Boca, el temporal y Tello, una historia que se repiteDeportes 

Boca, el temporal y Tello, una historia que se repite

Otra vez el diluvio le robó el protagonismo a un partido de fútbol con Boca como protagonista y con Facundo Tello como árbitro.

En aquella ocasión el duelo había sido en La Plata, ante Gimnasia. Y no en la Bombonera, como este partido por la Copa Superliga ante Godoy Cruz o como la ida de la final de la Copa Libertadores ante River que debió posponerse por 24 horas por culpa de un temporal. 

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Las casualidades vuelven a unir el agua con Tello y Boca, tal como ocurrió en abril de 2018 en un partido por la Superliga que terminó teniendo como campeón al Boca de Guillermo Barros Schelotto. Y que también encendió una polémica por el cambio de opinión del árbitro, que primero dijo que la cancha estaba para jugar y al ratito consideró que el campo no estaba apto para la disputa de un partido de fútbol.

“Salimos tres veces en una hora y media y veíamos cómo se acumulaba agua. Consideramos que el agua iba a ser más protagonista. En búsqueda de la normalidad del partido y no generar lesiones por una decisión de arrancar y tener que suspenderlo a los 10 o 15 minutos… Puntualmente el motivo reglamentario son las condiciones del campo de juego y el clima: pasó media hora entre que salí y volví a salir, se había acumulado mucha agua y pensamos que estábamos reglamentariamente para suspenderlo“, argumentó horas más tarde Tello, a quien acusaban de haber recibido presiones, ya que había trascendido que ninguno de los dos equipos quería jugar el partido.

Mirá también

Por un lado, Boca estaba enfocado en la Copa Libertadores y evitaba un desgaste extra antes de viajar a Colombia. Por el otro, el dueño de casa, más allá de tener que pagar por duplicado el operativo, le interesaba postergar para jugar una vez que el equipo del Mellizo tuviera el título en su mano.

“Nadie me presionó y no sugirió nada, era totalmente libre para tomar la decisión con mi equipo, lo que hicieron ambos clubes es estar de acuerdo con mi decisión. No nos dejamos influenciar, nos quedamos para tratar de jugarlo; en la mitad de la cancha había mucha acumulación de agua. Por una decisión u otro hubiésemos recibidos opiniones encontradas”, explicó Tello a radio La Red.

La Bombonera y los diluvios

Además de la postergación de la final de la Copa Libertadores contra River, hay otros dos antecedentes cercanos que se recuerdan de suspensiones por lluvia en la Bombonera. 

Otro de ellos fue también ante River. Un Superclásico que comenzó a jugarse el domingo 21 de marzo de 2010 por el torneo Clausura de ese año. Fue arbitrado por Héctor Baldassi. Juan Román Riquelme jugaba con la azul y oro y Marcelo Gallardo con la banda roja. Menos de diez minutos duró la función ya que la pelota no rodaba. Se continuó cuatro días después y ganó Boca 2-0. 

Mirá también

Otra suspensión por lluvia en la Bombonera fue el 14 de septiembre de 2014 en un clásico Boca-Racing. El Xeneize le iba ganando 1-0 a La Academia con gol de Jonathan Calleri. El encuentro fue suspendido a los 12 minutos del segundo tiempo por el árbitro Federico Beligoy y se reanudó 11 días después. Racing lo dio vuelta con dos tantos de Gustavo Bou y en diciembre fue campeón de ese certamen.   

Evidentemente, a pesar de los trabajos que se hicieron entre fines de 2014 y principios de 2015 (extracción de raíz de los pastos invasores, eliminación de toda la carpeta con maquinaria apropiada, nivelación, drenajes internos, césped nuevo, y emparejamiento de la superficie), el campo de juego de la Bombonera sigue en problemas.  

Mirá también

La explicación del club

Desde el club explicaron que este domingo por la mañana, entre las 6 y las 11, cayeron en La Boca unos 25 milímetros de agua y por la tarde se sumaron otros 27 milímetros.

Y agregaron: “En el estadio se sembró hace 10 días el césped de invierno. Es por eso que se realizaron trabajos de pinchado que llegan a menor profundidad y provoca un menor drenaje circunstancial que el habitual”.

MFV

Articulos relacionados