Acuña Mange Quartet presenta “Otro cielo”, un disco “paisajístico” que invita a un viaje sonoroEspectáculos 

Acuña Mange Quartet presenta “Otro cielo”, un disco “paisajístico” que invita a un viaje sonoro

Acuña Mange Quartet, el cuarteto argentino-uruguayo que fusiona el jazz con ritmos rioplatenses, presenta este jueves 4 a las 20.30, en el barrio porteño de Palermo, “Otro cielo”, su nuevo disco inspirado en una muestra fotográfica de paisajes, cuyas sensaciones logran ser plasmadas en el plano sonoro.


Así como la secuencia fotográfica “Cielo oriental”, de Oscar Rivas, que retrata una tormenta sobre la localidad uruguaya de Paysandú, impulsó al grupo a trabajar ideas vinculadas a las vivencias en distintos lugares, la música de “Otro cielo” refleja los paisajes mentales de los autores.

“La muestra fotográfica fue un disparador. A partir de esa idea inicial de los cielos surgió la idea de plantearlos como testigos de situaciones distintas”, explicó a Télam el guitarrista Gustavo Mange.

El cuarteto que completan Hugo Acuña, en bajo; Mayra Dómine, en piano; y Fernando Diéguez, en batería, presentan de esta manera doce composiciones que logran posicionar al oyente en una situación contemplativa, a partir de delicadas líneas melódicas e irresistibles ritmos autóctonos que invitan a un viaje mental.

A poco de su show del jueves en el Gorriti Art Center, ubicado en Juan B. Justo 1617, de esta ciudad, el guitarrista habló con esta agencia sobre las características musicales del cuarteto y las particularidades de “Otro cielo”.

Télam: A pesar de que la música del cuarteto trabaja mucho sobre los climas, hay una fuerte presencia melódica. ¿Qué puede comentar acerca del estilo del grupo?

Gustavo Mange: Lo melódico y lo rítmico tiene una fuerte presencia. Somos dos uruguayos y dos argentinos. Desde el lado uruguayo hay un componente muy fuerte de lo que es la murga y el candombe. Por mi parte, yo vengo de una familia santiagueña y en mis discos anteriores incluí chacareras o alguna zamba. Eso forma parte de mi acervo cultural. Todo eso se fusiona con el lenguaje del jazz. Siempre decimos que el jazz es un envase en donde nosotros metemos un montón de cosas que tienen que ver con ritmos rioplatenses.

T: La sección rítmica del grupo, es decir el bajista y el baterista, son uruguayos. ¿Hay un predominio de los ritmos de ese país?
GM: No, y creo que esa es una de las claves del éxito de esta sociedad musical que tenemos con Hugo. Siempre, de alguna manera, se balancea de forma natural lo que hacemos.

T: Mencionaba el aspecto melódico y es inevitable asociar la música del grupo con el Pat Metheny Group. ¿Lo reconocen como una influencia?
GM: En el caso de Hugo, no tanto, pero en mi caso sí es una influencia muy fuerte. En mi disco anterior hay temas dedicados a su obra. Yo estoy atravesado por su música. Incluso, participé de algunos talleres en Nueva York con él y tuve la oportunidad de ser testigo activo de la forma en que trabaja.

T: En una de las canciones de “Otro cielo” hay un violín intepretado por Manu Sija, uno de los invitados, que aporta un timbre poco común para el jazz. ¿Cómo surgió la idea de incluir ese instrumento?
GM: La participación tuve más que ver con el invitado que con el instrumento. Cuando pensamos en un invitado, no pensamos tanto en que instrumento meteríamos sino en quién nos gustaría que venga y meta mano en el tema de la manera que le parezca. Yo quería grabar con Manu Sija y él es esencialmente un violinista.


Articulos relacionados