Historias secretas del acuerdo con la Unión Europea: el funcionario que rezó, el que anunció “habemus bebé” y quién le avisó a MacriPolítica 

Historias secretas del acuerdo con la Unión Europea: el funcionario que rezó, el que anunció “habemus bebé” y quién le avisó a Macri

Este martes, el secretario general de la asociación de productores y cooperativas de la Unión Europea (UE), Pekka Pesonen salió a protestar contra el acuerdo de libre comercio que la UE alcanzó con el Mercosur. Lo consideró un pacto “devastador” y de “doble estándar”. Pero los funcionarios en Buenos Aires consultados afirman que esas protestas demuestran que el Mercosur ganó fuerte con el acuerdo y que habrá descontentos en ambos lados porque el enojo de unos es ganancia de otros y agregan que con el tiempo se irán acomodando los hechos para demostrar que el TLC entre los dos bloques generará crecimiento y más comercio.

Clarín obtuvo detalles de aquellas últimas 12 horas transcurridas el viernes 28 en el edificio Berlaymont, en Bruselas, donde hubo febriles negociaciones ministeriales. Las conversaciones podrían también haber fracasado más allá de las intenciones que, desde el vamos, buscaban acordar un nuevo tiempo para este mercado que se abre de 800 millones de habitantes entre ambos bloques,

Mirá también

Hasta la mañana de ese viernes 28, sólo había un cúmulo de situaciones y declaraciones en los meses transcurridos desde aquel encuentro en París de enero de 2018 entre Mauricio Macri y Emmanuel Macron, donde luego de varios desentendidos, y alguna tensión, el francés le dijo al argentino que iba a firmar. Las protestas de los productores de su país siguen vigentes. Después, todo el mundo hizo vaticinios, hasta que Jair Bolsonaro encendió la mecha en su reciente visita a la Argentina y pronosticó que el acuerdo se firmaba en la reunión ministerial de Bruselas. Despejaba así también sus tensiones con los franceses.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

No se equivocaba, pero todo podía haber fracasado igual. El viernes del acuerdo hubo una discusión hasta último momento que involucró a los brasileños, que pidieron un plazo de 15 años para liberalizar el vino. Una propuesta difícil de aceptar por la UE, y que tampoco era viable para la Argentina.

La flexibilidad de Brasil en mejorar dicha propuesta permitió a la UE a su vez mejorar su oferta de volumen para las cuotas de etanol y azúcar. Hubo idas y vueltas también con el arroz -el Mercosur se terminó beneficiando- y el etanol.

Por otro lado, había enorme tensión. Los brasileños pedían liberalizar el vino en 15 años pero al final cedieron y quedó en 8 años sin cupo. Es decir, durante 8 años irá bajando el arancel hasta llegar a 0% quedando luego liberado el sector del vino desde ambas regiones. El cupo de etanol quedó en 450.000 toneladas con arancel 0%.

Otro de los nudos fue el reaseguro por parte de los brasileños de que no se saldrían del Acuerdo de París, una exigencia de mínima y máxima de los franceses, aunque queden aún baches en el acuerdo final, como el uso de los transgénicos, o cómo se van a repartir las cuotas en los países, algo que cuando no se pongan de acuerdo los privados se va a tener que acordar de otra manera. Macri, Bolsonaro y Macron estaban a toda máquina conversando en el G20 que tenía lugar en Osaka Japón. Hablaban con el presidente, su asesor en política exterior, seguridad y defensa, Fulvio Pompeo, y el canciller Jorge Faurie, desde Bruselas. 

Mientras, Cecilia Malström, la comisaria de Comercio, nunca perdió la sonrisa. Quería cerrar pero no iba a poner su firma sin acuerdo de sus pares. El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, cumplía el papel del “malo”. De hecho, es irlandés y su país ha sido con franceses, polacos y húngaros los que más obstáculos pusieron .  

Por un lado, los ministros y comisarios europeos negociaban en el piso 11 del Baylermont, donde están las oficinas de los comisarios europeos. Y por los pasillos también pasaba gente ya inquieta porque cerraba la tarde. En el salón central junto a los comisarios de la UE Mälstrom y Hogan estaban el canciller Faurie, el ministro de Producción Dante Sica; el jefe negociador Horacio Reyser, secretario de Relaciones Internacionales, y Marisa Bircher, secretaria de Comercio Exterior y la única mujer de alto nivel en la delegación argentina.

Reyser, que se sabe es religioso, había ido a rezar el jueves 27 a la iglesia Notre Dame de Sablon. Pidió éxitos en su misión pero nunca se salió del cuadro técnico de la negociación. Se lo oyó decir: “No se puede vender la piel del oso antes de cazarlo”, a quienes iban y venían en los salones con información sensible que podía llegar a los periodistas, ávidos de la primicia. 

Ese viernes a la mañana todo parecía enmarañado aún y había algunos temas que no reflejaban acuerdos de un lado y otro. Al final, luego del mediodía se repasaron los acuerdos de la mañana. Los textos de un lado a otro. Y cuando ya terminaba la tarde e imperaba un silencio sepulcral, saltó Faurie.

-¿Entonces cerramos?, preguntó. Más silencio.

– “Cerramos”, respondió Mälstrom.

Luego, con esos movimientos rápidos y nerviosos que lo caracterizan, el canciller salió y anunció en el pasillo: “Habemus Bebé”. La frase se replicó hasta convertirse en la histórica noticia. 

Para esa hora Macri ya estaba en su habitación en Osaka. Faurie le mandó el emocionado Whatsapp que Macri después tuiteó. Whastapp que recibieron en Japón Marcos Peña, el jefe de Gabinete, y Pompeo. Pero en los hechos fue Darío Nieto, el secretario privado de Macri, quien tras el llamado de Faurie, golpeó la habitación en la que dormían Macri y Juliana Awada para contar en persona que la negociación estaba cerrada.

Mirá también

Después, siguieron las imágenes y declaraciones que ya se conocieron. Los mandatarios saludando a Macri en Japón. Bolsonaro alegre. Y ese viernes 28 la delegación argentina festejando. El embajador ante organismos en Bruselas, Marcelo Cima, había reservado en el restaurante Taverne du Passage, y allí fueron.

Reyser volvió a Notre Dame de Sablon para agradecer, y dejó plasmado un mensaje en el libro de visitas. Ese viernes nadie durmió. Y el lunes, mientras Faurie y Sica defendían el acuerdo a capa y espada que los K critican, Reyser fue recibido por Macri en la Rosada, donde seguían los festejos.

NE

Articulos relacionados