Gastón Monzón: “A Burruchaga todos le preguntan por el gol del ’86 y a mí por el foul de Larrivey”Deportes 

Gastón Monzón: “A Burruchaga todos le preguntan por el gol del ’86 y a mí por el foul de Larrivey”

Dice Gastón Monzón que no siente bronca cuando recuerda la jugada que le tocó protagonizar con Joaquín Larrivey la tarde del 5 de julio de 2009. “Son cosas del fútbol”, le repite a Clarín. “Más veo la jugada, más infracción me parece. Pero bueno, pasaron 10 años”, afirma.  

-¿Te cruzaste con Gabriel Brazenas alguna vez?

-No tuve la oportunidad. Unos amigos se lo encontraron, la cosa no terminó bien y casi se van a las manos. Tengo entendido que les pidió disculpas y reconoció el error. Si hubiese existido el VAR capaz el final era distinto, ¿no? Hace un par de años jugué en Deportivo Armenio y me decían que Brazenas iba seguido a ver los partidos, pero nunca lo vi. 

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

-¿La jugada es un fantasma que te sigue a todas partes? 

-Sí, tal cual. A Burruchaga todos le preguntan por el gol a Alemania en el ’86 y a mí por el foul de Larrivey. Me pasa en un jardín, en la calle, en una escuela, en un café, en comidas con amigos y conocidos. Cada tanto me pregunto qué pasó esa tarde, si hubo algo más que un error arbitral. Nunca lo vamos a saber. 

-¿Marcó un quiebre en tu carrera la jugada?

Sí. Era muy chico. Estaba atajando en la Primera de Huracán con 21 años, en un equipo que volaba y estaba en boca de todos. Hoy saldría 10 millones de dólares. Cosas del fútbol. Esa tarde le atajé un penal a Rodrigo López y nadie se acuerda. Tuve oportunidades de clubes grandes y no las supe manejar.

-¿Por ejemplo?

-River me vino a buscar dos veces y Boca una. Lo recuerdo como si fuera ayer: sonó el teléfono de mi casa y era Daniel Passarella. Estaba Angel Cappa como técnico de River y me había pedido. Huracán quería 3 millones de dólares y ofrecían 1 más el pase del Indio Vega. Si metía presión la venta se hacía, pero me quedé en el molde. Fue una mala decisión. 

Monzón vuela para atajarle un penal a Rodrigo López. Foto: EFE/Cézaro De Luca

-¿Y Boca?

-Fue cuando estaba Carlos Bianchi de mánager. Me contactaron mediante Eduardo Domínguez. Justo en ese tiempo llegó el Bichi Borghi como técnico y llevó a Christian Lucchetti. 

-¿Fue injusta la consagración de Vélez?

-Sí, y por eso pienso que el partido se debería haber jugado de nuevo. Vélez era un equipazo que no merecía quedar en la historia de esta manera. Casi nadie recuerda lo bien que jugaba ese equipo de Gareca. Eramos dos equipazos, nosotros más vistosos y ellos más punzantes. 

Gastón Monzón ahora tiene 32 años y acaba de terminar su contrato con General Lamadrid, de la Primera C. “Veré qué ofertas me salen. Si es que salen ofertas, bah”, dice entre risas. Vive en Caballito pero aclara que es de “González Catán, del barrio Villa Dorrego”. Es padre de dos hijas, fanático de Juan Román Riquelme (lo conoce, tiene un par de camisetas regaladas por él y su firma tatuada en el cuerpo) y de los Redondos. Dedica la mayoría de sus horas al predio Torta 22, ubicado en la intersección de las rutas 1001 y 21 en Pontevedra. “Tengo 2 canchas de 11 y ahora estamos haciendo una de 9. Todos los fines de semana organizamos torneos”, cuenta Monzón, el arquero al que un foul no cobrado le cambió la vida.

Articulos relacionados