estoy obsesionado. Voy de menos a más. Vengo de la lesión, estoy a un 90 por ciento, pero para el manejo me siento bien y me queda un camino para seguir mejorando”, dijo Kevin, que se subió por primera vez a una moto a los tres años y saltó a la fama mundial en el 2012 como una figura del Enduro.

Para el mayor de los Benavides la ruta que transita en 2019 es una especie de revancha. El año pasado, dos fuertes caídas lo hicieron abandonar en las últimas carreras del Mundial Rally Cross Country. Así, de ser puntero el salteño pasó a ver cómo se desvanecía el sueño de ser campeón mundial de motos.

El Silk Way Rally (también denominado Ruta de la Seda), es un evento organizado por la Amaury Sport Organisation (ASO), al igual que el Dakar, pero en este caso la competencia se disputa desde 2009 y hasta el año pasado solo presentaba dos categorías: camiones y autos, que formaban parte del Dakar Series. “Se habló mucho de esta carrera. Hay una expectativa muy grande. Hay mucha difusión por la apuesta de varios países y seguramente el día de mañana pueda tener una importancia similar al Rally Dakar. Por primera vez van las motos por lo que es un gran atractivo”, remarcó Kevin. “Para mí todo esto es nuevo. Siento que me gané un lugar en KTM, mejoré mucho mi fortaleza de la cabeza, me veo mas rápido y tengo una mejor navegación. En este tiempo me di cuenta de que estaba navegando bien. Creo que estoy mejor que nunca”, aseguró Luciano, que cuenta

con otro aliciente en la categoría juniors, una categoría que también entrega un título mundial. Allí tiene un competidor de calidad como el chileno José Ignacio Cornejo.

Serán diez jornadas de mucha intensidad. El circuito, complejo, partirá desde Irkutsk (Rusia) hasta Dunhuang (China). “En Rusia habrá barro y el terreno bien húmedo. Mongolia tendrá una superficie parecida a la Argentina, con vegetación y los caminos se vislumbran rápidos. Luego entraremos en la etapa de China con arenas y dunas sobre el final de la carrera en el desierto de Gobi. Será una competencia muy exigente, con enlaces muy largos y desgastantes”, explica Kevin. “Va a ser durísimo, una carrera casi tan dura como el Dakar, con diferentes caminos. Y también aparecen otras cuestiones: no tendré motorhome y voy a llevar una carpa. Nos tendremos que aclimatar”, añade Luciano.

Así como los hermanos Marcos y Alejandro Patronelli dejaron su huella en el mundo Dakar debido a sus múltiples conquistas en la categoría de cuatriciclos, los Benavides mantienen el protagonismo argentino en las competencias más difíciles del mundo en las motos. “Sueño con ser campeón en junior. ¿Por qué no? Sé que es un objetivo posible y estar entre los cinco mejores en la general es otro reto ambicioso. La idea es llegar de la mejor manera al Dakar del año que viene”, considera Luciano.

Después de la finalización del Silk Way Rally quedarán dos fechas para el cierre del Mundial de Rally Cross Country. La siguiente escala será en Atacama (del 1 al 7 de septiembre), una competencia que fue obtenida por el mayor de los Benavides el año pasado. En tanto que el Rally de Marruecos definirá el campeonato (del 3 al 8 de octubre). Luego, los participantes tendrán casi tres meses para preparar el Dakar de Arabia Saudita. Un nuevo camino a desandar para los hermanos Benavides.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados