La hora de sumar contra Macri llegó a Neuquén: ¿Qué pasará?Sociedad 

La hora de sumar contra Macri llegó a Neuquén: ¿Qué pasará?

¿Quién defenderá al gobierno de Mauricio Macri en los próximos comicios, capitalinos y generales nacionales, en Neuquén? Por ahora, hacen fila los candidatos que persiguen el propósito de unir a todos los que putean al ingeniero, identificado en estos tiempos con la inflación constante, el desempleo en aumento, y la pauperización insistente. Tiempos que podrán cambiar, aunque no sustancialmente. Tiempos que influirán, tanto en la elección local, como en la otra, porque es el malhumor social lo que más pesa, como un nubarrón cargado de malos presagios, sobre la realidad argentina.

Este sábado, la Unidad Ciudadana, que se referencia en Darío Martínez para las nacionales y Marcelo Zúñiga para las locales, ratificó que buscará unir a todo ese sentimiento anti-neo-liberal que presuntamente existe en estado puro más allá de los barnices circunstanciales. Pero no está solo en el trámite. El MPN buscará más o menos lo mismo, con otro discurso, alejado tanto de Macri como de Kirchner, encarnado por Mariano Gaido en la capital y (¿Rolando Figueroa?) para la nacional. Y habrá otro candidato fuerte en la capital, pues Jorge Sobisch, impulsado por el resultado de los últimos comicios, que le permitieron hacer base con tres bancas en la Legislatura, se presentaría a competir por ese cargo que ya ocupó desde 1983 a 1987, en una ciudad que disparó su crecimiento y está en plena transformación hacia una urbe llena de contrastes y futuros inquietantes. Con un discurso, claro, pleno de una independencia casi ideal dadas las circunstancias.

En Cambiemos, o en lo que fue Cambiemos, podrían convivir los macristas con los nuevos críticos de Macri. Sobran razones en el Quiroguismo para terminar de separarse de aquella ilusión fugaz, una vez más quemada en la hoguera de las practicidades. El último sapo que tuvo que tragar el Intendente capitalino tuvo que ver nuevamente con el Metrobus, postergado otra vez en su inauguración por la agenda de un ministro nacional, en este caso, Guillermo Dietrich. Así que Horacio Quiroga deja rodar posibilidades de candidaturas que van desde David Schlereth a Guillermo Monzani, pasando por Juan Monteiro y algún otro, pensando en revivir Nuevo Compromiso Neuquino, a la par que no se desdeña a una UCR con ansias de volver al protagonismo.

Desde el mismo corazón de breve aunque intensa vida, asoman los que defenderían a Macri: Marcelo Bermúdez, Leandro López, Carolina Rambeaud. Están decididos, y aún confiados, en que han sembrado lo suficiente como para representar el cambio. Sostienen con empeño y convencimiento lo que el mismo Macri grita desde la Casa Rosada: el cambio que necesita el país no fue ni es fácil, pero hay un solo camino, que es no volver a hacer lo mismo, es decir, caer en las recetas del populismo, de la demagogia. Ciertamente, no es un discurso fácil para gente enojada con los constantes aumentos de precios combinados con una recesión duradera. Pero el amontonamiento de muchos del otro lado de la vereda le da a esta posición un valor intransferible, casi precioso, que le puede dar resultado, si encuentra en Bermúdez un candidato creíble desde lo que ha trabajado en la actual gestión municipal.

Así, habrá que observar cómo trabaja el MPN una construcción, con colectoras, que permita sumar a una chance seria de llegar al único gobierno que le es esquivo desde 1999; habrá que ver cuántos se suman a la oferta “amplia” del kirchnerismo; cuántos preferirán la opción Sobisch, como un revulsivo para la actual metodología política; y cuántos apostarán al voto contra todos que implica la izquierda.

De ese colectivo desunido en lo electoral pero junto en lo conceptual (no hacerse cargo de la actual crisis) y su magnitud posible, se desprenderá la posibilidad que le quedará al macrismo y sus aliados –aun de los que ya no lo son- para encontrarse con una proyección viable, en tiempos difíciles para todos, los que sufren, y los que gobiernan.

Rubén Boggi

Articulos relacionados