Mercado de granos: el riesgo de la incertidumbreEconomía 

Mercado de granos: el riesgo de la incertidumbre


La sequía de 2018 tuvo impacto sobre el precio de los granos Fuente: LA NACION – Crédito: Marcelo Manera

La formación de los precios de los granos sin lugar a dudas conlleva un sinnúmero de variables que la hacen extremadamente compleja. El problema es, cuando además de los fundamentos propios, se suman otras variables ajenas. Demasiadas. En más de 20 años dedicados exclusivamente al análisis del mercado de granos he sido testigo del impacto de muchas variables sobre los precios de estas commodities.

Solo por nombrar algunas, las sequías de 1996 y de 2012 en Estados Unidos. Las nuestras, en 2009 y en 2018. La crisis de 2001 en nuestra región y de las retenciones móviles en la Argentina durante 2008, casi al mismo tiempo que la irrupción de la crisis de las hipotecas en Estados Unidos, que comenzaba a generar una debacle económica determinante en estos tiempos.

Si bien algunos de estos acontecimientos se registraron con cierta cercanía, nunca tantos y en un periodo de tiempo tan exiguo como ahora.

Podríamos comenzar a enumerarlos por orden cronológico. Desde el Brexit, ocurrido en 2016 (todavía sin resolución y con una gran afectación desde lo económico), hasta la guerra comercial entre Estados Unidos y China, iniciada en marzo de 2018, que a la postre será -probablemente- el peor conflicto comercial de la historia entre dos países.

Pero ello no es todo. Actualmente, la gripe porcina africana resulta un factor que sabemos cómo comenzó, pero probablemente todavía desconocemos su impacto final. No por menos importante, los retrasos en las siembras estadounidenses de maíz, derivados de un clima demasiado húmedo y frío, incrementan la incertidumbre, generando un aumento en los gradientes de volatilidad esperada.

Si bien esto último resulta una variable propia de estos mercados agrícolas, es la sumatoria de todos estos indicadores lo que torna impredecible cualquier análisis. Porque lo que hay que entender es que cada día las decisiones políticas y económicas que toman los países, como así también las climáticas que nadie controla, van pasando de un lado al otro de la balanza, inclinado el fiel a su gusto y piacere.

Para colmo, los pormenores de nuestra propia situación económica no le van en zaga. Entre la inflación, la tasa de interés y el tipo de cambio, pareciera demasiado para el hombre de campo que, además, actualmente está cosechando.

Dentro de este contexto hay que hacer negocios y tratar que los mismos sean exitosos. Claro está que una buena cosecha es un gran paso, aunque no lo es todo. Con una situación de precios extremadamente baja (retenciones mediante), una buena y responsable administración del “riesgo precio” es de incalculable valor en los tiempos que corren.

El autor es socio de Nóvitas SA

Articulos relacionados