Macri ordenó mediar en la interna de Cambiemos en MendozaPolítica 

Macri ordenó mediar en la interna de Cambiemos en Mendoza


La puja entre Rodolfo Suárez y Omar de Marchi inquieta a la Casa Rosada, que teme que se produzca una fractura, como sucedió en Córdoba; se vota el 9 de junio

Con el recuerdo todavía fresco de la discusión cordobesa, que terminó en división, el Gobierno medió en la dura interna de

Cambiemos

por la gobernación en Mendoza, que protagonizan el intendente radical de la capital, Rodolfo Suárez, y su par de Luján de Cuyo, el macrista Omar de Marchi.

El secretario de Interior, Sebastián de Luca, viajó el lunes pasado a la provincia gobernada por

Alfredo Cornejo

, también presidente del Comité Nacional de la UCR, con la venia del jefe de gabinete Marcos Peña y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con un objetivo: evitar que la discusión pública entre De Marchi y Suárez (candidato de Cornejo) derive en un escándalo. Logró su objetivo con la foto conjunta de ambos postulantes, sonrientes y en “sana competencia” electoral, según definieron desde la Casa Rosada.

“No logramos una lista de unidad, pero habrá interna limpia con la jefatura provincial de Cornejo”, afirmaron a
LA NACION en un despacho importante de Balcarce 50, cuidadosos de no despertar enojos en el gobernador, que en principio pensaba en Suárez como candidato único a su sucesión.

Para el Gobierno, la interna “va a potenciar al espacio Cambiemos y va a permitir retener la provincia” y no debería enojar al gobernador, quien participó de los debates previos a los anuncios económicos del Gobierno. De ese modo, la Casa Rosada salió al cruce de rumores que daban cuenta de un “pedido” a De Marchi para que baje su postulación.

Más allá de los deseos de Cornejo y Suárez, De Marchi no se baja. “Le dan bien las encuestas, nunca tuvieron una interna en serio y en la UCR deben tener miedo por eso”, afirman cerca del ex diputado, que estuvo a un paso de cerrar una alianza electoral con el exvicepresidente Julio Cobos. Finalmente, el actual senador impuso a Mario Abed como candidato a vicegobernador de Suárez.

Tanto Suárez -que llevará el apoyo del aparato radical en las PASO del 9 de junio- como De Marchi tienen encuestas que los muestran por encima de su rival. Las del oficialista hablan de una diferencia de 65 a 35 en las PASO, mientras que las del ex dirigente del Partido Demócrata exhiben sondeos con un 27 por ciento de los votos a gobernador para De Marchi, y un 20 por ciento para su rival. Ambos dicen estar en condiciones de vencer al candidato justicialista, Alejandro Bermejo, favorito en la interna del PJ para las elecciones del 29 de septiembre.

“Una interna nunca es controlada, pero hay acuerdo para competir sin agravios”, coinciden desde Pro y la UCR, aunque los recelos están a la orden del día: Cornejo sospecha que la Casa Rosada le “plantó” a De Marchi para complicarle su terreno, y el demócrata quiere garantías de objetividad para disputar la interna. El Gobierno, en tanto, respira por haber logrado una tregua.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados