Del Potro: vuelve rodeado de los mejores y se siente arropado en MadridDeportes 

Del Potro: vuelve rodeado de los mejores y se siente arropado en Madrid


Crédito: @Delpotro

La última vez fue el viernes 22 de febrero, en un rincón de Estados Unidos. Cuartos de final de Delray Beach, en un ATP 250, una clase de competencia sin exagerada relevancia. Trastabilla Juan Martín del Potro frente al norteamericano Mackenzie McDonald por 6-4 3-6 y 7-6(5), pero la despedida no es exclusiva en el cemento: se corre de la escena, otra vez afectado por los traumas de su físico. Juega sus últimas 2 horas, 18 minutos y 58 segundos, su tercer encuentro de la temporada y arranca, otra vez, el martirio de las dudas, de su cuerpo y de su futuro. La rodilla derecha, por ahora, responde. Envuelto en el confort de las grandes estrellas -están todos, el Gran Roger, Rafa, Nole-, el tandilense se siente arropado y dispuesto a volver a empezar, en el Masters 1000 de Madrid. El martillo está a tono con su optimismo: quiere romper con los fantasmas, de una vez y para siempre.

El tandilense, octavo tenista del planeta, regresará al circuito luego de casi tres meses, en el prestigioso torneo, que comenzará mañana. Tiene tiempo: lo hará directamente en la segunda etapa ante un rival serbio que surgirá del choque entre Dusan Lajovic y Laslo Djere, según determinó el sorteo del cuadro principal. En uno u otro caso, son dos rivales de cuidado. Lajovic fue finalista el mes pasado en Montecarlo (perdió con el italiano Fabio Fognini) y Djere se consagró en Río de Janeiro.

A los 30 años, jugará en la Caja Mágica después de haber completado la rehabilitación en la rodilla derecha y confiado en que se encuentra (mucho) mejor que en febrero pasado, cuando jugó en Delray Beach con severas molestias.

Delpo, una de las figuras del deporte argentino y artífice del título de la Copa Davis conseguido en Zagreb en 2016 tras superar en la final a Croacia, se lesionó el 11 de octubre pasado, durante el Masters 1000 de Shanghai, cuando sufrió la fractura de la rótula de trazo vertical, sin desplazamiento, y debió abandonar el partido que jugaba ante el croata Borna Coric. El transcurrir del tiempo fue un martirio: inició una rehabilitación que tuvo como objetivo evitar una cirugía. En las últimas horas, se mostró activo y con la calidad intacta, más allá de que el ritmo de competencia es otro asunto. En Madrid actuará en singles y también en dobles junto al japonés Kei Nishikori.

¿Cómo se sentirá? ¿Sufrirá su espigado físico (1,98m), el sacrificio del polvo de ladrillo? ¿Será la antesala ideal de Roland Garros, el segundo grande de la temporada, que lo exhibió en las semifinales en la temporada pasada? El recuerdo es casi ideal: regresa a la competencia en las pistas lentas de Madrid, en donde alcanzó las semifinales en la temporada 2009 y 2012.


Crédito: @Delpotro

El torneo reparte premios por 7.279.270 euros, se juega sobre polvo de ladrillo y tiene a las estrellas del circuito. Rafael Nadal, que precisa volver a ser en su pista favorita, Novak Djokovic, el principal competidor rumbo a París y, sobre todo, Roger Federer, que regresa a una superficie incómoda para su talento; vuelve después de tres años, desde su participación en Roma 2016. Es el único que ganó Madrid en tres superficies distintas: cemento indoor (2006), arcilla roja (2009) y arcilla azul (2012).

Djokovic, campeón en Madrid en 2011 y 2016, debutará ante el búlgaro Grigor Dimitrov o un tenista surgido de la clasificación; Nadal chocará con un canadiense, Felix Auger-Aliassime o Denis Shapovalov y Federer, cuarto del mundo aunque desde el lunes será tres porque desplazará al alemán Zverev, debutará ante el francés Richard Gasquet o el español Alex Davidovich Fokina.

El Masters 1000 de Madrid tiene un solo campeón argentino en su historia, David Nalbandian en 2007. ¿Y los otros argentinos? Guido Pella, el de mejor rendimiento durante 2019, jugará con el ruso Daniil Medvedev, mientras que Diego Schwartzman se enfrentará ante el italiano Marco Cecchinato. Pero todos están a la sombra de Delpo, el regreso más esperado.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados