San Lorenzo: ya nadie asegura que Almirón seguirá en su cargo y el DT repartió culpasDeportes 

San Lorenzo: ya nadie asegura que Almirón seguirá en su cargo y el DT repartió culpas


Almirón reclamó jerarquía, un mensaje para los jugadores y los dirigentes Fuente: AFP

Con el equipo en San Pablo, la cabeza parece anclada en la Argentina. Difícil quitarse de la misma la zona de dudas y cuestionamientos. Ni siquiera el acceso a los octavos de final de la

Copa Libertadores

surge como un paliativo. Si bien la ruta de

San Lorenzo

lo depositó en Brasil para medirse a Palmeiras en el último partido de la fase de grupos, la clasificación asegurada no exime a

Jorge Almirón

de varias preocupaciones. Seis meses después de la presentación del entrenador en San Lorenzo, la incertidumbre sobre su futuro encendió la alarma una vez más en Boedo. La temprana eliminación contra Argentinos en la

Copa de la Superliga

, la carencia en el juego y los pobres resultados preocupan a todos los azulgranas.

La última conferencia de prensa de Almirón en el Nuevo Gasómetro sembró más interrogantes en San Lorenzo. Apagado, sin respuestas, el DT hizo hincapié en el futuro. “Nos falta jerarquía para ser más más determinantes, aunque yo asumo la responsabilidad que me corresponde. Tenemos que hacer un análisis más frío para ver qué línea quiere seguir el club. El balance lo haremos con los directivos, pero dependerá de ellos ver qué rumbo quieren tomar”, dijo Almirón. Así, lo más probable es que el director técnico se reúna con los dirigentes de San Lorenzo apenas regresen de Brasil. Habrá charlas y debates. Un resultado negativo abriría aún más la herida abierta de una lastimadura que está a la vista desde hace tiempo.

Lo concreto es que hoy nadie se anima a asegurar que Almirón seguirá en el banco de suplentes azulgrana a partir de junio. El DT tiene contrato hasta diciembre, pero el equipo no levanta y solamente lo sostiene la Libertadores. Más allá de los resultados en este torneo, a su propuesta nunca pudo sacarle brillo. Y duele. De hecho, una versión indicó que el de mañana podría ser su último encuentro como entrenador del Ciclón, algo en lo que no estaría de acuerdo la comisión directiva.

La situación de San Lorenzo es delicada. Ante los rumores de una posible licencia en el cargo, el presidente Matías Lammens salió a desmentirlo. Inclusive el futuro de Leandro Romagnoli como manager es una incógnita. El domingo pasado, por primera vez en mucho tiempo, el público se mostró muy enojado. “Que se vayan todos, que no quede ni uno solo”, exclamaron.

La molestia es evidente. Los números no acompañan al ciclo del entrenador oriundo de San Miguel y lo peor queda inevitablemente reflejado en las estadísticas. Sobre 24 encuentros disputados desde que asumió, San Lorenzo apenas ganó cuatro, empató 14 y perdió seis. Hay más: dentro de esos compromisos, en doce no hizo goles, y solo tres veces consiguió anotar dos tantos. Un desempeño muy pobre para un conjunto que luce sin alma. Y todavía es más preocupante que en ese lapso sólo haya marcado 14 tantos. “Los jugadores que marcan la diferencia salen plata y hay pocos”, dijo Almirón en un claro tiro por elevación y con la mirada puesta en el futuro. “La idea está, pero falta rebeldía para marcar la diferencia”, agregó.

Si bien Almirón asume sus responsabilidades (que son muchas), los refuerzos que llegaron al Ciclón todavía no dieron la talla. Y mucho arribaron por pedido suyo. Así, entienden desde adentro, resulta casi imposible competir con planteles de la talla de Boca y River. Hubo aciertos y, claro, también errores. De las diez incorporaciones azulgranas, quienes más se destacaron en este semestre fueron Raúl Loaiza, Fernando Monetti -a pesar de sus dos expulsiones- y algunos destellos de Román Martínez. Algunos jugaron poco y nada (Damián Pérez, Gino Peruzzi, Héctor Fértoli) y otros directamente exhibieron un juego muy pobre: los colombianos Andrés Rentería y Gustavo Torres encabezan esa lista.

El tiempo pasó y a este San Lorenzo no le alcanza con lo hecho en la Libertadores. No es únicamente un pensamiento que abarque a los simpatizantes: fue el propio Almirón quien dio a entender que el club precisa “jerarquía” si no quiere que su excursión en la máxima cita continental finalice pronto. La nueva eliminación le abrió al club otro panorama de incógnitas, como en su momento sucedió tras la goleada sufrida contra Boca por 3-0. Tal vez la palabra adecuada para describir lo que sucede sea una: incertidumbre.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados