La nueva oportunidad para Luciano Lollo luego de tres años de lucha contra las lesionesDeportes 

La nueva oportunidad para Luciano Lollo luego de tres años de lucha contra las lesiones

Necesitaba un marcador central River en aquel invierno de 2016. Se había ido un año antes Ramiro Funes Mori y Eder Alvarez Balanta no había encajado. Tampoco había alguien en Inferiores que estuviera para ese reto. Entonces, Marcelo Gallardo le apuntó a Luciano Lollo, al que consideraba uno de los mejores defensores del fútbol argentino. 

Lollo se había destacado en Racing. Campeón con el equipo de Diego Cocca en 2014, se conviertió en un referente de La Academia. Sin embargo, en aquellos días finales de junio de 2016 hacía más de tres meses que no jugaba. 

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En marzo de ese año se había fracturado el quinto metatarsiano en un partido contra Boca en la Bombonera por la Copa Libertadores.Ahí comenzó su calvario.

Su llegada a River no fue de la mejor manera. Es que el pase estuvo a punto de caerse por las anomalías que surgieron, lógicamente, en la revisión médica. De hecho, le costó correr en la cinta. A pesar de ello, desde el cuerpo técnico de River confiaron en que el jugador podía recuperarse pronto. E igual le levantaron el pulgar. La institución de Núñez le abonó a Racing 3,5 millones de dólares.  

En River, Lollo vivió un calvario. Es que las lesiones en los pies lo persiguieron. Volvió a operarse del quinto metatarsiano y tuvo otra cirugía más por los Hallux rigidus, una afección en los dedos gordos de los pies. Ahí estaba el inconveniente que le complicó la vida.

Mirá también

El mismo Lollo lo explicó el año pasado en una entrevista con Clarín: “Mi problema se iniciaba en los Hallux rigidus. Es como una artrosis o artritis que degenera la articulación y genera un sobrehueso que hace perder movilidad en el dedo gordo. Y eso hace que descargue todo el peso para afuera, para el quinto metatarsiano. Entonces, por eso se me abría ese huesito todo el tiempo”, expresó el cordobés de 32 años nacido en Alejo Ledesma. 

A pesar de que no logró ponerse en las mejores condiciones y lo poco que jugó con la banda roja, Gallardo lo esperó y lo bancó. “Una vez me dijo: ‘Vos a mí no me tenés que demostrar nada’. Pero yo igual me sentía en deuda”, contó Lollo. De hecho, hace un año, cuando el defensor tenía todo arreglado para ir a jugar al Sporting Gijón de España, el Muñeco decidió que se quedara y lo llevó a la pretemporada en Estados Unidos. 

Pero fue otro año con pocos minutos en cancha para Lollo. Apenas cinco partidos. Eso sí, se dio el gusto de marcar su único gol en las tres temporadas (en total disputó 16 en cuentros) en la que estuvo en River. ¿A quién? A Lanús, justamente el clásico rival de su próximo club.

Es que, ahora, Lollo no se subió al avión para ir a Los Angeles de pretemporada con el plantel Millonario. Hernán Crespo ya lo había pedido para incorporarlo a Banfield. Buscaba un defensor que le aporte experiencia y un grande más (junto a Renato Civelli, Nicolás Bertolo y Jesús Datolo) para el grupo en un plantel plagado de jóvenes. 

Mirá también

Los dirigentes del Taladro aceleraron la gestión con sus pares del club de Núñez. A Lollo le quedaba un año de contrato en River. Entonces, le extendieron el vínculo hasta junio de 2022 y convinieron con Banfield un préstamo por una temporada con opción de compra. Este lunes se hizo la revisión médica y la pasó. Desde el club del Sur del Gran Buenos Aires afirmaron que el control fue muy completo y que el futbolista se encuentra en buenas condiciones para jugar.

Mirá también

A Lollo le surge una nueva chance. Una gran oportunidad para volver a jugar de manera continuada y disfrutar adentro de una cancha. Y de volver a ser, claro.  

Articulos relacionados