Fuerte castigo para una concesionaria FordSociedad 

Fuerte castigo para una concesionaria Ford

Febrero de 2015. Esa es la fecha en la que una vecina de la localidad rionegrina de Río Colorado se embarcó en un sueño que decantó en pesadilla. Pero ahora, cuatro años más tarde, tuvo la satisfacción de que los causantes de “sus males” tendrán que resarcirla.

En efecto, la Cámara Civil de Apelaciones de Roca acaba de condenar tanto a Ford como a la concesionaria Guspamar (de Bahía Blanca) por no haber cumplido con lo acordado.

Ahora no sólo deberán entregarle una Ecosport 0km sino que también tendrán que pagarle una indemnización de un millón de pesos, para compensarla por haberla sometido a “prácticas comerciales abusivas”.

Es más, el Tribunal también ordenó el pago de una multa de 5.000 pesos “por cada día de mora en el cumplimiento” de dicha condena.

La indemnización es por “gastos emergentes, daño moral y pérdida de uso”. Y, según indicaron fuentes judiciales, lleva una intención aleccionadora, para hacer “desistir a las empresas de la práctica comercial reprochable”.

La sentencia tuvo el voto rector del juez Gustavo Martínez y la adhesión de su par Dino Maugeri.

Sostiene que “aun cuando por allí nos parezca desproporcionada la condena (…) habrá que pensar en sanciones que realmente tengan entidad para doblegar la práctica no deseada, haciendo que a la empresa le resulte más conveniente comportarse como es debido”.

La mujer que inició la demanda participaba del plan de ahorro de Ford en la mencionada concesionaria oficial.

En el expediente consta que, tras cumplir con los requisitos que le imponía el contrato, resultó adjudicada; pero nunca pudo hacerse de la camioneta porque a último momento le informaron sobre nuevos requisitos, que no figuraban en el contrato.

También surge del fallo que, como la mujer quería licitar, le informaron que el dinero de la licitación “lo retendrían durante tres meses a fin de participar de otras licitaciones si era necesario y luego, eventualmente, se le devolvería sin actualizar y descontándole un 10%”. Eso motivó la primera denuncia ante la Oficina de Defensa del Consumidor de Río Colorado.

La mujer siguió pagando sus cuotas y en mayo de 2016 le informaron que había resultado adjudicada por sorteo, pero no se la entregaron con la excusa de que estaba registrada en la categoría más baja del Monotributo.

Ahora tendrán que indemnizarla por la pesadilla que le hicieron sufrir.

Articulos relacionados