Con trabas, arrancó el histórico juicio a Milani por la represión ilegal en La RiojaPolítica 

Con trabas, arrancó el histórico juicio a Milani por la represión ilegal en La Rioja

Vestido de impecable traje y corbata, César Santos Gerardo Del Corazón Jesús Milani, el militar que intentó crear un “Ejército Nacional y Popular” y que recibió el apoyo de Cristina Kirchner para convertirse en el primer especialista en Inteligencia en comandar el Ejército en democracia, se sentó ayer, por primera vez, en el banquillo de los acusados. Milani renunció recién en junio de 2015 cuando Clarín reveló que había nombrado coronel mayor al también especialista en Inteligencia Marcelo Granitto y tuvo una discusión con el entonces secretario Legal y Técnico Carlos Zannini. En su carrera ascendente, Milani consiguió primero el inesperado apoyo de la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini y luego el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) recién en junio del 2013 lo cuestionó cuando Cristina lo propuso para ser ascendido a teniente general. El pasado de Milani había empezado a ser revelado por este diario en el 2010, poco después de que fuera nombrado jefe de Inteligencia, cargo que mantuvo siempre aún cuando llegó a ser jefe del Ejército.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En el primer día de este juicio, el Tribunal Oral Criminal Federal de La Rioja rechazó un pedido de nulidad de la defensa de Milani, en la primera audiencia del juicio que se le sigue en esa provincia, con la clara intención de demorar la sentencia que debería conocerse antes de fin de año. Atrás quedaron los años en que tenía el pleno apoyo de los K y que, según diputados de la Coalición Cívica y el Pro, había pasado a ser una inteligencia paralela para Cristina, tras haber echado a Jaime Stiuso de la dirección de Operaciones de la SIDE y el crimen del fiscal Alberto Nisman. Hasta cuando renunció en el 2015 se despidió en un discurso con todos los honores.

En La Rioja es juzgado, junto a otros doce imputados por el secuestro y las torturas que sufrieron en marzo de 1977 los militantes políticos Pedro Olivera y su hijo Ramón. Luego de la lectura de las acusaciones y la resolución de esas nulidades -que motivó un picante debate entre las partes-, el juicio oral pasó a cuarto intermedio hasta el 17 de mayo, cuando se escuchará la versión del ex jefe del Ejército de Cristina Kirchner y los otros acusados. El TOF de La Rioja está integrado por los jueces Jaime Díaz Gavier, Enrique Lilljedahla y Carlos Lascano y los fiscales son María Miguel Carmona y Rafael Vehils Ruiz.

Mirá también

Apenas iniciado el debate, la defensa del general retirado sorprendió a todos cuando solicitó que el Tribunal trate un pedido de nulidad, al entender que “ninguna de las plataformas de la acusación (fiscalía y querellas) cumplen con los requisitos exigidos por la norma procesal”.

“Hubo irregularidades en la instrucción de la causa y se afectó los principios de legalidad, congruencia y culpabilidad”, fundamentó en declaraciones la letrada que representa a Milani, Mariana Barbitta, quien adelantó que insistirá con este planteo ante la Cámara Nacional de Casación.

Tras un prolongado cuarto intermedio, el Tribunal -compuesto por los magistrados Julián Falcucci, Jaime Díaz Gavier y Enrique Lilljedahl y el juez sustituto Carlos Julio Lascano- rechazó el planteo de la defensa.

Este debate judicial fue atípico. La participación de todos los imputados no fue presencial, sino que se dio a través del sistema de videoconferencia, desde distintos puntos del país.  En el caso de Milani -vestido de civil-, quien desde el último día del año pasado permanece detenido en Campo de Mayo, compartía con otro de los acusados en esta causa, Ángel Pezzetta, su participación en la audiencia desde esa repartición. Milani fue retirado del pabellón de militares condenados por la represión ilegal en la cárcel de Marcos Paz por fricciones con sus ex camaradas de armas ya condenados por delitos de lesa humanidad. En tanto, desde los Tribunales Federales de Comodoro Py, comparecían los imputados Bernaus José Félix, Goenaga Eliberto Miguel y Moliné Leónidas Carlos por videoconferencia.

La primera audiencia arrancó con la lectura de la acusación, es decir de los hechos que se le imputan a Milani y otros doce acusados en este expediente.  Al momento de esta represión en La Rioja, Milani era un subteniente que prestaba servicios en el Batallón 141 de La Rioja y está acusado de haber participado en un operativo para secuestrar y luego someter a tormentos a los Olivera.

En esta causa, Milani está imputado por los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada, allanamiento ilegal, imposición de tormentos agravados y asociación ilícita. Si es encontrado culpable pasará muchos años en prisión.

Este no es el único caso por delitos de lesa humanidad en el que Milani es juzgado: también se lo investiga por la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo en Tucumán, en 1976, en el marco del Operativo Independencia. Por este caso Milani deberá afrontar un juicio oral y público en Tucumán, cuyo inicio está previsto para el 12 de septiembre próximo.  A esos dos juicios orales y público se le sumará además este año un tercero, por presunto enriquecimiento ilícito.  Esa investigación ya se encuentra elevada a la instancia de juicio oral y, por estos días, el Tribunal Oral Federal número 7 se encuentra en etapa de admisión de prueba, en uno de los pasos previos a la fijación de una fecha de inicio que, estimaron las fuentes, sería antes de fin de año.

Por su parte, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, dijo que Milani  “estaba denunciado ya en la justicia en el 77 y el 79 y que figuraba en el 84 en el informe Nunca Más riojano”, pero que “al amparo de la política kirchnerista y de algunos organismos de derechos humanos, haya hizo una carrera ascendente hasta llegar a ser jefe del Ejército”. “El inicio de este juicio tiene un significado alto, ya que tiene que ver con la búsqueda del fin de la impunidad y de entender que la justicia es para todos y no hay resguardo para nadie por favoritismos ideológicos“, finalizó Avruj.

Articulos relacionados