Quién es Marcelo Weigandt, la sorpresiva aparición de las inferiores de BocaDeportes 

Quién es Marcelo Weigandt, la sorpresiva aparición de las inferiores de Boca


Marcelo Weigandt pasó a ser muy valorado por Alfaro en Boca Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Aguilar

Y, de repente, hay un lateral derecho ganándose un terreno en Boca y surgido de las inferiores. En tiempos en los que los directivos xeneizes y los entrenadores apuestan más por sacar la billetera y reforzar la institución con herramientas de otros clubes antes que utilizar los propios recursos que formaron sus divisiones menores, hay alguien que se mantiene firme desde hace trece años y con las mismas ilusiones que el primer día.

Gustavo Alfaro

vio condiciones en él y de a poco le está dando el protagonismo y crecimiento que todo chico desea.

Marcelo Alexis Weigandt

disputó tres encuentros sobre el lateral derecho en los últimos 17 días, como parte del recambio, y de a poco se está ganando a las tribunas a base de sobrias labores y promesas que identifican al hincha xeneize.

Avellaneda fue su cuna un 11 de enero del 2000. Y a los seis años, gracias al mítico captador de talentos Ramón Maddoni, ya estaba inmerso en el inmenso

Mundo Boca.

El de los sueños, el del sacrificio dentro y fuera del campo. También, el de las presiones futbolísticas. Aunque este último ítem pareciera ser un aspecto que al Chelo no le mueve la aguja: desde hace años muestra una personalidad y una manera de jugar con las que aparenta querer comerse al mundo. Y era cuestión de que un entrenador le diera algo de espacio para que pudiera desenvolverse en Primera y así mostrar lo que tiene para dar.

Un verdadero tractor que se destaca en ambos aspectos: fuerte defensivamente; criterioso y potente para atacar. Tiene todas las condiciones para ser el número “4” más completo que tuvo Boca en los últimos años: un puesto en el que ha sufrido mucho, malgastó dinero y que actualmente resuelve bien, por momentos, con la presencia de

Julio Buffarini.

Aunque si Alfaro, para hacer descansar al cordobés, prefirió darle el puesto a Weigandt antes de optar por Kevin Mac Allister (uno de los refuerzos del último receso) fue porque vio serias condiciones que pueden elevarlo aún más en la consideración.

Eso mismo que observó Fernando Batista, entrenador de la selección argentina Sub-20, para que sea parte de la delegación que empezará a trabajar en unos días de cara al Mundial de la categoría en Polonia: no había sido convocado para el Sudamericano en Chile, pero ahora está adentro del proceso junto al arquero Manuel Roffo y el volante Agustín Almendra. O lo que vio Miguel Ángel Micó para integrarlo en 2017 al Sub-17 que disputó el Sudamericano en Chile, aunque en medio de una época de desorden de la AFA los chicos no lograron el objetivo.

La cuestión es que el domingo, en el triunfo ante Godoy Cruz (3-1) y, en consecuencia, la clasificación a cuartos de final de la Copa de la Superliga, tuvo su debut profesional en la Bombonera, el estadio en el que soñó jugar toda su vida: ya conocía esa sensación luego de que, con la Reserva, fuera titular en el encuentro preliminar ante Banfield de hace más de un mes, en el que se impusieron 5-1 ante la parcialidad boquense. Ante el Tomba fue uno de los mejores del equipo, con una gran participación en el segundo gol, metiendo una pelota filtrada para Cristian Pavón que le cedió el tanto a Ramón Ábila. Antes había jugado los 90 minutos de la ida ante el conjunto mendocino (2-1) y frente a Estudiantes de Río Cuarto (2-0), por la Copa Argentina. En todos esos compromisos su rendimiento fue por demás aprobado.

Aunque cuando se describió, antes de debutar, resaltó otras prioridades de su juego y de lo que proyectaba en su contacto con el hincha. Claro que atacar por el carril derecho es un arma importante para Weigandt, pero si hay algo que le apasiona es defender la camiseta de Boca con los dientes apretados: “Llegar y asistir a los delanteros con un buen pase o centro es muy lindo. Me encanta pasar al ataque y lastimar creando situaciones peligrosas. Pero si me preguntás, me gusta mucho ir al choque y ver al rival caído. Me imagino más yendo con intensidad y en una jugada dividida trabar fuerte, aunque leal, con el rival. Eso al hincha de Boca lo vuelve loco y es lo más lindo que hay”, detalla sobre su juego.

Tan así se lo toma que, en este tiempo con Alfaro al mando, ya protagonizó dos fricciones que sacaron a dos jugadores del campo. Uno fue Brian Álvarez, volante de Unión, que sufrió una jugada similar a la que patentó Enrique Hrabina: como supo hacerlo Quique también frente al Tatengue, en 1985, Weigandt -en su debut durante el Torneo de Verano- se lanzó de cabeza para trabar una pelota y lo terminó lesionando. Y se entrena como juega. La otra víctima fue… un compañero. Paolo Goltz, ya que chocaron en una práctica y se fracturó el cuarto metacarpiano de la mano izquierda. No es mal intencionado: deja todo en cada pelota.

Porque va en busca de su máximo anhelo. Está claro que ganar títulos con la camiseta azul y oro está fijo entre sus deseos, sumado a progresar en su carrera deportiva. Sin embargo, tras un clásico de Reserva ante River, en el que convirtió un gol y fue la figura del partido, empezó a ganarse al hincha: “Es mi segunda casa. Por esta camiseta mato y muero. Sueño con jugar en Primera y que la “12” coree mi nombre”, se ilusiona. El Chelo ya le dio inicio a ese largo viaje, que tiene un objetivo claro: terminar siendo ídolo.

Hugo Ibarra y el N° 4

Los laterales que jugaron desde mayo de 2010: Desde que Hugo Ibarra dejó Boca, en mayo de 2010 (jugó su último partido en la goleada de Banfield 3-0), por el club xeneize pasaron once laterales derechos: Franco Sosa, Facundo Roncaglia (surgió de las inferiores xeneizes como central y terminó actuando como N° 4 con Falcioni), Emiliano Albín, Hernán Grana, José Fuenzalida, Gino Peruzzi, Leonardo Jara, Julio Buffarini y Kevin Mac Alllister (la última incorporación llegada de Argentinos). También desde las inferiores tuvieron sus chances Leandro Marín y (pocas) Nahuel Molina Lucero, que ahora está a préstamo en Central.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados