Tras el fallo de la Corte, el Gobierno mira con inquietud los movimientos de la mayoría peronistaPolítica 

Tras el fallo de la Corte, el Gobierno mira con inquietud los movimientos de la mayoría peronista

El Gobierno buscó desestimar el costo fiscal de la inconstitucionalidad del cobro de Ganancias a las jubilaciones y pensiones, aunque más allá del fallo puntual en privado altos funcionarios e integrantes de la llamada mesa judicial no ocultaron cierta preocupación por el impacto político y económico de otra decisión de la Corte Suprema contraria a los intereses del Ejecutivo.

Las diferentes interpretaciones, las especulaciones y también algunos pases de factura formaron parte de las repercusiones en la Casa Rosada a partir del fallo otra vez sostenido por los tres “peronistas” Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda, en este caso también con el voto de Elena Highton. El Gobierno había alentado y celebrado el salto de Carlos Rosenkrantz para quedar al frente del Tribunal, sin imaginar el actual escenario adverso. “Es cada vez más evidente que hay un problema”, soltó un ministro más que por la inconstitucionalidad del impuesto a los jubilados por el poco margen para parar la secuencia que ya tuvo entre otros pronunciamientos el reajuste de haberes con el ISBIC (Indice de Salarios Básicos de la Industria y la Construcción) en lugar de la fórmula que prefería el Gobierno y el fallo a favor de San Luis por el 15% de coparticipación retenido por la ANSeS. En los próximos meses la Corte deberá definir si acepta un pedido para extender los beneficios del Caso Badaro.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

La inconstitucionalidad del cobro de Ganancias no se trató en la reunión de Gabinete encabezada por Mauricio Macri y se conoció oficialmente al término de la conferencia de prensa de los ministros Patricia Bullrich y Jorge Faurie en la Casa Rosada, por lo que no hubo una reacción oficial durante el mediodía y la tarde. “Rosatti quería ser presidente de la Corte, Lorenzetti no aceptó haber perdido poder y se juntan para hacer daño”, levantó en privado la voz un funcionario, con algo de autocrítica y a la vez un palo para Elisa Carrió: “Rosatti es un error nuestro, lo recomendó Carrió”.

Un integrante de la mesa judicial del macrismo se lo tomó con más calma, aunque también expresó su inquietud. “Tiene que haber más inteligencia, la Corte no es Boca o River, no pueden fallar según si son peronistas o por lo que fuera y no conforme a derecho. Si es así dejaron de ser jueces”, cuestionó sin asegurar la conformación de una mayoría automática: “Los fallos por las elecciones (Río Negro y La Rioja) tienen su fundamentos y hay que ver el todo, no quedarse sólo con los que son en contra”.

Mirá también

Un ministro también refirió a la decisión de frenar los intentos de rereelección de Alberto Weretilneck y Sergio Casas, para relativizar la caracterización que había surgido de Lorenzetti, Rosatti y Maqueda: “No tan peronistas después de voltear a dos gobernadores de Argentina Federal”. Ese funcionario buscó desactivar la alarma en el Gobierno. “La Corte se va a ir acomodando”, estimó.

Es un fallo político, para los sueldos de más de 62 mil pesos y en la era nuestra”, bramó otro integrante de la mesa judicial mientras apuraba el paso en el Patio de las Palmeras. Un rato antes el dólar cerraba a nivel récord de $43,67. Fue el séptimo día consecutivo de suba, aunque en la Casa Rosada en parte adjudicaban influencia al fallo de la Corte.

Articulos relacionados