“Que se vayan todos”: a los hinchas de San Lorenzo se les terminó la pacienciaDeportes 

“Que se vayan todos”: a los hinchas de San Lorenzo se les terminó la paciencia


Loaiza, Botta, Coloccini, Román Martínez y Nahuel Barrios se marchan bajo los reproches de los hinchas de San Lorenzo; el Ciclón volvió a decepcionar a sus hinchas Fuente: LA NACION – Crédito: Daniel Jayo

Había mucho en juego. Demasiado. La clasificación a 8os de final en la Copa Libertadores no conforma a la gente de

San Lorenzo

. Y el peor escenario que se podría haber imaginado el Ciclón lo vivió en el Nuevo Gasómetro. El empate 1-1 contra Argentinos dejó al equipo de

Jorge Almirón

afuera de la Copa de la Superliga. Ya no habrá más recorrido en este nuevo certamen para los azulgranas y se cierra otra página sin final feliz. Del Bajo Flores la sonrisa se la llevó el conjunto de La Paternal.

San Lorenzo había caído por 1-0 en el partido disputado en el Diego Armando Maradona, por lo cual debía al menos ganar por el mismo resultado para llegar a la definición por penales, ya que cualquier empate favorecía a Argentinos. Sin Nicolás Blandi, afuera del equipo por una dolencia muscular, Almirón decidió realizar siete cambios en relación a los que empezaron jugando en el flojo desempeño de la ida en La Paternal. No deja de ser preocupante la actualidad del Ciclón más allá del paso adelante en el certamen continental. De hecho, a este encuentro arribaba con poco más de cuatro partidos sin hacer un gol (entre la Copa de la Superliga y la Libertadores). Eran 362 minutos sin festejar desde el tanto del “Perrito” Barrios a Melgar. El de este domingo tampoco le sirvió de mucho.

En tanto que Argentinos llegó al Nuevo Gasómetro después de transitar una semana complicada: viajó a Venezuela en un vuelo charter para jugar ante Estudiantes de Mérida por la Copa Sudamericana, pero el compromiso se suspendió a raíz de la situación delicada que se vive en ese país y la delegación debió regresar. Además, en las últimas horas se supo que el cruce fue reprogramado por la Conmebol para el próximo miércoles 8 de mayo en el Estadio Metropolitano de Mérida, lo que generó malestar en el plantel del Bicho. De hecho, su indumentaria de color blanco ya está en Ezeiza a la espera del embarcar.

Mediocre, imprecisa. Así podría definirse una primera etapa en la que no abundaron las ocasiones de gol. La lluvia, el barro y el viento ayudaron a que en los primeros minutos abundara la pierna fuerte, por momentos excesiva. Parecía que la tensión de los vestuarios se había trasladado al césped. Recién a los 22 minutos, Claudio Spinelli quedó mano a mano con Fernando Monetti, pero su remate dio en el palo derecho del arquero y se fue desviado. Aunque los atacantes del conjunto dirigido por Diego Dabove fueron intermitentes en cuanto a la productividad, al menos se mostraron activos.

Los jugadores de San Lorenzo batallaron sin cesar cada pelota, pero al momento de construir claridad en el juego, al equipo le costó demasiado y visitó poco y nada el arco de Lucas Cháves. Los mediocampistas azulgranas lejos estuvieron de desequilibrar. Faltó velocidad y sobre todo, precisión en los toques cortos. Sobraron las jugadas en las que la pelota terminó afuera de la cancha, o en los pies de algún adversario. Después, solo algunas jugadas esporádicas. En el cierre de la primera parte, otra vez lo tuvo Spinelli, esta vez de cabeza, pero Monetti se lució y la desvió al córner.

El equipo de Almirón no lograba hacer pie. Errático Raúl Loaiza, la referencia de área, Nicolás Reniero, exhibía una versión desconocida, lenta. A Rubén Botta le costaba ser un colaborador activo en el medio. Se veía a un San Lorenzo adormecido en el ritmo y sin aceleración. Apenas el Perrito Barrios, con su electricidad, inquietaba a los defensores del Bicho.

En el comienzo del segundo tiempo, después de un control impreciso de Loaiza, Argentinos tuvo la serie otra vez a tiro. Alexis Mac Allister corrió solo más de 30 metros, pero su remate se marchó afuera cuando lo tuvo a Monetti de frente. El pensamiento derrotista que carcomía a los hinchas locales se hacía presente.

Con más enjundia que buenas ideas el Ciclón dio un paso al frente. A los 21 minutos, el juvenil Marcelo Herrera sacó un derechazo desde afuera del área (sus otros dos goles, a Gimnasia y Palmeiras, habían sido desde una posición similar) y estampó el 1-1 en el marcador. El desahogo fue grande en la tardecita lluviosa del Nuevo Gasómetro. Atrás quedaba la racha de 427 minutos sin convertir goles.

Las versiones sobre el fallo del tribunal de apelaciones de la Superliga son de los más diversas. La más fuerte indica que San Lorenzo podrá incorporar en el próximo mercado de pases y que le sacarán 3 puntos de forma provisional. Si para el 30 de junio tiene todo al día, le levantan la quita de esos 3 puntos y la sanción queda en cero.

Mientras San Lorenzo sacó fuerzas de la adversidad e inquietó a Cháves, Argentinos sintió el golpe durante varios minutos. Sin embargo, no bajó la guardia y a los 36, Miguel Torrén envió un centro preciso, la bajó Carlos Quintana y Spinelli reventó el palo; el rebote lo tomó Hauche, cuya definición fue desviada por Reniero. Gol en contra, lo único que le faltaba al Ciclón.

El fútbol, tan impensado, volvía a golpear al Ciclón. Intentó quebrar a su rival en los minutos finales, pero la historia ya estaba sentenciada. Los pocos aplausos se los llevaban Nahuel Barrios y Fabricio Coloccini. Es cierto que, desde adentro, el equipo transmitía muy poca alegría.

En el cierre, el abatimiento por la derrota se trasladó de las tribunas al campo de juego. “Que se vayan todos, que no quede ni uno solo”, se escuchó de parte de los simpatizantes azulgranas. En un costado, Almirón, con los brazos en jarra, no encontraba respuestas. Se fue San Lorenzo de la Copa de la Superliga. Se fue también sin haber conseguido un triunfo en este torneo.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados