Macri, entre los petro-millones y el drama cotidiano de las góndolasSociedad 

Macri, entre los petro-millones y el drama cotidiano de las góndolas

Mauricio Macri volvió a recargar su propia energía en Vaca Muerta este viernes. La carga duró poco, en razón de las múltiples actividades que generalmente ocupan a un Presidente, pero importante: parado en Loma Campana, punto de partida del primer oleoducto importante que se ha instalado en Vaca Muerta, reafirmó su convicción de que la única salida para el país es “hacia adelante”, nunca volver al pasado. En idioma argentino 2019, significa que habría que votarlo a él nuevamente, y no a Cristina Kirchner o cualquiera sea de ese espacio que se le enfrente en octubre.

Las reiteraciones de Macri se asemejan a la enseñanza del Evangelio de los primeros cristianos. Machaca sobre puntos obsesivos: que no hay soluciones mágicas; que hay que trabajar mucho; que la solución está en nosotros mismos; etc. Este viernes, desde Loma Campana y flanqueado por el Gutiérrez presidente de YPF y el Gutiérrez gobernador de Neuquén, no dudó en que hay que buscar el componente de “generosidad” a tono con la coyuntura, para encontrar el bien común. Traducido, nuevamente, al idioma argentino 2019, significa que se debe ser generoso para acordar con su gobierno (el peronismo) y dejar del otro lado a quienes nunca quieren ni querrán acordar (el kirchnerismo).

El significado de Vaca Muerta para el gobierno de Macri, ha quedado nuevamente en claro, es fundamental. Es el ejemplo casi perfecto que contrapone una forma de hacer las cosas (pagar la energía para que haya suficiente= política tarifaria actual) a la otra, la del adversario (subsidios= energía barata o “regalada”). La inauguración de un oleoducto con potencial de transportar 25 mil metros cúbicos de petróleo al día (se estima que será realidad ese total en un par de años) implica directamente transportar por ese caño de 88 kilómetros de largo y 18 pulgadas de diámetro, unos 11 millones de dólares al día, según los precios actuales del crudo.

Mucha significación, mucha energía recargada, que no soluciona, sin embargo, las tribulaciones actuales del Presidente, que pasan, más que por el precio del crudo o de las moléculas del gas, por el de los precios de los alimentos en las góndolas de los supermercados.

Rubén Boggi

Articulos relacionados