Pablo Pérez pasó de enfurecer a los hinchas de Boca a meter un gol que no alcanzóDeportes 

Pablo Pérez pasó de enfurecer a los hinchas de Boca a meter un gol que no alcanzó

Una vez más Pablo Pérez quedó en el ojo de la tormenta en las últimas horas. Pero nada tuvo que ver con su actualidad, vestido de rojo. Una vez más, su pasado de azul y amarillo se hizo presente para mortificarlo. Por una declaración en un programa de televisión, los hinchas de Boca lo castigaron en las redes sociales. Sin embargo, el mediocampista sabe que lo ocurrido ya es historia. Y adentro de la cancha se olvidó de todo. Jugó bien y convirtió el gol de Independiente en el partido 100 de Ariel Holan. Aunque, no pudo evitar la derrota La Paternal.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Pérez asistió al programa Podemos Hablar (la emisión salió el sábado a la noche pero se graba antes), conducido por Andy Kusnetzoff en Telefe, y dio una llamativa respuesta cuando le preguntaron si hubiera preferido poder jugar el Mundial de Rusia con la Selección Argentina o ganarle a River la Superfinal de la Copa Libertadores. El ex capitán de Boca respondió: “Uh, me mataste…de las dos estuve cerca. Pero hubiera querido ir al Mundial porque la camiseta de la Selección no se negocia con nada. Defender el país es lo más lindo que hay y más en fútbol”.

Esa respuesta generó el rechazo de los hinchas de Boca, que lo cuestionaron por las redes sociales. La relación entre Pérez y los fanáticos boquenses fue tirante. El año pasado, tras haber perdido la final de la Superliga contra River en Mendoza, un par de semanas después, el ex Newell’s hizo un gol decisivo ante Talleres en la Bombonera por el torneo y descargó las críticas con insultos hacia los simpatizantes del club de la Ribera.

Mirá también

Ayer, Pablo Pérez jugó un buen partido. No solo por el gol, sino para comandar los pocos ataques de Independiente, siempre asediado por Argentinos. Pérez manejó el juego interno de su equipo. Y tuvo mucho más trabajo para contener que para crear porque el conjunto local desequilibró mucho por los costados. Cuando el Rojo recuperaba la pelota y la tenía, Pérez fue el encargado de distribuir el balón y lo hizo bien, sobre todo para buscar en varias oportunidades a Martín Benítez.

Su gol llegó tras aprovechar un mal pase de Torrén hacia atrás. Se fue mano a mano y primero definió al cuerpo del arquero. Pero tomó el rebote y estuvo lúcido para habilitar a Silvio Romero que luego lo dejó cara a cara con el gol. Ese gol que no alcanzó.

Articulos relacionados